Busca tu centro 910 323 790 607 70 54 34
Contacto
Campus Virtual

10 razones para ser maestro: ¿las conoces?

10 razones para ser maestro: un decálogo de motivos que te desvelarán todas las ventajas de esta profesión. ¡No te lo pierdas!
Razones para ser maestro. Fórmate en Campus Training

    ¿Tienes vocación de profesor? ¿Recuerdas con cariño a los maestros de tu infancia, adolescencia o juventud? La docencia es una auténtica vocación, y quienes desempeñan estas profesiones lo saben. Puede resultar un trabajo exigente y difícil, pero hay muchos factores que compensan estas desventajas (y con creces). Si no lo tienes claro, hoy voy a darte 10 fantásticas razones para ser maestro que pueden ser el empujoncito que necesitabas para decantarte por esta vocación. ¡Descúbrelas!

    El maestro o maestra es una figura clave para la gran mayoría de las personas. Para bien o para mal (que de todo hay en este mundo), los docentes dejan siempre una impronta en la personalidad de los alumnos. Y no solo eso: nos enseñan a enfrentarnos al mundo, a adquirir conocimientos, a analizar, cuestionar y debatir.

    Por eso, la profesión docente no es una profesión cualquiera. Es, en muchos casos, una auténtica vocación. Y lo sé, porque en mi familia hay varios maestros, profesores e incluso algún catedrático… Yo misma he impartido clases y talleres en distintas ocasiones, a lo largo de mi vida. Y por eso, conozco de cerca la satisfacción que provoca enseñar.

     

    Las 10 razones para ser maestro que no debes dejar de conocer

    Si estás pensando en trabajar en la profesión docente, ¡enhorabuena! A continuación encontrarás 10 razones para ser maestro que te  confirmarán que estás en el buen camino. Puede ser una decisión crucial para tu vida, que te ayudará a conseguir un empleo estable, con buenas condiciones y con un alto nivel de satisfacción. ¿Estás listo? ¡Vamos allá!

    1. Una profesión que te dará grandes satisfacciones

    Como te comentaba antes, la profesión de maestro o maestra es una de las más vocacionales que existen. Los buenos maestros son siempre aquellos que disfrutan con lo que hacen. En este sentido, no puedo dejar de recordar a uno de los maestros más maravillosos de nuestra literatura y nuestro cine: Don Gregorio, protagonista del relato La lengua de las mariposas (escrito por Manuel Rivas) y de la película del mismo nombre, dirigida por José Luis Cuerda.

    El citado personaje, interpretado por un impresionante Fernando Fernán Gómez, desvela a los niños de un pequeño pueblo (y concretamente, al pequeño Moncho) los secretos de la vida y la naturaleza. Es el mejor ejemplo de lo que puede llegar a conseguir un buen maestro: forjar el espíritu y la mentalidad de los más jóvenes. Si lo consigues, obtendrás una satisfacción difícil de igualar en otra profesión.

    Aprovecho para recordar uno de los maravillosos momentos de la citada película, donde vemos a Don Gregorio y sus alumnos descubriendo la naturaleza. Pura poesía visual…

    2. Tendrás un trabajo estable y con buenas condiciones

    Todos sabemos la tranquilidad que proporciona ocupar una plaza de funcionario del Estado. Si decides opositar a un puesto de maestro en la enseñanza pública, estarás apostando por tu futuro. Tendrás un trabajo fijo para toda la vida, con un sueldo más que interesante. Y por supuesto, trabajarás en un sector admirado y respetado, con capacidad para ayudar a muchísimos estudiantes a desarrollar todo su potencial a través de la enseñanza pública y gratuita.

    Entre las muchas razones que se me ocurren para ser maestro, esta es sin duda una de las más atractivas. ¿Te interesa? Entonces, no dudes en apuntarte a un curso para preparar las próximas oposiciones a Maestros de Primaria. Con tu ilusión, tu esfuerzo y una formación adecuada (formación que, además, podrás recibir a distancia y con apoyo presencial en centros físicos en toda España), esta meta estará a tu alcance, a no ser que tengas buenas razones para no preparar oposiciones.

    3. Disfrutarás de unas vacaciones «de maestro»

    Si hay algún motivo por lo que tantísima gente envidia a los maestros y profesores, es, sin duda, por sus vacaciones. Mientras tantos trabajadores tienen que repartir sus días libres a lo largo del año, haciendo encaje de bolillos para encajarlos con el resto de los compañeros, los maestros gozan de mucha más flexibilidad.

    En realidad, estos profesionales tienen más o menos los mismos días de vacaciones que muchos otros trabajadores. La clave está en el concepto de «disponibilidad». Porque aunque durante el mes de julio los colegios se cierran, los maestros deben permanecer a disposición del centro para las tareas que sean necesarias. El mes de agosto, por el contrario, no es lectivo y las vacaciones lo son al cien por cien.

    A estos días hay que sumarles los festivos del calendario escolar, entre los que se incluyen Navidades, Semana Santa… Y si hablamos de maestros con plaza de funcionario, debemos incluir también los días de libre disposición. No está nada mal, ¿verdad?

    4. Estarás siempre aprendiendo y formándote

    Dentro de las muchas razones para ser maestro que se me ocurren, esta es una de las más interesantes. Un buen profesional de la enseñanza debe estar siempre al día de las nuevas corrientes educativas. Realizarás cursos de formación, aprenderás nuevas metodologías y herramientas… Factores que te ayudarán a alcanzar nuevas metas laborales, y harán que te sientas en constante evolución.

