Cómo mantener el puesto de trabajo

Lo difícil no es conseguirlo; sino saber cómo mantener el puesto de trabajo. Te prometemos que no te despedirán si sigues estos consejos.
||||
Juan Luis Gómez Frieiro
Juan Luis Gómez Frieiro 25 de mayo de 2021

    Sin duda, saber cómo mantener el puesto de trabajo puede llegar a ser todo un arte. Y es que, aunque no haya recetas mágicas, sí existen una serie de cuestiones que debes tener muy en cuenta en tu labor diaria.

    Piénsalo por un momento: has superado con éxito tu entrevista de trabajo entre otros muchos candidatos que optaban al puesto que ahora estás ocupando. Empezaste tu primer día de trabajo con ilusión y ganas, y ahora te preguntas: ¿cómo mantengo mi puesto de trabajo?

    La respuesta es fácil: debes ser un excelente profesional. ¿Y cómo lo puedo ser? Te lo contamos a continuación.

    Lo difícil no es llegar, sino mantenerse.

    ¿Cómo mantener el puesto de trabajo?

    Estos consejos te ayudarán a mantener tu puesto de trabajo y a ser un mejor profesional. Siguiendo estos puntos mantendrás tu puesto laboral e, incluso, podrás mejorar tus condiciones de trabajo:

    • Sé proactivo.
    • No dejes de formarte.
    • Sé puntual y responsable.
    • Huye del presentismo y absentismo laboral.
    • Sé un buen embajador de tu empresa.
    • Trabaja en equipo.
    • Sé flexible.
    • Busca la excelencia.

    A continuación, detallaremos y explicaremos en profundidad todos estos aspectos clave para mantener tu puesto de trabajo.

    Debido a la situación actual, ¿sabías que a más de la mitad de los trabajadores les preocupa mantener su puesto laboral? Esta preocupación es lógica debido a la enorme competencia que existe hoy en día. Por tanto, queremos que aproveches esta intranquilidad por mantener tu puesto de trabajo y que te conviertas en un mejor trabajador.

    Te prometemos que, después de leer este artículo, tu única preocupación será mejorar como trabajador e, incluso, pedir un ascenso en tu trabajo. Pero primero vamos por partes:

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!

    Sé proactivo

    En muchas ofertas de trabajo solicitan a personas proactivas. ¿Qué es exactamente la proactividad laboral? Te lo desvelamos:

    En términos generales, las personas proactivas previenen consecuencias, riesgos y vislumbran oportunidades. ¡Y no solo eso! Se adelantan y cambian el curso de los acontecimientos.

    Así, el trabajador proactivo asume su control de modo activo desarrollando acciones creativas para mejorar la situación de la empresa.

    Muchas personas, equivocadamente, creen que la proactividad es sinónimo de la hiperactividad… y no es así. Las personas proactivas asumen la responsabilidad de hacer que la empresa consiga logros. ¿Y cómo consigo ser proactivo?

    Debes mostrar una actitud positiva y comprometerte con el proyecto desde su inicio hasta su desarrollo. Además de colaborar con las distintas áreas de la empresa.

    Formación continua, el escudo a la adversidad laboral

    Las empresas están en entornos cambiantes y uno de tus principales valores para tu jefe o jefa es tu formación, tanto si trabajas en un taller mecánico como si lo haces en el área de traumatología de un hospital.

    Tus conocimientos son uno de los valores principales para la empresa. Solo depende de ti quedarte estancado o seguir mejorando como profesional.

    mantener tu puesto de trabajo
    Los cursos de Campus Training son perfectos para continuar formándote como profesional mientras trabajas.

    Si te quedas estancado, seguramente te sustituya alguien mejor preparado que tú para tu puesto. El mercado laboral en 2021 se está convirtiendo en un auténtico campo de batalla donde se disputa cualquier tipo de puesto de trabajo. ¿Quieres que otra persona ocupe tu lugar? Seguro que no. Entonces, te aconsejamos una buena formación continua, además de continuar leyendo estos consejos.

    Ten por seguro que, si los cumples ofreciendo lo mejor de ti, mantendrás tu valioso puesto en la empresa. ¡Seguimos!

    Puntualidad, fiel escudera de la responsabilidad

    Cuando hablamos de puntualidad laboral, además de llegar puntual a la hora de inicio de tu jornada laboral, nos referimos a la entrega de trabajos o tareas asignadas en tiempo y forma. Ten en cuenta que, en tu empresa, puede haber distintas áreas de trabajo, y un retraso en la entrega puede retrasar al resto de personal, con lo que la empresa pierde tiempo y dinero.

    Tienes que pensar en todo momento en el bien de la compañía que te contrató. Si la empresa progresa, tú progresarás.

    Aprende a ser puntual en la vida y aprenderás una de las facetas más importantes de la responsabilidad

    Debes optimizar tu tiempo en el puesto de trabajo para aumentar la productividad. Si a la empresa no le sales rentable, encontrará pronto un sustituto más adecuado. Las empresas no son —ni serán— caritativas. La empresa desea ser mejor que su competencia y tú, en tus ocho horas diarias, tienes que ayudar a lograr este objetivo.

    ¿A qué hora debo salir del trabajo para mantener mi puesto?

