Busca tu centro 910 323 790 607 70 54 34
Contacto
Campus Virtual

¿Cómo dejar de tener pereza?

Si quieres ser más productivo, es importante que sepas cómo dejar de tener pereza. Te explicamos en detalle qué puedes hacer para vencerla
cómo dejar de tener pereza

    Conseguir motivación para afrontar las tareas diarias y los retos profesionales puede ser una tarea complicada. Si quieres ser más productivo, aprovechar mejor tu tiempo y conseguir mejores resultados, además de dejar de procrastinar, es importante que sepas cómo dejar de tener pereza. En este artículo te explicamos en detalle qué puedes hacer para vencerla. ¿Nos ponemos en marcha?

     

    Consejos útiles para dejar de tener pereza

    La pereza es esa sensación que nos inmoviliza y nos impide avanzar en el ámbito personal y laboral. Todo el mundo ha sentido en algún momento esa desgana, desmotivación o falta de energía que le ha impedido desarrollar sus tareas con normalidad y enfrentarse a las obligaciones diarias. 

    Los motivos que se ocultan detrás de la pereza pueden ser muchos y muy variados, desde miedo o estrés a incapacidad de organizarse y gestionar proyectos…

    Sean cuales sean las causas existen diferentes estrategias y consejos que te ayudarán a mantener la pereza a raya y a desarrollar tu trabajo de manera más productiva. Toma buena nota:

    • Ponte metas realistas y alcanzables. Asumir demasiadas tareas o responsabilidades en poco tiempo te puede llevar a un cansancio extremo, a ser menos productivo y por tanto a tener más pereza para afrontar las tareas. 

    Si estableces metas pequeñas y alcanzables, lograrás buenos resultados, verás progreso y podrás estar más motivado o motivada para seguir trabajando. 

    • Cuida y prepara tu entorno de trabajo.  Si trabajas en un espacio limpio y ordenado tendrás más opciones de estar motivado y de trabajar de forma más cómoda y por tanto con menos pereza. Vigila que sea un espacio luminoso y tranquilo, alejado del ruido.
    • Planifícate. Evitar la pereza y la procrastinación es más sencillo si tienes un plan predefinido y una estrategia de trabajo. Apuntar las tareas, hacerlas e irlas eliminando de la lista puede motivarte y ayudarte a trabajar de forma más eficiente y productiva.
    • Establece prioridades. Si tienes una gran carga de trabajo debes establecer cuáles son las tareas más importantes para comenzar a darles salida. 

    Si crees que son demasiado grandes para abordar de una en una puedes trocearlas en subtareas para que sea más sencillo y logres mejores resultados.  Es siempre recomendable comenzar con las tareas más duras o aburridas para afrontarlas con más energía y dejar las más sencillas para el final cuando estarás más cansado/a.

    • Elimina distracciones.  La pereza se alimenta de distracciones diarias como consultar el móvil, redes sociales, internet etc. Trata de mantenerlas al margen o de establecer solo un determinado tiempo para ellas y que así no influyen en tu trabajo continuamente. 
    • Establece tus tiempos. Es importante para evitar la pereza, establecer el tiempo que vas a dedicar a cada tarea, no realizar dos tareas al mismo tiempo, saber priorizar unas sobre otras y establecer horarios.  Lo recomendable es dedicar 50 minutos intensos a la concentración en una tarea y descansar 10, tanto si estudias como si trabajas.
    • Date pequeñas recompensas. Si estableces un objetivo de trabajo y lo cumples, puedes premiarte a corto plazo con pequeños regalos o recompensas que te motivarán para seguir y harán que tengas menos pereza a la hora de afrontar tus tareas.
    • Mantén una actitud positiva. Los pensamientos negativos suelen traer asociados más pereza y menos ganas de trabajar. Si mantienes tu mente positiva tendrás una actitud más predispuesta y motivada y por tanto menos tendente a la pereza y con más capacidad de trabajo.
    • Lleva una vida saludable. Alimentarte bien, hacer algo de deporte, despejar la mente con otras actividades lúdicas son factores importantes para no tener pereza a la hora de afrontar tus tareas y trabajo diario. Apuesta por una vida sana para rendir más y conseguir mejores resultados.  No olvides dedicar cierto tiempo al ocio y a tus aficiones para estar más relajado/a y afrontarlo mejor 
    • Descansa y duerme lo necesario. Es fundamental para no tener pereza en tu trabajo diario llevar un descanso adecuado, respetar tus horas de sueño necesarias y enfrentarte a las tareas con la mente y el cuerpo descansados.
    • Rodéate de personas motivadoras. Para evitar la pereza debes estar con personas que sean motivadoras, que te animen a tener una disciplina y que presenten una actitud positiva en el entorno laboral. De este modo, tendrás menos pereza y te enfrentarás mejor a tus responsabilidades tanto en equipo como de forma individual.

