Funciones de un maquillador profesional

Curso de Maquillaje Profesional
funciones maquillaje profesional

¿Cuáles son las funciones de un maquillador? La respuesta a esta pregunta parece sencilla: su tarea consiste en maquillar el rostro de las personas. Pero en realidad, esta profesión esconde muchas más tareas que van más allá de la mera imagen. Y no solo eso: según en qué campo te especialices, tus funciones pueden variar (y mucho).

El maquillaje es algo que acompaña a la humanidad desde los tiempos de la Prehistoria. Pintarse el rostro y el cuerpo ha sido siempre una necesidad para las personas, hombres y mujeres. Si al principio el maquillaje tenía un objetivo ritual y sagrado, más adelante pasó a ser una herramienta para enfatizar la belleza y un método de seducción.

Es curioso ver cómo durante décadas el maquillaje se ha asociado solo con el rostro femenino. Y digo que es curioso, porque a lo largo de los siglos son miles los hombres que han maquillado (y maquillan) sus caras y sus cuerpos.

Sin ir más lejos, todos recordamos el decadente siglo XVIII francés, donde los rostros empolvados, los labios rojos y los falsos lunares eran comunes a todos los integrantes de la alta sociedad… ¿Quién no recuerda la maravillosa película Las amistades peligrosas, de Stephen Frears?

 

Funciones de un maquillador: las tareas básicas

Las funciones de un maquillador no son siempre las mismas. Las tareas de estos profesionales dependen del tipo de maquillaje que realicen o en el que estén especializados. También serán distintas según el nivel y la experiencia que tengan, y el negocio en el que entren a trabajar.

Sin embargo, antes de entrar en qué hacen los especialistas vamos a ver en qué consisten las funciones esenciales que deben dominar todos los profesionales. Tenlas en cuenta si realmente estás pensando en trabajar como maquillador:

  • Tratamiento y preparación de la piel. Sin una buena base es imposible conseguir resultados perfectos. Aunque visualmente no se aprecie, esta es una de las fases más importante de cualquier maquillaje profesional que se precie. Es esencial limpiar el rostro, hidratarlo, nutrirlo y protegerlo; y muy especialmente si hablamos de maquillaje para cine o efectos especiales, que conlleva cubrir los rostros con productos densos y pesados.
  • Conocimiento de las herramientas y los productos. Si te maquillas de forma habitual, seguro que tienes tu kit esencial de brochas, pinceles, barras de labios… ¡Nada que ver con el equipo de un profesional! Hay una brocha para cada producto y cada aplicación; cientos de colores, texturas, densidades… Y productos que se adaptan a los distintos tipos y colores de piel. Una de las funciones de un maquillador profesional es, por lo tanto, conocer el equipo y los productos a fondo y saber cuándo y cómo utilizarlos.
  • Realizar correcciones. Muchas veces pensamos que maquillarse bien consiste en aplicar correctamente el color, el lápiz, la máscara de pestañas… Es es cierto, pero aún más importante es corregir antes la base del rostro. Tareas como atenuar ojeras, disimular enrojecimientos o matizar brillos son imprescindibles para pasar después a jugar con la paleta de color y los acentos.
  • Visagismo y estudio del color. Si es la primera vez que lees la palabra «visagismo», ¡bienvenido al club! Aunque si te interesa el maquillaje profesional, es más que probable que sepas en qué consiste. Se trata de estudiar el tipo de rostro (forma, líneas y relieve) para determinar cuál es el maquillaje adecuado. Esta técnica se combina con un estudio del color según el tono de la piel, el pelo, los ojos, los labios y el estilo de cada persona. La combinación de ambas garantizará un maquillaje espectacular.

¿Qué tipos de maquillaje profesional existen?

Una de las características más interesantes del mundo del maquillaje profesional es la gran variedad de especializaciones que incluye. Todos conocemos el maquillaje social: es el que desarrollan los profesionales de los negocios de estética, dedicado a maquillar a las personas que asisten a eventos importantes o desean verse más atractivas y atractivos. Pero existen muchas más salidas laborales… Estas son algunas de las más interesantes:

  • Maquillador de pasarela. Las funciones de un maquillador de pasarela son similares a las de un maquillador social. Lo que varía es la forma de trabajar y las exigencias de los clientes. En eventos como la Madrid Fashion Week o la 080 Barcelona Fashion (no te pierdas este reportaje de La Vanguardia, en el que los profesionales del equipo beauty de este evento cuentan cúal es su labor) se trabaja siempre en equipo y a un ritmo endiablado. Si trabajas en este sector, te encargarás de reflejar sobre los rostros de los y las modelos las exigencias de los diseñadores para crear una estética uniforme y distintiva.
  • Maquillador de cine y televisión. Es una profesión donde los buenos profesionales están muy valorados. Hay actores, actrices y celebrities, de hecho, que solo quieren trabajar con algunos de ellos… Si eliges desarrollar tu carrera en este sector, aprenderás a maquillar a tus clientes dependiendo de aspectos como las luces, los decorados, la ropa o la estética del programa en sí.
  • Maquillador de efectos especiales (FX). Tengo que confesar que esta es mi especialidad preferida. Los profesionales que se dedican a esta labor son auténticos artistas, capaces de transformar el rostro más armonioso en cualquier ser del otro mundo. Las funciones de un maquillador de este tipo incluyen trabajar con prótesis, masillas, texturas, piel sintética… Todo un mundo de materiales que consiguen auténticas maravillas.

Dónde aprender las funciones de un maquillador profesional

¿Te reconoces en alguna de estas profesiones? ¿Estás deseando dar rienda suelta a tus capacidades y tu talento? Entonces, el paso siguiente es formarte para poder trabajar como profesional. Porque el talento y la vocación son importantes; pero igualmente lo es tener una formación que te capacite y de dote de la experiencia necesaria para triunfar.

Es posible que estés pensando: «sí, me muero de ganas de estudiar maquillaje profesional. Pero, ¿de dónde saco el tiempo?» Porque para adquirir una buena formación, tendrás que dedicar una buena cantidad de horas (400 o más) y practicar; mucho no, muchísimo. Por eso, una opción que conviene valorar es realizar un curso online con todas las garantías.

Actualmente existen cursos a distancia con el mismo nivel (o mayor) que la formación presencial. Por ejemplo, el Curso de Maquillaje Profesional de Campus Training ofrece un entrenamiento integral de 400 horas de duración, a tu ritmo y con formación complementaria: certificado de inglés y curso de prevención de riesgos laborales.

El curso incluye clases telepresenciales, seminarios presenciales en los centros físicos de Campus Training (presentes en muchas ciudades de España) y algo muy importante: entre 60 y 300 horas de prácticas en empresas. Entrarás a trabajar en negocios de estética y maquillaje, vivirás de cerca el día a día de los profesionales y harás valiosos contactos que te permitirán iniciarte en este fascinante mundo.

Anímate a rellenar el formulario que encontrarás en esta página web y recibirás información completa sobre el curso, sin compromiso alguno por tu parte y con todas las facilidades. Empieza hoy mismo y estás mucho más cerca de trabajar en tu vocación. Y ¿quién sabe? ¡Tal vez tu arte triunfe en el futuro, en una pasarela internacional o una alfombra roja!

Recibe información gratis sobre Curso de Maquillaje Profesional
Asegura buenas primeras impresiones, ¡y segundas!