Busca tu centro 910 323 790 607 70 54 34
Contacto
Campus Virtual

Alergias e intolerancias alimenticias: ¿son lo mismo?

En este artículo te contamos por qué alergias e intolerancias alimenticias no son lo mismo y en qué se diferencian.
alergias e intolerancias son lo mismo

    Pueden parecer similares pero las alergias e intolerancias alimenticias se diferencian en su síntomas, mecanismo, diagnóstico y tratamiento. Se trata de dos respuestas de nuestro organismo al consumo de ciertos alérgenos presentes en los alimentos. En este artículo te contamos por qué alergias e intolerancias alimenticias no son lo mismo y en qué se diferencian.

    ¿Qué son las alergias e intolerancias alimenticias?

    Las alergias y las intolerancias alimentarias son dos respuestas del sistema inmunológico o digestivo del cuerpo a ciertos alimentos. Sus síntomas y mecanismos son un tanto diferentes. Comenzamos por definir cada uno de estos conceptos para saber en qué consisten.

    ¿Qué son las alergias alimentarias?

    Las alergias alimentarias son reacciones adversas del organismo a consecuencia del contacto, la ingestión o la inhalación de un alimento o alguno de sus componentes. El sistema inmune reacciona contra ciertas sustancias que están presentes en los alimentos y que reciben el nombre de alérgenos. Los alérgenos son proteínas presentes de forma natural en los alimentos, que estimulan el sistema inmunológico de algunas personas y dan lugar a una respuesta excesiva y patológica.

    Cuando una persona alérgica consume un alimento al que es alérgica, el sistema inmunológico percibe erróneamente que ese alimento es una amenaza y produce una respuesta inmunológica exagerada.

    Síntomas de las alergias alimentarias

    En una persona con alergia alimentaria estas sustancias producen síntomas como congestión nasal, inflamación y erupciones en la piel y las mucosas o prurito. En algunos casos pueden aparecer síntomas más graves como asma, diarrea o cólicos. En casos graves pueden llegar a producir un choque anafiláctico e incluso desembocar en la muerte.

    Cualquier alimento puede tener alérgenos y provocar alergias, pero existen algunos grupos que están asociados a alimentos como crustáceos, huevos, pescado, cacahuetes, soja, leche, frutas en general, frutas con cáscara, apio, mostaza, granos de sésamo, atramuces, moluscos y los derivados correspondientes.

    Tipos de alergias alimentarias

    Existen dos tipos de alergias alimentarias. Por un lado, las mediadas por anticuerpos IgE, se presentan de forma rápida tras la exposición oral al alimento con una variedad de síntomas, desde leves (urticaria, digestivos) hasta muy graves. Las no mediadas por anticuerpos IgE se manifiestan sobre todo con síntomas digestivos que aparecen 2-48 h después de comer el alimento.

    ¿Qué son las intolerancias alimentarias?

    Las intolerancias alimenticias por su parte se dan cuando el organismo no puede asimilar correctamente un alimento o uno de sus componentes. No interviene el sistema inmune, es decir que no involucran una respuesta inmunitaria.

    Pueden tener una sintomatología similar a la de algunas alergias, como dolor abdominal, malestar estomacal, hinchazón, gases, diarrea o estreñimiento, pero generalmente no son potencialmente mortales.

    Causas de las intolerancias alimentarias

    Las causas que la provocan son variadas como la falta de enzimas digestivas necesarias para descomponer ciertos alimentos (como la intolerancia a la lactosa debido a la deficiencia de lactasa), sensibilidad a ciertos componentes de los alimentos (como el gluten en la enfermedad celíaca), o reacciones a aditivos alimentarios.
    También pueden ser otras patologías como síndrome de colon irritable que puede causar calambres, diarrea o estreñimiento.

    Icono Chat

    ¡Fórmate en Curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional!

    Descarga gratis la guía formativa Guía

    Causas de la intolerancia, sensibilidad y alergia alimenticia

    En el caso de las alergias alimenticias se pueden consumir pequeñas cantidades del alimento o del componente alimenticio, sin que se den síntomas.

    Además de la intolerancia y de la alergia alimentaria se puede dar la sensibilidad alimentaria. Es un proceso donde no interviene el sistema inmunológico. Un ejemplo podría ser la sensibilidad al gluten no celíaca, en la que personas sin enfermedad celíaca tienen molestias digestivas al consumir ciertas cantidades de alimentos con gluten que pueden variar dependiendo del grado de sensibilidad y el contexto en el que se consume el alimento.

    Las causas de las alergias y las intolerancias alimentarias pueden ser diferentes. Entre ellas están algunas como la genética. Se da cuando nuestros genes están predispuestos a sufrir alguna alergia o intolerancia como la enfermedad celíaca que aumenta las posibilidades de padecerla si nuestros familiares de primer o segundo grado la tienen. En el caso de intolerancias también puede haber un componente hereditario.

    El equilibrio o la falta de equilibrio de nuestro sistema inmunológico determinará que seamos más o menos sensibles a algunos alimentos. También existen factores ambientales como el exceso de higiene que puede debilitar el sistema inmunitario.

    Un posible desequilibrio de la microbiota intestinal también puede desencadenar la intolerancia o favorecer la aparición de alergias.

    Diferencias entre alergias e intolerancias alimenticias

    Ahora que sabemos de qué se trata una alergia y una intolerancia alimenticia podemos señalar las diferencias básicas.

