Tipos de calderas: ¿cuáles son sus diferencias?

¿Tienes duda de qué tipo de caldera instalar en casa? Hoy repasamos las más utilizadas en la actualidad en España, sus ventajas e inconvenientes.
tipos-caleras-cuales-son-sus-diferencias
Andrea Perez Presedo
Andrea Perez Presedo 1 de octubre de 2021

    Elegir un adecuado sistema de caldera para nuestro hogar no es algo tan sencillo como puede parecer. Hay que tener muy en cuenta diferentes factores que influyen en la cantidad de energía que necesitarás para calentar las diferentes habitaciones ahora que llega el invierno.

    Por eso, hoy vamos a hablar de los distintos tipos de caldera que existen, cuáles son los más amigables con el bolsillo, cuáles más energéticamente eficientes y cómo un profesional puede realizar la instalación. ¡Coge papel y lápiz y no pierdas detalle!

     

    ¿Qué tengo que tener en cuenta a la hora de decidir el tipo de caldera?

    Para poder decantarte por un tipo de caldera u otro, lo primero será poner en orden tus preferencias e intereses. Antes de nada, tendrás que comprobar cuestiones como la presión del agua con la que cuenta la instalación de fontanería, o la potencia eléctrica contratada. Una vez tengas estos datos, pasemos a ver qué otros aspectos debes tener en cuenta:

    • Lo primero es saber el espacio que tienes disponible para colocar la caldera, ya que algunos sistemas requerirán incluso la instalación de un tanque de agua.
    • La eficiencia e impacto ambiental: por un lado existen sistemas que tienen un mayor rendimiento, por lo que necesitarían menos consumo que otros para calentar lo mismo. Y por otro, el impacto que genera el combustible escogido en el medio ambiente y en nuestro entorno más cercano. Por ejemplo, hay sistemas como las antiguas calderas de carbón o las de gasóleo que requieren de un camión que transporte el material, con la consiguiente emisión de contaminantes a la atmósfera.
    • La factura de la luz: no hace falta que te diga que el precio de la electricidad para los hogares españoles no ha hecho más que aumentar en los últimos meses. Si te decides por una caldera que dependa enteramente del suministro eléctrico, tendrás que esperar una próxima factura más cara.
    • El coste del combustible es otro factor a tener muy en cuenta, sobre todo en sistemas que emplean los que sufren de un precio muy cambiante. Tendrás que asumir las subidas y bajadas del coste que fija el mercado, al igual que pasa cuando llenas el depósito del coche.

     

    Los principales tipos de calderas: una difícil decisión

    Ahora que ya tienes claras tus preferencias a la hora de decantarte por un tipo de caldera u otro, pasamos a describir las principales características de cada una de ellas. Valora los pros y los contras que te ofrecen y estudia a fondo todas las opciones:

     

    Calderas eléctricas

    Estas son las calderas que van conectadas directamente a la red y funcionan exclusivamente con electricidad. Con ella puedes calentar tanto los radiadores de casa como el agua que sale por los grifos.

    Tienes que tener en cuenta que al tener que obtener el 100% de la energía del suministro eléctrico, tu factura de la luz aumentará considerablemente, con un mayor precio por kilovatio hora (kW/h). Pero también tiene beneficios, y es que este sistema es el más seguro de los que te nombraremos, ya que te librarás de problemas como posibles fugas de gas.

    Este sistema no requiere de ninguna instalación, pues todos tenemos suministro de luz. De esta manera te podrás ahorrar la inversión inicial.

     

    Calderas de gas

    Este sistema utiliza distintos gases para funcionar, que pueden ser de tres tipos: propano, butano o gas natural. A continuación veremos los beneficios e inconvenientes de cada uno de ellos. ¡Toma nota!

    • El butano: es muy poco eficiente para calentar toda una casa, por lo que harías un gasto energético mucho mayor. Además, necesitarías estar cambiando continuamente de bombona. Esta opción, sin embargo, puede ser una buena idea para una estufa independiente de tamaño medio.
    • El propano: también es una de las opciones más contaminantes y tiene un impacto directo en la huella de carbono. Puede estar canalizado o en bombonas (en este último caso tendríamos el mismo problema que con el butano). Suele salir más caro a largo plazo.
    • El gas natural: esta es la opción más limpia de las energías no renovables. Tiene precio de kW/h bastante bajo y un alto poder calorífico, por lo que con poco gas podemos calentar toda la casa. Ten en cuenta que este sistema requiere de un mayor mantenimiento, por lo que tendrás que realizar inspecciones obligatorias de la instalación cada 5 años y una revisión de la caldera cada 2 años.

     

    Calderas de gasoil

    Estas calderas utilizan el gasoil como combustible y sirve tanto para calentar el agua que circulará dentro de los radiadores como la que utilizaremos en la ducha, el fregadero de la cocina y los lavabos de los cuartos de baño. Si bien las calderas de última generación expulsan menor cantidad de humos contaminantes, siguen siendo bastante dañinas para el medio ambiente y no sería la mejor opción si estás concienciado con este asunto.

    A pesar de ello, el gasóleo tiene un gran poder calorífico y no sería necesario utilizar una gran cantidad de combustible. Otra ventaja de la caldera de gasoil es su capacidad para calentar espacios más grandes con mayor rapidez.

    Las calderas de gasóleo, a pesar de su refinamiento, siguen siendo un problema para la contaminación en las ciudades

    Ten en cuenta que en varios países europeos se está desincentivando el uso de este tipo de calderas, así como las de carbón y, de hecho, en Australia y Dinamarca las han prohibido debido a la polución que generan.

     

    ¡Fórmate para ser un profesional en climatización!

    ¿Quieres aprender a instalar y reparar mecanismos de calefacción, refrigeración y calentamiento de agua sanitaria? Con el curso de Especialista en Instalación de Fontanería y Calefacción de Campus Training tendrás a tu disposición a los mejores profesionales para enseñarte todo lo que necesitas para trabajar en el sector de la climatización.

    Aprovecha la tendencia al alza de determinados tipos de caldera, como las eléctricas o las de gas natural, para enfocar tu futuro laboral a un sector con una gran proyección en el futuro. ¿A qué esperas para dar el paso?

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!