Cómo estudiar un tema en una hora

¿Te has preguntado alguna vez cómo estudiar un tema en una hora? En este artículo te contamos cómo aprovechar al máximo tu tiempo de estudio.
Inicio / Noticias / Cómo estudiar un tema en una hora
Rubén Vizcaíno Pena 30 julio, 2020

consejos para estudiar un tema en una hora

¿Te has preguntado alguna vez cómo estudiar un tema en una hora? ¿Crees que realmente es posible conseguirlo? En este artículo intentaremos responder a todas estas cuestiones para que puedas aprovechar al máximo tu tiempo de estudio. ¿Empezamos?

 

¿Es posible estudiar un tema en una hora?

La primera cuestión que tenemos que tener en cuenta es la de si realmente se puede estudiar un tema en una hora. En este sentido, hay varios factores que debes considerar:

  • La materia de la que trate el tema y la propia dificultad del contenido. Sin duda, hay materias o contenidos más difíciles de estudiar que otros. Por ejemplo, un tema repleto de datos históricos, fechas o legislación suele ser más complicado de memorizar que otro que tenga un contenido más conceptual y asequible.
  • La extensión del tema es también un factor a tener en cuenta. Por ejemplo, los temas de algunas de las oposiciones del grupo A1 más difíciles suelen ser muy amplios, ya que están pensados para exposiciones orales bastante largas. En este sentido, la mayoría de este tipo de temas son prácticamente imposibles de memorizar en una hora.
  • La capacidad de cada persona va a influir también en la rapidez con la que puedas estudiar un tema determinado. Así, es evidente que cada uno tenemos distintas capacidades, no solo en cuanto a la retención de conocimientos, sino también en la simple velocidad de lectura o en nuestra habilidad de comprensión.
  • La práctica o experiencia en el estudio. Por último, como suele decirse, «la experiencia es un grado». Así, si hace tiempo que no estudias y estás empezando a preparar una oposición, seguramente te costará un poco recuperar la rutina de estudio y adquirir una buena «velocidad de crucero». Sin embargo, a medida que vayas adquiriendo práctica, cada vez te resultará más fácil y rápido estudiar los temas.

Por tanto, aunque puede ser posible estudiar un tema en una hora, esto va a depender de tantos factores que es imposible generalizar.

En cualquier caso, a continuación te ofrecemos algunos consejos para que puedas maximizar el rendimiento de tu tiempo de estudio y acercarte a ese ambicioso objetivo.

 

Cómo estudiar un tema en una hora: pasos para conseguirlo

A la hora de plantearte cómo estudiar un tema en una hora, debes tener en cuenta que el proceso de estudio abarca muchas más cuestiones que la memorización «pura y dura». En este sentido, aunque puede ser factible memorizar un tema en ese tiempo, hay otros pasos previos (y posteriores) que también debes incluir en el proceso de estudio si quieres conseguir un buen resultado.

Por tanto, si tienes en cuenta todos estos pasos, lo más seguro es que hayas de dedicarle bastante más tiempo. No obstante, esta es la mejor manera de asimilar a fondo el contenido y no olvidarlo a los pocos días.

De este modo, te recomendamos que, siempre que empieces a estudiar un nuevo tema, sigas estos siete pasos:

 

1. Lectura y comprensión

El primer paso es que hagas una lectura completa del tema, intentando comprender los conceptos fundamentales y, al mismo tiempo, haciéndote una idea de su estructura global.

No intentes todavía retener la información o memorizar datos concretos. Simplemente se trata de entender el contenido y comprender cómo está organizado.

No obstante, esto no significa que debas hacer una lectura ligera o poco concentrada. Al contrario, intenta siempre enfocarte al máximo en lo que estás haciendo. Como siempre decimos, es preferible dedicar poco tiempo pero muy productivo, que estudiar durante largas sesiones sin prestar mucha atención.

 

2. Subrayado

Ya sea en la primera lectura o (mejor todavía) en una segunda, es muy importante que subrayes las partes más importantes del tema que quieras estudiar.

Para ello, utiliza los subrayadores o lápices de colores que te resulten más cómodos, pero procura tener en cuenta estas recomendaciones:

  • Sé selectivo. Si subrayas prácticamente todo el texto, esta técnica deja de tener sentido. Por tanto, intenta seleccionar solo aquellos conceptos, definiciones o datos que realmente sean fundamentales para el proceso de memorización.
  • No utilices demasiados colores. Aunque cada persona tiene sus propias técnicas, en principio suele ser interesante que te limites a un máximo de dos o tres colores distintos. Además, trata de asociar cada color a un tipo de dato diferente (definiciones o conceptos, clasificaciones, normativa, etc.).

