Cómo llegar a fin de mes optimizando los gastos

¿Cómo llegar a fin de mes? Aprende a organizarte y a mantener controlados tus gastos, y lo conseguirás. ¡Te damos todas las claves!
Inicio / Noticias / Cómo llegar a fin de mes optimizando los gastos
Marta Sánchez Galindez 25 mayo, 2020

como llegar a fin de mes

¿Cómo llegar a fin de mes? Es la pregunta que se hacen todos los días millones de personas en todo el mundo. Es una situación tan habitual que la expresión se repite en muchos idiomas: desde el make ends meet inglés hasta el joindre les deux bouts francés.

Es dificilísimo conseguir que unos ingresos ajustados permitan vivir a lo largo de treinta o treinta y un días. La hipoteca o el alquiler, el consumo de energía, las facturas del teléfono e internet, las extraescolares, la gasolina del coche y el abono del transporte público (y seguro que me dejo mil cosas en el tintero)… Para muchísimas personas ahorrar es algo prácticamente imposible.

Así que en este artículo voy a intentar ayudarte a organizar y planificar tus gastos para conseguir el objetivo: llegar al día 30 o 31 sin tener que tirar de la tarjeta de crédito. También veremos cómo mantener una contabilidad doméstica sencilla para que no se te escape ni un céntimo. ¿Quieres saber cómo llegar a fin de mes optimizando tus gastos? ¡Vamos allá!

 Cómo llegar a fin de mes: monta un «departamento contable»

Normalmente, cuando el dinero se nos escapa entre los dedos y no sabemos su causa es debido a que no llevamos una contabilidad. Puede parecer algo complicado y aburrido, pero es algo que las amas de casa de hace décadas estaban más que acostumbradas a hacer. Su trabajo, nunca remunerado, consiguió que prácticamente el 90 por ciento de los hogares de nuestro país pudiera dar a sus hijos (nuestra generación) unos estudios.

La cuestión es bastante sencilla: si tienes 5 y gastas 4, ahorras 1. Pero si tienes 5 y gastas 6, debes 1 y no ahorras nada. Parece obvio, pero tener esto muy presente es una de las claves para saber cómo llegar a fin de mes y conseguir ahorrar (aunque sea cinco euros).

Así que mi primer consejo es que busques ayuda. No hablo de contratar a un gestor profesional, sino de recurrir a tres ayudantes que trabajan sin cobrar: el cuaderno, la carpeta archivadora y el bolígrafo. O si eres más de tecnología, también puedes utilizar un excel o un programa de contabilidad doméstica (los hay gratis, online).

El cuaderno contable y la carpeta archivadora

Con este «departamento contable» tendrás la primera herramienta para gestionar mejor tus ingresos y tus gastos.  Puedes comprar un cuaderno de contabilidad, con columnas para ingresos y gastos, o hacerlas tú mismo en un cuaderno normal.

La carpeta archivadora (destinada a los tickets de compra, facturas y recibos) es un mundo aparte. Desde mi punto de vista, necesitarás una por cada año con separadores internos. Lo más habitual es etiquetar los separadores según el gasto: gas, agua, electricidad, colegio, gimnasio, compra…

Si tienes poco espacio en casa y los papeles se te acumulan, lo mejor es hacer carpetas virtuales en el ordenador. Haz una con los ingresos (descárgate los pdfs de la cuenta del banco) y otra para los gastos, donde guardarás los recibos que te lleguen al correo electrónico. Los tickets de la compra y los recibos en papel los puedes escanear o fotografiar, y guardarlos también.

Una tarea que no debes posponer

¿Conoces la palabra «procrastinar»? Es uno de los términos de moda, una palabra que se ha hecho muy popular. Se trata de un anglicismo que resume nuestro castizo «dejarlo para más tarde». Pues para mantener tus gastos bajo control, procrastinar es lo último que deberías hacer.

Porque la segunda respuesta a la pregunta de cómo llegar a fin de mes es: estando al tanto de los gastos. Crea un rincón para llevar la contabilidad casera; ten a mano el cuaderno o el ordenador, y la carpeta con los recibos y tickets. Y anota y archiva los gastos en cuanto puedas.

