Los requisitos para ser maquilladora profesional

Curso de Maquillaje Profesional
requisitos para ser maquilladora profesional

Cómo ser una buena maquilladora: ¿Cuáles son los requisitos para ser maquilladora profesional? Es una pregunta que se hacen millones de personas que adoran esta profesión. La respuesta puede parecer obvia, pero cuidado… ¡Esconde muchos recovecos! Hoy vamos a ver qué factores son los que caracterizan a las mejores profesionales y cómo llegar a ser como ellas.

 

¿Cómo ser buena maquilladora? Los requisitos para ser maquilladora profesional

¿Quién no ha jugado alguna vez a maquillarse? O a maquillar a las amigas, hermanos, muñecas… Recuerdo que cuando era pequeña me regalaron una muñeca Nancy, la que todas las niñas querían. No siendo yo muy amiga de muñecas (me gustaba más el Scalextric de mi hermano), decidí darle un cambio de look. ¡Mucho más divertido!

Así que le corté el pelo y le maquillé con un rombo en la cara pintado con bolígrafo, inspirado en el look que llevaba el músico Ramoncín (que entonces escandalizaba a la sociedad española). El resultado fue una bronca monumental por parte de mi madre, y una completa incomprensión por mi parte ante semejante injusticia. Porque la Nancy lucía mucho más molona con su nuevo look.

Anécdotas aparte, una cosa es jugar a maquillar y otra tener lo que hace falta para convertirse en una buena profesional. Tras consultar a algunas maquilladoras en activo, he llegado a la conclusión de que para ser buena maquilladora profesional hay que tener una serie de requisitos:

  • Amor por el maquillaje y la estética
  • Pasión por el arte y el color
  • Ganas de aprender y de superarse
  • Muchísima capacidad de trabajo
  • Capacidad de autocrítica constante
  • Habilidad para escuchar y para comunicarse

La mayoría de estas características se pueden trabajar con el tiempo. Pero la vocación, es decir, la pasión por este trabajo (hasta el punto de querer dedicarle tu vida), la tienes que tener clarísima antes de empezar. Porque en realidad se trata de una profesión muy dura que puede conllevar jornadas interminables

Eso sí, los buenos profesionales lo tienen claro: ¡las horas que le dedican se les pasan sin darse cuenta!

 

La importancia de tener una buena formación, requisitos para ser maquilladora profesional

Si buscas información en Google sobre cómo ser una buena maquilladora, salvo honrosas excepciones solo encontrarás tópicos, banalidades y lugares comunes. ¡Incluso hay quien recomienda aprender con tutoriales de YouTube o Instagram! Sin desmerecer la labor de quienes los realizan, es fundamental distinguir entre el maquillaje como hobby o afición y el maquillaje profesional. Y este, amigas, no se aprende mirando vídeos.

Así que mi primer consejo, y probablemente el más importante, es que busques un buen curso de maquillaje profesional que te proporcione toda la formación que necesites. Actualmente tienes la posibilidad de estudiar asistiendo a clases presenciales o a distancia; de hecho, hay muchos cursos online cuya calidad iguala, o incluso supera, a los de algunas academias.

¿Cómo distinguir un curso de buena calidad? No es fácil, pero hay ciertas claves que te ayudarán a escoger la formación que necesitas. Por ejemplo, el temario.

Es imprescindible que esté actualizado, que incluya el estudio de las últimas tendencias y materiales y que te proporcione tanto formación teórica como práctica.

También es fundamental conocer la metodología de trabajo. Si el curso se limita a enviarte un tocho para estudiar, impreso o en pdf, y te deja a tu aire hasta que hagas la evaluación… Ufff. ¡No te fíes! A distancia o en directo, necesitas uno o varios tutores y tutoras que te guíen a través de esta profesión tan complicada.

Uno de los requisitos para ser maquilladora profesional es la formación, que debe incluir clases en directo, ejercicios constantes, masterclasses y tutorías. Y facilitarte un medio de contacto que te permita solucionar todas tus dudas de forma rápida y eficaz.

 

Practica, practica… y cuando termines, ¡practica!

Otra de las claves esenciales para convertirte en una buena maquilladora es practicar constantemente. Para que tu familia y amigos no se escondan cada vez que apareces con las brochas en ristre, lo mejor es invertir en una cabeza para maquillaje profesional. Será el lienzo donde darás rienda suelta a tu imaginación y practicarás los looks más interesantes.

Mi consejo es que compres este artículo en tiendas de maquillaje y estética profesionales. Es importantísimo que el material permita una limpieza completa y a fondo: ten en cuenta que realizarás cientos de ejercicios sobre él. ¡No te interesa que adquiera un color «extraterrestre»! Debe ser lo más parecido posible a la piel del rostro, con un tono de base neutro que te permita realizar todo tipo de combinaciones.

Y de vez en cuando, no dudes en congregar a amigas, amigos y familiares para trabajar sobre piel real. Cuanto más amplia sea la gama de edades, fenotipos, géneros y estilos, mejor. Ellos y ellas estarán encantados de que les maquillaje una profesional en ciernes, y tú tendrás la oportunidad de trabajar como los maquilladores de las grandes marcas.

Por último, cuando escojas tu curso de maquillaje vigila que te ofrece la posibilidad de realizar prácticas en empresas. Además de aprender de la mano de profesionales en activo y vivir el día a día de un centro de estética, peluquería o negocio del ramo, es la mejor manera de dotar a tu currículum de esa experiencia profesional que siempre piden en las entrevistas…

 

¿Cómo ser una buena maquilladora?: ¡Imposible sin un buen equipo!

En una ocasión, un técnico en reparación de electrodomésticos me dijo una frase que se me quedó grabada: «sin la herramienta estás muerto». Esta sentencia, tan dramática como certera, resume muy bien mi siguiente punto. Sencillamente, para ser una buena maquilladora necesitas un buen material. Lo que en el mundillo se conoce como «el maletín».

Todos y todas las profesionales están de acuerdo en que es mejor empezar con un kit básico y reducido de muy buena calidad, que lanzarte a comprar brochas y productos corrientes. En este sentido, tu equipo de brochas será una de tus mejores armas. Es como el juego de cuchillos de los chefs: las buenas maquilladoras no van a ningún lugar sin el suyo.

Las brochas básicas son pocas y bien avenidas: una para aplicar la base de maquillaje, otra (o una esponja) para el corrector, dos para matizar con polvos (una general y otra para la zona de las ojeras), otra para el blush y el iluminador y un mínimo de tres para las sombras.

Es un buen kit para empezar, aunque cada profesional tiene su opinión al respecto. Mi consejo es que te hagas con lo básico y luego lo vayas ampliando, según tus necesidades o los consejos de los maquilladores con los que te formes o trabajes.

Y para más adelante, no te pierdas este vídeo donde la maquilladora profesional Esther Carves nos enseña su check list completa con el equipo que utiliza en su día a día. ¡Completísimo! Eso sí, a esta profesional le honra reconocer que ni todos los productos son necesarios, ni tienen que ser de esas marcas. Puedes leer las aclaraciones posteriores en el post que publicó entonces en su página web.

El curso de maquillaje profesional de Campus Training incluye un kit de brochas Morphe para que empieces tu carrera con lo mejor de lo mejor. Esta marca californiana destaca por ser una de las preferidas de los y las influencers de moda.

Es también una de las más deseadas por las profesionales; en España no ha sido posible conseguirlas durante años y había que traerlas de los Estados Unidos. Si quieres saber más sobre esta firma, no te pierdas este post.

 

No lo dejes para mañana y hazte con el control de tu futuro

Como verás, para ser una buena maquilladora solo es necesario tener ilusión, amor por la profesión y la formación adecuada. Además de trabajar en el sector de la estética, también puedes enfocar tu carrera hacia campos más creativos. Por ejemplo, el maquillaje de cine o de efectos especiales: una profesión apasionante. Tus opciones son tantas, que en lugar de alargarme te invito a leer este post sobre las funciones de un maquillador profesional.

Mi último consejo es que te animes a rellenar el formulario que encontrarás en esta página. Solo tardarás unos segundos y recibirás en breve toda la información que necesitas sobre uno de los cursos de maquillaje profesional más completos de la actualidad.

Una formación de 400 horas de duración que te habilitará para trabajar en centros de estética, eventos como bodas o celebraciones, firmas de maquillaje, centros comerciales, estudios de cine, platós de fotografía… ¡Todo un mundo a tu disposición! El curso incluye prácticas profesionales (entre 60 y 300 horas en negocios del sector), el empujón que necesitas para pasar directamente de estudiar a trabajar.

Las prácticas te servirán para aprender sobre el terreno y para ganar experiencia.

Y, quién sabe, muchas veces, los estudiantes que entran a hacer las prácticas se quedan después a trabajar con contratos laborales… Es el momento de dar un paso más y convertir tu pasión por el maquillaje en una profesión llena de satisfacciones.

Esta decisión será crucial para tu futuro; por eso, cuanto antes la tomes antes obtendrás tu título. Un documento que te abrirá las puertas de gabinetes de estética, estudios, pasarelas y muchos otros campos donde podrás desarrollar tu talento creativo.

¡A qué estás esperando!

Recibe información gratis sobre Curso de Maquillaje Profesional
Asegura buenas primeras impresiones, ¡y segundas!