    En primer lugar, se diferencian en el mecanismo que hay detrás. Las alergias alimentarias son respuestas del sistema inmunológico del cuerpo a ciertos componentes de los alimentos mientras que las intolerancias son reacciones adversas a los alimentos que no involucran al sistema inmunológico.

    Otra diferencia son los síntomas. En las alergias alimentarias pueden variar desde leves hasta potencialmente mortales. En las intolerancias alimentarias los síntomas son generalmente menos graves que los de las alergias alimentarias y suelen estar relacionados con problemas gastrointestinales.

    El diagnóstico para las alergias alimentarias se realiza mediante pruebas cutáneas, análisis de sangre para detectar anticuerpos específicos o pruebas de provocación oral supervisadas por un profesional de la salud. Para las intolerancias es más complicado y a menudo implica la exclusión de ciertos alimentos de la dieta y la observación de si los síntomas mejoran. En algunos casos, se pueden realizar pruebas específicas, como pruebas de aliento para intolerancia a la lactosa o pruebas de sensibilidad alimentaria.

    En cuanto al tratamiento también hay diferencias. Para las alergias el tratamiento principal es evitar por completo el alimento desencadenante. Las personas con alergias graves pueden necesitar llevar consigo un autoinyector de epinefrina en caso de una reacción alérgica grave. Para las intolerancias basta con evitar o limitar la cantidad de alimentos que desencadenan los síntomas. Los suplementos enzimáticos o los medicamentos pueden ayudar a mejorar la tolerancia a ciertos alimentos.

    ¿Cómo detectar y prevenir alergias e intolerancias alimenticias?

    Para detectar las alergias alimentarias debemos prestar atención a cualquier síntoma después de comer ciertos alimentos, como picazón en la boca, urticaria, hinchazón de labios, lengua o garganta, dificultad para respirar, sibilancias, tos, náuseas, vómitos, diarrea o anafilaxia. Si sospechas que podrías tener alergias alimentarias, consulta a un alergólogo o médico especializado en alergias. Indicarán realizar pruebas específicas, como pruebas cutáneas o análisis de sangre, para identificar alérgenos específicos. En algunos casos, se pueden realizar pruebas de eliminación y provocación bajo la supervisión de un profesional de la salud.

    Para detectar una intolerancia o alergia alimenticia, se recomienda eliminar ciertos alimentos sospechosos de la dieta durante un período de tiempo y luego reintroducirlos gradualmente para observar si se producen síntomas.

    En el caso de las alergias alimentarias debes observar cualquier síntoma gastrointestinal que experimentes después de comer ciertos alimentos, como hinchazón, gases, dolor abdominal, diarrea o estreñimiento. Se pueden realizar también pruebas de exclusión y pruebas de sensibilidad alimentaria.

    Si sospechas que podrías tener intolerancias alimentarias, es importante hablar con un médico o dietista para diseñar una dieta adecuada a tus necesidades.

    ¿Cómo prevenir alergias e intolerancias alimentarias?

    Para prevenir alergias e intolerancias alimentarias se pueden llevar a cabo algunas acciones previas.

    Lo primero es analizar siempre los ingredientes que se emplean para preparar un menú y el listado de sustancias a las que se es alérgico comprobando bien el etiquetado de los alimentos.

    Es recomendable cocinar la comida para la persona alérgica antes que el resto para evitar contaminaciones y contactos además de manipular con cuidado los utensilios. No usar el mismo aceite o plancha para cocinar, higienizar todas las superficies de trabajo. Eliminar totalmente el alérgeno de la dieta, tanto el alimento en sí como los distintos productos que lo puedan llevar como ingrediente. Si tenemos dudas mejor no tomarlo.

    Debemos tener cerca la medicación oportuna, especialmente en casos de alergias muy graves. En el caso de los niños aportar el certificado médico en el comedor escolar para evitar confusiones e informar del menú que debe consumir.

    Formación para saber más sobre alergias e intolerancias alimenticias

    Si deseas conocer a fondo las alergias e intolerancias alimenticias y formarte sobre ellas puedes comenzar con el curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional.

    Este curso te va a proporcionar una amplia visión de lo que es la nutrición humana (nutrientes y funciones metabólicas), comprendiendo su complejidad y desmitificando la dietética como un simple régimen alimentario. Además, te dará los conocimientos necesarios y actualizados sobre dietética y nutrición, acompañados de herramientas de trabajo útiles para su aplicación en el ámbito laboral, órganos, aparatos y sistemas.

    Una vez finalices este curso podrás trabajar en educación nutricional, hospitales y residencias geriátricas, atención primaria y salud pública, industria alimentaria, spas, centros fitness y todos aquellos lugares en los que sea necesario un profesional que elabora menús y dietas.

    Ahora ya sabes las diferencias entre alergias e intolerancias alimenticias. Si deseas especializarte más en el mundo de la nutrición y hacerlo con una academia a tu medida cuenta con Campus Training.

    Fuentes y recursos de información

    Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editoria y de verificación de la información, para asegurarnos de que sea preciso y confiable

    Conoce el proceso editorial
    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    Img_1
    ¡Adivínalo gratis!
    Recibe información gratis sobre Curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training
    • Por favor, escribe un número entre 0 y 90.
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Artículos relacionados

    Cursos relacionados

    Curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional
    Curso de

    experto en dietética y asesoramiento nutricional

    Ver formación

    Nuestros sellos de calidad

    Indicador ARDAN 2022
    Sistema Nacional de Empleo