    ¿Y qué pasa con la hora de salida laboral?, ¿me quedo más tiempo?, ¿me voy a la hora? Esto puede ser un debate en el que no es fácil llegar a conclusiones claras. Así, en este aspecto, existen dos modos de ver las cosas: puede ser mal visto salir a la hora en punto tanto como quedarse más tiempo del que tienes asignado.

    Está claro que si sale una labor urgente a última hora, lo aconsejable es terminar la tarea, aunque salgas más tarde.

    No obstante, si siempre sales más tarde de la hora, existe, al menos, uno de estos tres problemas:

    • No optimizas tu tiempo correctamente.
    • La empresa necesita más personal.
    • No estás suficientemente preparado para realizar las funciones asignadas.

    Otro motivo podría ser que, estando preparado para el trabajo y optimizando el tiempo, la empresa te estuviera explotando. En este único caso, te recomendamos cambiar de empleo.

    Sin embargo, en términos generales, para muchas empresas es aconsejable que los trabajadores compatibilicen su vida laboral con su vida personal, viendo mal la acción de quedarse más tiempo en la oficina, sobre todo, si es por hacer tiempo sin rendir con el objetivo de aparentar que se trabaja más.

    Calientasillas, ser o no ser, ésa es la cuestión

    Ser calientasillas es el adjetivo coloquial del que practica el presentismo, un mal laboral que afecta a un gran número de empresas.

    Antes de la crisis económica, el mayor problema de la empresa era el absentismo laboral. Ahora, debido al miedo de algunos trabajadores por perder el empleo, el absentismo ha bajado drásticamente pero ha subido el presentismo.

    En los ambientes laborales existe un gran número de personas que no optimizan el tiempo en los que desarrolla sus actividades e, incluso, se quedan más tiempo de lo acordado para aparentar que son buenos trabajadores. Algunos trabajadores pueden, incluso, llegar a criticar a los que se marchan a su hora, a pesar de ser estos últimos más productivos para la empresa.

    Posiblemente, en España haya un gran número de calientasillas que se van de la oficina justo después de que se vaya el jefe o jefa de la empresa. Una situación bastante ridícula que delata al trabajador que no optimiza su tiempo y solo quiere aparentar ser lo que no es.

    El presentismo en peligro de extinción

    Cómo mantener el puesto de trabajo
    El aburrimiento es un síntoma evidente del presentismo laboral.

    En los países escandinavos los empresarios, en términos generales, prefieren que sus empleados salgan a su hora de la empresa para que lleguen a su hora a casa.

    Una persona feliz es un trabajador feliz que hará feliz al empresario que lo contrate.

    Además, el compatibilizar adecuadamente la vida laboral con la familiar disminuye el número de bajas relacionadas al estrés laboral. Solo hace falta interpretar números para saber cuál es el modelo más apropiado de producción. A pesar de que España no está avanzada en este campo, poco a poco, los empresarios empiezan a pensar en la felicidad del trabajador, y en su compatibilización entre la vida laboral y la familiar.

    En el aspecto de la hora de salida, debes ser tú quién determine tu situación específica en la empresa en la que trabajas, ya que no tenemos una única solución a la hora que debes salir.

    Y tú, ¿eres de los que sale a la hora o de los que se quedan más tiempo, o eres un calientasillas reconocido? ¡Continuamos!

    Cómo mantener el puesto de trabajo: trabaja en equipo y acertarás

    Sin duda, puedes ser proactivo pero ser una especie de llanero solitario que no tiene en cuenta las decisiones del resto del equipo.

    Para trabajar en equipo, no dejes que sea tu jefe el que te “obligue” a hacerlo. Entonces, ¿cómo puedo trabajar en equipo cuando en la empresa en la que estoy no fomenta este tipo de trabajo? Pues hay muchas maneras para lograrlo, además te ayudarán a ser más feliz en tu puesto de trabajo. Te adelantamos algunas que te pueden servir.

    No tomes unilateralmente las decisiones que deseas tomar. Pide opinión a tus compañeros, incluso si son de otra área. Su “feedback” mejorará tu propuesta inicial y harás partícipe a tus compañeros de los nuevos logros de la empresa.

    Procura mantener una competencia sana con tus compañeros de trabajo. Este tipo de competencia ayuda a que todos mejoren en la empresa. Si hablas mal de un compañero, te llevas todas las papeletas de la urna para conseguir un bonito despido. Cuando hables de alguien, hazlo siempre en positivo. Lo mejor siempre será hablar de ideas.

    Te recomendamos esta frase del unanimista y escritor francés Jules Romains. Una frase que, si la interiorizas de verdad, te ayudará a progresar en muchas facetas de la vida.

    “La gente inteligente habla de ideas, la gente común habla de eventos, la gente mediocre habla de gente”.

    Sé sincero, ¿en qué punto te encuentras? Las buenas empresas huyen de la mediocridad.

    Comparte ideas y conocimiento sin miedo, y si te roban alguna idea, ya saldrán mejores. Lo importante es que todo lo que hagas sirva para remar en la misma dirección del barco (la empresa).

    Vende a tu empresa más que si te vendes a ti mismo

    Debes ser un auténtico embajador de tu empresa. Las personas que hablan mal de su trabajo y siguen en él, son personas que se quedarán sin empleo pronto. Debe existir una lealtad hacia la empresa que confió en ti para contratarte. