¿Qué hace un personal shopper?

Curso de Especialista en Imagen Personal
que-hace-un-personal-shopper

El trabajo de un asistente de Imagen Personal no se centra tan solo en el cuidado de la piel y el cabello, o en ayudar a sus clientes a mejorar su figura. Con la formación adecuada también puede especializarse en asesoramiento de vestuario durante la propia sesión de compra; lo que se conoce como personal shopper.

Si quieres dedicarte a esta exclusiva profesión, es necesario que tengas claro qué es lo que hace un personal shopper, es decir, las funciones que tienen asignadas en la actualidad, pues estas se han visto modificadas desde que surgiera esta figura, durante los años 80. Así que ponte cómoda/o y presta atención a lo que tenemos que contarte. ¡Empezamos!

 

¿Cuáles son las principales funciones de un personal shopper?

Lo primero que tienes que tener claro es a qué se dedica hoy en día un comprador personal, o personal shopper. Cuando surgió esta profesión en el Nueva York de los 80 los asistentes de compra se dedicaban a acompañar a sus clientes a las diferentes tiendas que seleccionaban a lo largo de una ruta de compra establecida previamente.

Como la mayoría de clientes eran personas adineradas, actores o gente del espectáculo que no tenía tiempo o no quería gastarlo en ir de compras, los personal shoppers incluso realizaban la compra por su cuenta, sin la presencia del cliente. En la actualidad esto no es así y sus funciones son un tanto diferentes.

 

La entrevista personal: conocer al cliente y adaptarse a su estilo

Hoy en día los personal shoppers se centran muchísimo más en el estudio del cliente para encontrar las prendas y complementos que mejor le sientan, fijándose en su tono de piel, su complexión física o el color de ojos y pelo, entre otros aspectos. Ya no se basan tan solo en las tendencias de moda del momento, como pasaba antes.

Para ello se realizará una entrevista personal que te servirá para conocer al cliente, saber cuáles son sus gustos y modos de vida, o en qué ámbitos suele moverse. De esta manera podrás buscar su propio estilo y encontrar las prendas y combinaciones más adecuadas para él o ella.

 

Estudio de colorimetría

En cualquiera de estas sesiones, lo que tendrá que hacer el personal shopper también será un estudio de colorimetría. Es decir, una prueba con paños de diferentes pigmentos y tonalidades para encontrar los que más le favorecen, atendiendo a su tono de piel (fría o cálida) y al color del cabello y de los ojos, y empleando para ello la teoría de los colores complementarios.

Si la clienta es una mujer, será imprescindible que vaya sin maquillar, pues así podrás apreciar correctamente cuál es su tipo de piel, el tono de la misma y qué colores se van adaptar mejor a ella buscando así la armonía en todo el conjunto. Al final de la sesión se le dará al cliente su propia carta de color para poder consultarla en cualquier otra ocasión que vaya de compras.

 

Estudio de la morfología

También será necesario tomar las medidas a nuestro cliente o clienta para conocer su tipo de morfología y sus necesidades de estilismo para hacérselas saber y encontrar soluciones. Por supuesto tendrás que saber cuáles son los tipos de prendas y cuáles encajan con la complexión física de tu cliente.

Tu tarea principal se resume en corregir los errores en su forma de vestir y potenciar los aciertos, así como darle a conocer las claves para aumentar la seguridad en sí mismo y que así aprenda a sacarse el máximo partido y pueda expresarse de una determinada manera a través de su ropa.

 

Servicio de maquillaje y accesorios

Algunos personal shoppers también se encargan de realizar un asesoramiento en maquillaje partiendo del tipo de piel del interesado o interesada y de la fisionomía de su cara. Se le enseñará una serie de maquillajes básicos para que pueda hacerse en el día a día.

Suelen encargarse también de enseñar al cliente a combinar el calzado adecuadamente y aprender a elegir los complementos correctos para mostrar una imagen actualizada y atractiva en cualquier situación.

 

¿Qué necesito enfatizar para ser un buen personal shopper?

Para llegar a ser un buen personal shopper se necesita una buena formación, pero también una serie de características atendiendo al tipo de persona que suele solicitar este servicio:

  • Un sentido del gusto refinado para saber detectar cuáles son los mejores conjuntos y cuáles es mejor rechazar, dentro de los diferentes estilos y tendencias que existen y comprendiendo que todos ellos son válidos.
  • Ser una persona educada y con buenos modales, manteniendo una relación de confianza con el cliente pero sabiendo exteriorizar el respeto que tienes hacia él.
  • Habrá ocasiones en las que puede ser necesaria un nivel de confidencialidad. Tendrás clientes a los que no les guste que se sepa que está acudiendo a un asesor de imagen.
  • Capacidad de escucha para comprender qué quiere el cliente, cuáles pueden ser sus manías o complejos y qué es lo que busca en ti. Habrá momentos en los que te tocará también negociar con él, por lo que es imprescindible el sentido diplomático.

 

¡Ayuda a mejorar la autoestima de tus clientes con el curso en Imagen Personal!

Ahora que ya tenemos claro lo que hace un personal shopper, es el momento de que te formes adecuadamente para empezar a trabajar en el mundo de la moda, la estética y del asesoramiento en compra.

Haz de lo que más te gusta una profesión de futuro con el curso de Imagen Personal de Campus Training. Contarás con los conocimientos y el apoyo de profesionales del sector, con un completo temario y una metodología adaptada a tus necesidades. ¿A qué estás esperando para convertirte en personal shopper? ¡Corre hacia tu meta!