    5. Podrás progresar en tu campo y alcanzar otros retos

    Los profesores y maestros siempre pueden optar a alcanzar metas laborales. Desde asumir la dirección de un centro educativo (colegio, instituto…), hasta aspirar a puestos ejecutivos en universidades públicas o privadas. ¡Incluso podrías montar tu propia academia! Si eres un espíritu inquieto y nunca dejas de intentar mejorar tus condiciones (y aprender cada vez más), esta profesión es ideal para ti.

    6. Tendrás movilidad, ¡incluso en el extranjero!

    Como profesor, si tienes conocimientos de idiomas y buscas nuevas experiencias, puedes apuntarte a programas de intercambio y formación que te permitirán vivir en otros países. Concretamente, yo tengo una amiga (maestra de primaria en una escuela pública) que ha vivido seis años en Sao Paulo (Brasil), ejerciendo su profesión en esta ciudad.

    Estos programas de movilidad, creados e impulsados por organismos como el Ministerio del Interior y el instituto Cervantes, permiten a nuestros docentes trabajar como profesores de español en otros países con los que existen convenios. Si decides estudiar para ser maestro, puede ser una de tus posibilidades. ¿Te lo imaginas?

    7. Disfrutarás de unos horarios estupendos

    Todavía recuerdo mis días de colegio e instituto, con aquellos horarios partidos interminables. Clases por la mañana, comer y clases por la tarde… En las que cada dos por tres se nos caían, literalmente, los párpados. Actualmente, las cosas ya no son así: los colegios e institutos apuestan por horarios continuos, mucho más eficientes y llevaderos.

    Como maestro, tendrás unos horarios perfectos para compaginar a las mil maravillas la vida familiar y la laboral. Por las tardes, saldrás a tiempo para ir al gimnasio, a caminar, para quedar con los amigos o para dar una vuelta con tu pareja. O simplemente, para relajarte en casa con un libro. ¡Un lujazo!

    8. Rutina, ¿qué es eso? Cada día será distinto

    Cualquier maestro o profe te lo confirmará: le apasione o no su profesión, lo cierto es que es una fuente continua de sorpresas. El trabajo con niños o adolescentes implica convivir con ellos y con su inagotable capacidad para el asombro, la creatividad o incluso el conflicto.

    Un buen maestro es capaz de dirigir estas emociones y estas capacidades y convertirlas en aprendizaje. Y no lo dudes: este aprendizaje será mutuo. De hecho, son muchísimos los profesionales de la docencia que confiesan «sentirse alumnos» ellos también, por todo lo que sus propios pupilos les enseñan todos los días.

    9. Si te apasionan los retos… ¡perfecto!

    Porque no hay mayor reto que ayudar a los demás a evolucionar, a aprender y a formarse, la labor de un maestro paradigmática en este sentido. ¿Buscas superarte a ti mismo cada día y lograr metas a tu alcance? Entonces, la docencia puede ser tu vocación. No lo dudes: como maestro, cada jornada tendrás que enfrentarte a retos que te ayudarán a mejorar.

    10. Porque es una profesión noble y comprometida

    Sin duda, de todas estas razones para ser maestro esta es una de las que más me gustan. El compromiso debe ser norma para un docente: un maestro o maestra que no siente lo que hace, que no se compromete con sus objetivos y que se distancia de sus alumnos, difícilmente les ayudará a alcanzar objetivos.

    Pero para terminar con este listado, prefiero dar voz a quienes más saben de esta maravillosa profesión. «Porque es un oficio noble; porque permite mantener cierta coherencia entre lo que somos, lo que queremos y lo que hacemos». Esta era la razón con la que una profesora justificaba su amor por su trabajo, en este fantástico artículo publicado por El Diario de la Educación con motivo del Día Mundial del Maestro de 2017.

     

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!

    ¿Qué te parecen estas razones para ser maestro? ¡Hazlas tuyas!

    Poco más podemos decir sobre por qué merece la pena estudiar para trabajar como maestro. Si estas razones te han terminado de convencer, es el momento de tomar las riendas de tu futuro. Porque para llegar a ejercer la profesión, como es lógico primero tendrás que prepararte. Y en este sentido, no se me ocurre nada mejor que hacerlo para aprobar una oposición.

    Anímate a rellenar el formulario que encontrarás en esta web. En breve recibirás la información más completa sobre un curso de excelencia, destinado a ayudarte a preparar las próximas oposiciones a maestro de primaria. Se trata de formación a distancia, con apoyo en centros físicos, tutora personal, metodología diseñada a tu medida y evaluaciones constantes. La mejor ayuda para alcanzar tu próxima meta: ¡ser maestro!

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    Img_1
    ¡Adivínalo gratis!
    Recibe información gratis y sin compromiso
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training
    • Por favor, escribe un número entre 0 y 90.
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Cursos relacionados

    Oposiciones Maestros de Educación Primaria
    Oposiciones

    Maestros de Educación Primaria

    Ver formación
    Oposiciones Maestros/as de Educación Infantil
    Oposiciones

    Maestros/as de Educación Infantil

    Ver formación

    Nuestros sellos de calidad

    Indicador ARDAN 2022
    Sistema Nacional de Empleo