Tienes dos opciones, dependiendo de tus hábitos y tu personalidad: registrar los gastos de inmediato (y así no los acumularás y no se te quedará ninguno sin anotar) o hacerlo cada cierto tiempo. Cada dos días, una vez a la semana… Mi consejo es hacerlo diariamente y repasarlo al final de la semana, para ver cuánto has gastado y en qué.

Aunque parezca increíble, quienes adoptan este sistema se sorprenden cuando ven en qué se les va el dinero. Cuánto caprichos inconscientes suman euro tras euro, hasta acumular cantidades de las que no se es consciente.

Ingresos y gastos: calcula la media mensual

Ya tienes tu «kit básico para la contabilidad doméstica», tradicional o digital. Ahora es el momento de empezar a usarlo. Y para hacerlo bien, lo primero y más importante es saber con cuánto dinero cuentas cada mes y cuánto tienes que gastar.

Antes de empezar a anotar los ingresos y los gastos, conviene trazar un plan. En el plan debes incluir los gastos fijos de cada mes. Por ejemplo:

  • Electricidad
  • Gas, gasóleo o butano (si el agua caliente y la calefacción no son eléctricos)
  • Teléfono e internet
  • Transporte (gasolina, bonometro, etc.)
  • Agua
  • Hipoteca o alquiler
  • Comunidad de propietarios
  • Otros gastos (colegios, extraescolares, gimnasios, colaboración con ONGs…)

Algunos gastos no son fijos, como por ejemplo la factura del agua. Puedes hacer una estimación aproximada sumando las cuotas de un año y dividiéndolas entre 12; este cálculo te ayudará a hacerte una idea de cuánto gastas aproximadamente cada mes.

El siguiente paso es calcular cuánto gastas en el día a día. Aquí entraría la compra de alimentos, productos de limpieza… Vamos, lo que te llevas del súper. Para hacer este cálculo, lo mejor es que vayas guardando los tickets durante un mes y los sumes.

Y por último, algo muy importante: los gastos imprevistos. Ese café con los compañeros de trabajo, esa prenda de ropa que te has comprado por impulso, ese capricho que viste en una tienda online… Ojo, porque es precisamente aquí donde podrás ajustar tus gastos.

Resta los gastos de los ingresos y tendrás una idea clara de por dónde se van esos euros que parecen desaparecer. A continuación, establece un presupuesto semanal para los gastos del día a día y los imprevistos e intenta ceñirte a él. Por ejemplo: 150 euros a la semana, 125, 200… ¡Todo dependerá del resultado que te hayan dado tus cálculos!

Cómo llegar a fin de mes con trucos que sí funcionan

Ahora que ya sabes más o menos cuánto puedes gastar y has empezado a llevar tu contabilidad, pasemos al siguiente nivel. Consiste en aplicar consejos y trucos eficaces que te permitirán optimizar los gastos y conseguir, por fin, ahorrar un poquito cada mes.

A mí, particularmente, me encanta el reciclaje. Creo firmemente que dar una segunda oportunidad a las cosas no solo sirve para ahorrar, sino que nos hace mejores personas y mejores sociedades. Y es un alivio también para el planeta.

Por ejemplo, puedes aprovechar lo que tienes en casa para decorarla y darle un aire nuevo sin gastar casi nada. ¿No sabes cómo? Descúbrelo en este artículo sobre decorar sin gastar, con todos los secretos para conseguir una casa low-cost de revista.

Si necesitas muebles, en lugar de comprarlos en las tiendas donde va todo el mundo (para que luego todas las casas se parezcan), acostúmbrate a visitar los rastros, desembalajes y tiendas de muebles viejos. Hay verdaderas maravillas, muchas de las cuales las puedes ver en los reportajes de las casas más elegantes. Piezas vintage que realmente marcan la diferencia, por menos de 30 o 20 euros.

