Cómo hacer una buena planificación de estudio

¿Necesitas saber cómo hacer una buena planificación de estudio porque quieres prepararte unas oposiciones? Sigue leyendo y podrás lograrlo.
cómo hacer una buena planificación de estudio
cómo hacer una buena planificación de estudio, Cómo hacer una buena planificación de estudio
Marta Sánchez Galindez 10 de mayo de 2022

    ¿Has decidido ir a por todas y presentarte a unas oposiciones, en busca de la anhelada estabilidad laboral que da un empleo público? Pues necesitarás contar con las mejoras herramientas y formación a tu alcance. Y, por supuesto, saber cómo hacer una buena planificación de estudio para no tirar la toalla a la primera dificultad. Este artículo puede ayudarte muchísimo; encontrarás consejos y herramientas para rendir al máximo y  dar la mejor versión de ti el día de los exámenes. ¿Me sigues?

     

    Cómo hacer una buena planificación de estudio. ¿Por dónde empezar?

    Las oposiciones son duras carreras de fondo, que exigen una excelente preparación y una gran fortaleza de carácter. Implican invertir largas jornadas de aprendizaje hasta dominar el temario. Y eso requiere constancia, espíritu de sacrificio y ser un maestro en la organización y control de los tiempos. De hecho, uno de los grandes retos a los que se enfrenta un opositor es cómo hacer una buena planificación de estudio para avanzar, estructurada en jornadas maratonianas pero eficaces.

    Cuando esto funciona y tu planificación es la adecuada, tienes bastante trecho ganado. Notarás que cumples tus objetivos, en lugar de agobiarte y querer salir corriendo. Ahora bien, pensar que podrás sacarte la oposición por tu cuenta es una decisión cuando menos osada. Probablemente terminarás arrepintiéndote… Por eso, siempre es buen confía en un centro de formación con una elevada calidad académica y gran experiencia en la preparación de oposiciones.

    Ante el dilema que supone cómo hacer una buena planificación de estudio, puedes empezar perfectamente por aplicar estos consejos:

    • Crea un calendario de estudios. Un buen aspirante a opositor debe trazar su propio calendario. Será esencial para rentabilizar al máximo las horas que dedique a estudiar. En definitiva, a incrementar la productividad. Y todavía mucho más si vas a compaginar la preparación de la oposición con tu actual trabajo.
    • Anual, semestral y semanal. Igual de importante es que diseñes un calendario anual o semestral, que tener tu planning de la semana en el formato que decidas. En él debes marcarte metas realistas que seas capaz de asumir de lunes a domingo, en cuanto a horas de estudio. Y si puede, ser incluir también las materias a tratar cada día. Así no perderás tiempo en decidir cada jornada que estudiar y qué no. Todo ello te ayudará a seguir adelante, a alejar el sentimiento de frustración y a decirte a ti mismo lo mucho que vales.
    • ¿Pruebas físicas? Inclúyelas. Para que tu calendario no sea una herramienta incompleta debe incluir cualquier aspecto importante. Como por ejemplo, el tiempo invertido en realizar entrenamientos físicos si la oposición elegida los lleva. Si vas a prepararte para ser bombero o guardia civil, contempla pruebas de este tipo. Son igual de relevantes que el aprendizaje del temario. Así que tendrás que decidir cuánto tiempo dedicarás a entrenar a lo largo de la semana.
    • Otro aspectos a tener en cuenta. Por su puesto, en tu calendario tampoco podrán faltar ciertos datos decisivos. Desde las fechas de examen de la oposición (de hecho, toda tu planificación girará alrededor de ellas), al tipo de convocatoria. Sin olvidar los días de descanso que te debes conceder, para delimitarlos y marcarlos en el calendario de estudio.

     

    Las apps que te ayudarán a ser un opositor ejemplar

    Como podrás suponer, los opositores del siglo XXI no pueden vivir de espaldas a la tecnología y a las herramientas digitales. Al plantearte cómo hacer una buena planificación de estudio, lo más operativo es utilizar como ayuda una serie de apps. Están pensadas para mejorar la organización de los tiempos, la calidad del estudio, etc. En definitiva para allanar el duro camino que tienes por delante, rendir plenamente a diario e incluso analizar tu productividad. Aquí van algunas; pero si buceas por Internet encontrarás muchas más.

