¿Cómo hacer un planning semanal?

En este artículo veremos cómo hacer un planning semanal de forma sencilla y efectiva. Una herramienta con la que para organizar tus tareas y horarios.
cómo hacer un planning semanal
Rubén Vizcaíno Pena
Rubén Vizcaíno Pena 18 de mayo de 2022

    En este artículo veremos cómo hacer un planning semanal de forma sencilla y efectiva. Sin duda, es una herramienta de gran ayuda para organizar tus tareas y horarios y así conseguir una mayor productividad.

    ¡Descubre todos los detalles a continuación!

     

    ¿Por qué hacer un planning semanal?

    Desde luego, organizarse bien es una de las principales claves del éxito para ser productivo, aprobar un examen o superar cualquier oposición.

    De este modo, si cuentas con un plan general y luego lo concretas en un planning semanal, podrás:

    • Liberar tu mente de la necesidad de recordar tareas, plazos y horarios. Así podrás poner toda tu atención en el estudio, sabiendo que no te vas a olvidar de nada importante.
    • Asegurarte de lograr tus objetivos, siempre que el planning esté bien organizado, las metas sean realistas y te ajustes a los horarios.
    • Priorizar tareas. Es bastante frecuente confundir lo urgente con lo importante o dedicar grandes bloques de tiempo a pequeñas tareas que realmente no te hacen avanzar hacia la consecución de tus objetivos. Un buen planning semanal es la solución perfecta para evitar estos «ladrones de tiempo».
    • Vencer a la procrastinación. Si cuentas con un plan de tareas semanal bien definido y estructurado por bloques de tiempo, te resultará más fácil ponerte a hacer la tarea que corresponda en cada momento y memorizar más rápido, ya que sabrás que tienes un límite temporal muy estricto.

    Veamos pues, cómo hacer un planning semanal de forma sencilla pero muy eficaz.

     

    ¿Cómo hacer un planning semanal paso a paso?

    Para elaborar un buen planning semanal, trata de tener en cuenta los siguientes pasos:

    1. Encaja el planning semanal en tu plan y objetivos generales

    Antes de plantearte cómo hacer tu planning semanal, deberías partir de un plan más general y a largo plazo. En este, tendrías que definir tus objetivos generales y el plazo en el que pretendes alcanzarlos.

    Por ejemplo: «presentarme a una oposición dentro de 7 meses», «aprobar determinado examen dentro de dos meses».

    De este modo, podrás ver cuáles son los objetivos parciales que tendrías que encajar en tu planning semanal.

    2. Define las tareas a realizar cada semana

    Por ejemplo, si tienes 7 meses para estudiar los 50 temas de tu oposición, puedes dividir el objetivo por semanas del modo siguiente:

    • Estudiar 2 temas por semana durante 6 meses y 1 semana.
    • Repasar todo el temario las 3 últimas semanas.

    Por tanto, ya sabes que cada semana tendrás que memorizar dos temas, más las tareas adicionales que necesites incorporar: hacer casos prácticos o test de práctica, repasar los temas estudiados las semanas anteriores, etc.

    Lo importante es que definas de forma muy clara y específica todas la tareas que necesitas realizar para cumplir con los objetivos generales.

    3. Ordena las tareas según su prioridad

    Si tienes una gran variedad de tareas o combinas el estudio con otras ocupaciones, intenta establecer una clara jerarquía de tareas.

    De este modo, te asegurarás de que cada día cumplas, al menos, con la parte más importante de tus objetivos.

    De lo contrario, corres el riesgo de dispersarte en pequeñas ocupaciones que pueden dejarte con una incómoda sensación de no haber aprovechado el día o la semana.

    4. Diseña el formato de tu planning semanal

    Muchas personas caen en el error de empezar por el diseño del planning semanal o dedicarle un enorme esfuerzo.

    Sin embargo, lo más eficiente es que primero definas los objetivos y tareas de forma precisa, y después te preocupes por el diseño del planner semanal.

    A partir de ahí, una sencilla tabla con los días de la semana en la primera fila y los bloques de tiempo en la primera columna, es más que suficiente.

    Por tanto, puedes utilizar una tabla de Excel o de Google, una aplicación de tareas, una plantilla prediseñada o una simple hoja de papel. Lo que más te guste.

    5. Distribuye las tareas en bloques de tiempo

    A continuación, debes asignar las distintas tareas a los bloques de tiempo de cada día de la semana.

    Trata de mantener un cierto equilibrio entre ser realista y ser ambicioso, de modo que no te satures pero sí puedas maximizar tu rendimiento.

    En cualquier caso, trata de variar de tareas cada cierto tiempo y haz descansos frecuentes para mantenerte fresco y productivo.

    6. Ajústate al plan

    Evidentemente, hacer un buen planning semanal sirve de poco si luego no te ajustas a él.

    Por tanto, haz un esfuerzo consciente de cumplir con lo previsto y trata de adquirir una buena rutina de trabajo.

    Aunque al principio te cueste mucho, si perseveras, verás cómo después te resulta más fácil mantener la constancia.

    7. Evalúa y mejora tu planning semanal

    Después de las primeras semanas, puedes evaluar si tu plan está o no bien diseñado, si es demasiado ambicioso o demasiado fácil, etc.

    Haz los cambios que consideres oportunos y ponlos a prueba en las siguientes semanas.

     

    Ahora que ya sabes cómo hacer un planning semanal de forma sencilla y eficaz, seguro que te resulta más fácil mantener una buena rutina de trabajo y ser más productivo en tus tareas.

    ¡Ánimo con el estudio!

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!