¿No te lo crees? Pues no te pierdas este vídeo donde la restauradora Chus Cano devuelve el esplendor a una cómoda pasada de moda:

Cómo gastar menos en productos básicos y alimentos

Lo de la decoración está muy bien, de acuerdo. Pero más importante aún es controlar los gastos diarios e imprescindibles. En este caso, lo que puedes hacer es comparar precios y dar un uso racional a lo que compras. No tiene ningún sentido llenar la cubeta de la lavadora de detergente o dejar que las zanahorias que no has utilizado se estropeen en la nevera…

Apúntate estos consejos y te sorprenderá ver cuánto te cunde la compra semanal:

  • Jabón de lavadora. Hay estudios que demuestran que la mayoría de las personas utilizamos el doble del detergente necesario para una colada. De hecho, cuando usamos demasiado la ropa puede salir con restos de jabón, pelusas… En general, con medio tapón es suficiente para una colada normal.
  • Productos de limpieza. No son precisamente baratos, pero lo cierto es que algunos de ellos los puedes sustituir por recetas caseras más económicas. Con un kit básico formado por vinagre blanco para limpieza, agua destilada, lejía y amoniaco puedes limpiar prácticamente toda la casa por muy poco dinero. Si quieres saber más no dejes de visitar este blog, donde la experta Pepa Tabero te da cientos de ideas para tener una casa impecable a través del orden, el reciclaje y el uso de productos económicos.
  • Verduras. Una de las acciones más inteligentes es comprar en tiendas de alimentación de las de toda la vida. ¿Por qué? Pues porque puedes comprar solo lo que necesites. En muchas grandes superficies no te queda otra que coger los limones, los filetes, el embutido o el pescado en packs. Pero las fruterías, carnicerías y pescaderías te permiten hacerte exactamente con lo que necesitas y no desperdiciar. Y además, ¡me encanta el comercio de barrio!
  • Cocina de aprovechamiento. ¿Sabías que con el tronco del brócoli se prepara un hummus buenísimo? ¿Y que las croquetas hechas con los restos del cocido están deliciosas? Son solo dos ejemplos. Si te planificas y aprendes a preparar algunas recetas, sacarás dos o incluso tres comidas de donde antes solo salía una. En internet tienes cientos de ideas para aprovechar los alimentos al 99%  y hacer nuevas recetas a partir de las sobras.

Caprichos y compras por impulso, ¡bajo control!

Otra medida esencial para controlar los gastos y aprender de una vez por todas cómo llegar a fin de mes es vigilar las compras por impulso. Estas compras van desde adquirir una chocolatina de una máquina de vending, hasta comprar una máquina de hacer pan online.

El nombre de «compras por impulso» se refiere a los gastos que hacemos de manera no premeditada, simplemente porque en ese momento nos parecen necesarios. Cuando llegamos a fin de mes de manera holgada, un capricho de vez en cuando no tiene nada de malo. Pero cuando se hace cuesta arriba, la cosa cambia.

Me viene a la memoria un programa de televisión de hace unos años en el que un experto en finanzas ayudaba a personas y familias con problemas para llegar a fin de mes. En uno de los capítulos, uno de los protagonistas consumía constantemente productos de una máquina de vending durante su jornada laboral.

Esta costumbre estaba minando su salud, pero también su presupuesto. De hecho, ¡había firmado un préstamo de 600 euros para cubrir la deuda que le había generado! Esto demuestra el peligro que tienen los pequeños desembolsos, cuando se efectúan de manera constante.

Para cortar estos gastos de raíz, cada vez que tengas el impulso de comprar algo intenta evitarlo. Y de inmediato, apunta en un cuaderno o un excel el dinero que te hubieras gastado. Si aguantas así durante una semana, al cabo de ese plazo descubrirás lo que estabas invirtiendo en cosas que no te aportaban ninguna satisfacción. Te garantizo que te vas a sorprender.

¡Conviértete en un profesional de las finanzas!

Saber cómo llegar a fin de mes optimizando los gastos no es algo reservado a mentes privilegiadas. Como verás, todo consiste en ser consciente de lo que gastas; y sobre todo, en qué lo gastas. Planificar tu economía doméstica te ayudará a empezar a ahorrar.

Y si te interesa el campo de la contabilidad y se te da bien organizar el presupuesto familiar, ¿por qué no convertirlo en una profesión? Los buenos contables y administradores siempre tienen un sitio en las empresas, que saben valorar a aquellos que optimizan sus beneficios mediante una buena organización.

Anímate a matricularte en un Curso de Especialista en Administración y Finanzas a distancia y ni siquiera tendrás que salir de casa para estudiar. Con una metodología premiada, prácticas en empresas y contacto permanente con profesores y tutores, esta formación llevará tu talento para la contabilidad a otro nivel. ¡Es tu oportunidad!

 

Marta Sánchez Galindez

Redactor en Campus Training

  • Recibe información gratis y sin compromiso
?>
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?