¿Cómo estudiar bien?: La clave para el éxito

Si alguna vez te has preguntado cómo estudiar bien, en este artículo encontrarás técnicas y estrategias que pueden ayudarte a rendir más. ¡Infórmate!
cómo estudiar bien
Rubén Vizcaíno Pena
Rubén Vizcaíno Pena 3 de mayo de 2022

    Si alguna vez te has preguntado cómo estudiar bien, en este artículo encontrarás todas las respuestas. 

    Y es que, sea lo que sea lo que quieras aprender, hay ciertas técnicas y estrategias que pueden ayudarte a rendir más, memorizar más rápido y conseguir mejores resultados en cualquier examen.

    ¡Sigue leyendo para conocer todos los detalles!

    ¿Es posible saber cómo estudiar bien?

    Sin duda, el proceso de estudio es muy personal: a distintas personas pueden funcionarles mejor distintas técnicas y rutinas.

    No obstante, hay ciertas estrategias, procesos y herramientas que han demostrado su efectividad en todos los casos. Por tanto, serán estas en las que nos centraremos para descubrir cómo estudiar bien.

    ¿Cómo estudiar bien?: 7 recomendaciones para ser más eficiente

    A continuación, te mostramos 7 consejos que te ayudarán a estudiar mejor y ser más productivo/a, tanto si estás preparando una oposición, como si estudias una carrera, un máster o cualquier otro curso de especialización.

    1. Diseña un plan

    Sin duda, la organización es clave para estudiar bien y conseguir buenos resultados. Por tanto, deberías dedicar un tiempo a definir aspectos como los siguientes:

    • Tu horario de estudio. Trata de ser realista, de modo que puedas mantener una rutina constante. Así, es más importante la regularidad que hacer largas jornadas de estudio de forma esporádica.
    • Descansos. Las pausas y descansos son imprescindibles para mantener la productividad y evitar la saturación.
    • Objetivos. Analiza todo lo que tienes que estudiar y divídelo en bloques. A continuación, asigna esos bloques a un marco temporal. Por ejemplo: “estudiar cuatro temas a la semana”.

    2. ¿Qué hacer en la primera lectura?

    La primera lectura de cualquier tema debe ser lenta y concentrada, tratando de comprender el sentido general de la materia y su estructura básica.

    Si hay algún concepto o idea que no logras entender, toma nota para consultarlo posteriormente y, en su momento, añade una breve explicación en el margen.

    No se trata todavía de memorizar.

    3. Subrayar, esquematizar y resumir

    En una segunda lectura, deberías subrayar las ideas principales. Intenta utilizar un código de colores coherente y sencillo, sin abusar del subrayado.

    A continuación, puedes elaborar un esquema o mapa mental para recoger, en una sola hoja, la estructura del tema y sus conceptos más importantes.

    4. Técnicas de estudio que funcionan

    A la hora de memorizar, además de utilizar el subrayado y los esquemas que hayas elaborado, hay ciertas técnicas específicas que pueden ayudarte. Entre otras, podemos mencionar las siguientes:

    • Método “Pomodoro”: consiste en estructurar la sesión de estudio en bloques de unos 25 minutos, separados por pequeños descansos de 5 minutos. Al completar 4 bloques, se hace un descanso más largo, de unos 20 minutos. Durante el tiempo de estudio, trata de concentrarte al máximo.
    • Técnica Feynman: se trata de intentar explicar en voz alta lo que hayas estudiado, como si estuvieses enseñándoselo a otra persona. Sin duda, te ayudará a comprobar si entiendes perfectamente lo que has memorizado, si tienes lagunas, etc.
    • “Palacio de la Memoria” o “Método Loci: consiste en asociar determinadas partes de la materia a la imagen mental de un lugar que conozcas a la perfección, creando imágenes o escenas lo más vívidas y peculiares posible. Así, cuando quieras recuperar la información, simplemente tendrás que hacer el recorrido mental por ese lugar.

    Tienes más información sobre estas y otras técnicas en el artículo que dedicamos a cómo memorizar oposiciones.

    5. Revisar y ajustar objetivos

    Cada cierto tiempo, deberías revisar si estás o no cumpliendo los objetivos que te habías marcado inicialmente.

    De no ser así, tendrás que mejorar tu sistema de trabajo o, en caso de haberte propuesto objetivos poco realistas, ajustarlos coherentemente.

    6. Practicar

    Una de las mejores formas de reforzar la memorización es hacer un trabajo práctico donde tengas que aplicar los conocimientos adquiridos. Por ejemplo, a través de cuestionarios tipo test de autoevaluación, simulacros de examen, casos prácticos u otro tipo de ejercicios, etc.

    En consecuencia, deberías incorporar este tipo de práctica a tu plan de trabajo, dedicándole al menos un par de horas a la semana.

    7. La importancia de los repasos

    Finalmente, no deberías olvidarte de repasar la materia estudiada, ya que es la mejor forma de asentar los conocimientos en la memoria a medio y largo plazo.

    De hecho, lo recomendable es que vayas alternando estudio y repaso, utilizando la técnica de la repetición espaciada. Es decir, repasar el tema estudiado, dejando pasar cada vez más tiempo entre un repaso y el siguiente.

    En cualquier caso, reserva un período final antes de los exámenes para hacer un repaso general de toda la materia.

     

    En definitiva, aunque no es fácil determinar cómo estudiar bien con carácter general, lo cierto es que, con las estrategias que acabamos de ver, cualquier persona puede mejorar su rendimiento de forma espectacular.

    ¿Te animas a probarlas?

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!