 

3. Esquemas, resúmenes y mapas mentales

En este tercer paso, partiendo de la lectura y subrayados anteriores, se trata de elaborar una serie de documentos que te van a facilitar en gran medida el proceso de estudiar un tema en una hora:

  • El esquema recoge los apartados y puntos fundamentales del tema de una forma clara y bien estructurada. No se trata, por tanto, de resumir o explicar los contenidos, sino de contar con un marco general en el que puedas encajar todo lo que vayas estudiando.
  • Los mapas mentales no dejan de ser un tipo de esquemas, pero que suelen organizarse en forma radial, partiendo de una idea central fundamental. Recuerda que hemos dedicado un artículo completo a la cuestión de cómo elaborar mapas mentales para oposiciones.
  • Por último, los resúmenes son una versión reducida del tema y pueden ayudarte también a hacer un estudio más rápido y eficaz. Simplemente, aprovecha la estructura que hayas reflejado en el esquema y desarrolla brevemente cada apartado, recogiendo los aspectos fundamentales del contenido.

 

4. Memorización

Aquí llegamos ya, por fin, al núcleo de la cuestión. Por tanto, si has seguido todos los pasos anteriores y la materia no es excesivamente larga ni difícil, ahora podrías lograr estudiar el tema en una hora.

En este punto, cada persona tiene su técnica. De todos modos, te sugerimos que te apoyes siempre en los esquemas y resúmenes y vayas tratando de retener el contenido de cada apartado con una lectura atenta y concentrada.

Hay quien lee en voz alta y va repitiendo de memoria fragmentos del tema, mientras que otras personas prefieren hacerlo mentalmente. Por tanto, si estás muy concentrado y has seguido los tres pasos anteriores, una hora podría ser suficiente para que retengas la mayor parte de un tema de longitud estándar.

 

5. Explicación

La «técnica Feynman», así llamada por el físico que la ideó, es un recurso de gran utilidad para memorizar cualquier tema de forma efectiva, o bien para comprobar si realmente lo dominas o no.

De forma muy resumida, esta técnica consiste en que intentes explicar o exponer el tema de memoria, de modo que lo pudiera comprender una persona que no conociese la materia.

Por tanto, en este proceso seguro que te darás cuenta de si tienes lagunas en alguna parte del tema o si hay conceptos que todavía no dominas suficientemente. Toma nota de las cuestiones donde hayas encontrado problemas y después repásalas a fondo con el tema delante.

Añade todo lo que necesites en tus esquemas y resúmenes, o corrige lo que sea poco claro. Finalmente, trata de explicarlo de nuevo para comprobar si has mejorado.

 

6. Ejercicios y simulacros de examen

Especialmente si se trata de estudiar un tema de una oposición, es importante que complementes el proceso de memorización con algún ejercicio para evaluar tus conocimientos.

Por ejemplo, puedes hacer test similares a los del proceso selectivo, simulacros de examen o cualquier otro ejercicio que te permita medir tu rendimiento y familiarizarte con las pruebas de la oposición.

 

7. El proceso de repaso

Por último, recuerda que el proceso de memorización debe complementarse con una adecuada rutina de repasos. De lo contrario, poco a poco olvidarás el contenido del tema y habrás desperdiciado la mayor parte de tus esfuerzos.

Por tanto, una vez hayas estudiado el tema (sea o no en una hora), incorpóralo a tu plan de repasos para así mantenerlo fresco y asentarlo en la memoria a largo plazo.

En este sentido, las técnicas de repetición espaciada han demostrado dar muy buenos resultados. En pocas palabras, se trata de ir repasando los temas a intervalos de tiempo cada vez más amplios. Por ejemplo, si estudias un tema hoy, podrías repasarlo dentro de dos días. Luego, haz un segundo repaso al cuarto día del primer repaso, después una semana más tarde, etc.

Así la memoria irá refrescando el tema en cada repaso. Además, cada vez serás más rápido en los repasos sucesivos, por lo que será un proceso que no te quitará demasiado tiempo.

 

¿Y si no puedo estudiar un tema en una hora?

Como hemos dicho, no siempre se puede estudiar un tema en una hora. Cada materia es distinta, con diferentes grados de dificultad y extensión, a parte de la capacidad propia de cada persona.

Por tanto, no es algo que deba preocuparte. Lo importante es que tengas un buen sistema de estudio, seas constante y no pierdas la motivación en ningún momento.

Si lo haces así, y trabajas con la máxima concentración, poco a poco irás mejorando tu eficiencia y serás capaz de estudiar un tema cada vez en menos tiempo.

Por último, ten en cuenta que siempre puedes buscar ayuda y consejo para mejorar tu sistema de trabajo. Pregunta a tus profesores, tutores o preparadores, aplica los recursos que te facilite tu escuela o academia de oposiciones, infórmate en foros e investiga por tu cuenta.

 

Ahora que ya sabes cómo estudiar un tema en una hora o, al menos, ser más eficiente en este trabajo, no te conformes. Aplica todos estos consejos en la práctica y poco a poco verás como eres cada vez más rápido memorizando. ¿Te animas a intentarlo?

Rubén Vizcaíno Pena

Redactor en Campus Training

Archivado en
    • Recibe información gratis y sin compromiso
    ?>
    Boletín de noticias
    Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
    Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
    Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?