     

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!

    Causas que propician tener pereza

    Existen múltiples causas por las que puedes tener pereza a la hora de enfrentarte a tareas diarias de trabajo o estudio. Te explicamos algunas de estas causas con las que tal vez puedas sentirte identificado/a.  

    • Falta de autodisciplina o de autoestima.  A veces la pereza proviene de la poca autodisciplina y de fondo suele haber un problema de autoestima . Si esto pasa se suelen sabotear las habilidades y esto afecta negativamente a la productividad y al trabajo. 
    • Falta de motivación o de interés. Si el proyecto en el que trabajas no te motiva o no tienes interés suficiente te va a resultar más difícil trabajar en él y por tanto conseguir buenos resultados y hacerlo sin pereza.
    • Miedo al fracaso. Luchar contra el miedo a ser el mejor o la mejor puede hacer que la dedicación y el trabajo se vean resentidos y por tanto que aparezca más habitualmente la pereza. 
    • Pesimismo. Afrontar el trabajo con pesimismo puede ser una carga importante a la hora de conseguir sacudirse la pereza y desarrollar las tareas de forma eficaz. Trata de mantener una actitud positiva siempre, pero si estás triste es posible que te invada la pereza. Si esto afecta a tus relaciones laborales es mejor buscar ayuda psicológica profesional para mejorar.
    • Ambivalencia. Se trata de tener fe y confiar en lo que hacemos va a ser útil. De este modo y con este pensamiento, combatir la pereza va a ser mucho más fácil. 

     

    Academia o centro para formarte y combatir la pereza

    Si estás preparando cualquier tipo de oposición, formándote en una disciplina con un grado profesional de FP o un curso, es importante tener un centro o academia de referencia que te ayude con tus estudios y que impida que caigas en la pereza. Para tener una rutina y hábito de estudio es importante elegir un centro a tu medida. Estos son algunos consejos para hacerlo correctamente. 

    • Especialización. Cada formación n es diferente y por tanto la preparación para ella también lo es. En este sentido es importante que el equipo docente esté especializado en tu ámbito de estudio.
    • Una metodología innovadora. El sistema de enseñanza influye en el aprendizaje y por tanto en el éxito final.  Si tu academia tiene un sistema que fomente la exigencia y que te obliga a conseguir resultados y acercarte lo máximo posible a lo exigido en la prueba final, entonces es una academia que te ayudará a conseguir con mucha seguridad tu plaza. 
    • Recursos didácticos. Simulación de exámenes, test de anteriores convocatorias, supuestos técnicos o psicotécnicos para que conozcas las pruebas a las que te enfrentarás y vayas preparado. Estos recursos deben estar a tu alcance en la academia en la que te prepares para tus oposiciones en Jaén. Además, deberá informarte al detalle de todos los trámites burocráticos que debes hacer para presentarte al examen. 
    • Seguimiento personalizado. Cada estudiante tiene sus propias circunstancias o ritmos de aprendizaje. Como alumno debes contar con un seguimiento flexible y con la opción de poder consultar tus dudas al profesorado en cualquier momento.  De este modo, podrás sacar el máximo rendimiento y conocer tu evolución. Si la evolución no responde a los objetivos esperados, deben hacerse cambios para lograrlos. 
    • Temario a la altura. Un temario bien elaborado, totalmente actualizado y adaptado a los contenidos.  Que la academia de oposiciones que elijas te lo ofrezca puede marcar la diferencia entre aprobar o suspender. 
    • Resultados. Considera la reputación y los resultados de tu academia como un indicador que no debes olvidar. Tus posibilidades de aprobar el examen pueden ser mayores si el índice de alumnos aprobados de tu academia en otros cursos es alto y se mantiene. 
    • Recomendaciones y opiniones. La experiencia previa de alumnos que la hayan elegido y hayan aprobado es el mejor aval. Comprueba que las recomendaciones y las opiniones se basan en hechos tangibles y reales. 
    • Presupuesto. La mejor academia no es la más barata, ni tampoco la más cara. No consideres el precio como el factor más importante. Consulta distintos centros para poder comparar distintos presupuestos y ten en cuenta siempre la relación entre calidad y precio de tu academia.

    Ahora ya sabes cómo puedes dejar de tener pereza para enfrentarte a tus tareas profesionales o un proceso de estudio de cualquier tipo. Si en el camino necesitas ayuda puedes contar con Campus Training. 

     

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    Img_1
    ¡Adivínalo gratis!
    Recibe información gratis sobre Oposiciones Auxiliar de Bibliotecas y Archivos
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training
    • Por favor, escribe un número entre 0 y 90.
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Nuestros sellos de calidad

    Indicador ARDAN 2022
    Sistema Nacional de Empleo