    • Unstuck. Uno de lo grandes miedos de cualquier opositor es el bloqueo. Esta aplicación te ayudará a trabajar para superar situaciones de este tipo. Actúa como si fuera un entrenador personal virtual, que a través de preguntas llega a realizar un diagnóstico sobre el origen del bloqueo, dándote pautas y ejercicios para controlarlo.
    • aTimeLogger. Descárgala si eres amigo de las estadísticas para controlar cómo inviertes tus tiempos y en qué tareas. A través de diagramas y gráficos diarios, semanales y mensuales será pan comido hacer una buena planificación de estudio. Atención a su función de actividades simultáneas, muy práctico para repasar a la vez que pasas apuntes.
    • Brain Focus. Con ella podrás organizar y organizar las tareas a la hora de estudiar, clasificarlas por su importancia y asignarles tiempos concretos. Trae una opción de bloqueo para esas aplicaciones del móvil que (todos los sabemos) pueden ser un punto fuerte de distracción; desde las típicas redes sociales, a notificaciones y mensajería.
    • Studeam. Planifica las jornadas de trabajo valorando otras actividades de la agenda cotidiana, como puede ser una cita médica. Es la misión de esta app, concebida para configurar horarios minuciosos con listados ordenados por prioridades. Además, si existe un exceso de trabajo o una mala distribución del tiempo, lo detecta.
    • Tómate tu tiempo. Es una herramienta para gestionar y organizar tareas pendientes, evitando agobios y malos hábitos de estudio. Está diseñada para establecer periodos cortos, y así facilitar la concentración y alcanzar los objetivos en menos tiempo. Y por si fuera poc,o incluye frases motivadoras que es posible activar a diario.

     

    Otros grandes aliados para ser una máquina de estudiar

    Resuelta la incógnita de cómo hacer una buena planificación de estudio, cualquier opositor necesita tener la garantía de que sus jornadas maratonianas serán rentables al cien por cien. Además de contar con una organización impecable, óptimas condiciones de estudio y gran capacidad de concentración, habrá que tener a raya la temible fatiga mental. Tarde o temprano terminará apareciendo, sobre todo si la fecha de los exámenes se vislumbra a largo plazo.

    Algunas técnicas, sencillas pero eficaces si se practican con rigor, son de gran ayuda para saber manejarla. Una de ellas consiste en planificar los descansos. Es casi igual de importante que saber cómo hacer una buena planificación de estudio. Está comprobado que realizar pausas periódicas no solo logra relajar la mente: también favorece una mejor asimilación de lo que hay que estudiar después.

    Otra de estas técnicas se centra en la búsqueda de aficiones. Los expertos recomiendan evitar el “enclaustramiento del opositor”, favorecer las relaciones interpersonales y permanecer activos. Para ello, nada como el ejercicio físico cuanto toca desconectar. Y si es posible acompañarlo de terapias de relajación y/o meditación, muchísimo mejor.

    De poco sirve la mejor planificación del mundo si notas que tu rendimiento no es el adecuado. O sea, que los resultados no están siendo todo lo buenos que necesitas que sean. Además de combatir la fatiga mental, es clave entrenar al cerebro mediante reglas mnemotécnicas para que tu memoria rinda todo y más. No te asustes; aunque la palabra se las trae su significado es claro. Consiste en entrenar la memoria mediante métodos de estudio habituales para un opositor (casilleros, técnica de los palacios mentales, lecturas rápidas, etc.)

    Ahora bien, un entrenamiento óptimo de la memoria tendrá lagunas si no se contemplan otras técnicas. En concreto, persiguen estimular partes del cerebro que no suelen utilizarse para el estudio y así conseguir su pleno rendimiento. Es la llamada gimnasia cerebral, y busca trabajar los cinco sentidos mediante ejercicios como leer al revés o cambiar el ratón del ordenador de su posición habitual.

     

    ¿Dispuesto a prepararte con profesionales líderes en formación?

    Ya sabes cómo diseñar una buena planificación de estudio. ¿Y ahora qué? La mejor decisión que puedes tomar es confiar en un centro formativo experimentado en la preparación de oposiciones. Si el centro cuenta con años de experiencia y éxitos probados, será un fantástico aval para cualquier candidato. Esto significa que su método de estudio ha ido adaptándose a las exigencias de estas pruebas, y mejorando con el valor de la experiencia.

    Salud, Justicia, Hacienda, Administración y Archivo, Educación, Prisiones y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad… Da igual la oposición a la que quieras presentarte. Con u método de aprendizaje pensado para superar las pruebas mediante técnicas novedosas, sentirás que no estás solo en este gran proyecto para cambiar tu vida y futuro laboral.

    En estos cursos, equipos de profesionales de larga trayectoria estarán pendientes en todo momento de tu evolución en los estudios. Y además. te ayudarán a mejorar tus hábitos y contarás con asesoramiento pedagógico personalizado (presencial u online). En definitiva, una preparación global que incluye entrenamientos constantes para el repaso de materias y la realización de test. Además de trabajar con temarios totalmente actualizados.

    ¿Te he convencido? Tal vez aún quieras pensártelo un poco más porque ahora mismo te falta información para tomar la decisión. Solo tienes que rellenar el formulario que ves junto a este artículo y enseguida podrás reunir los datos que necesitas para emprender esta aventura. Convocatorias, temarios, horarios, pruebas, etc. Piensa bien qué oposición te encaja más ¡y a por ella!

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!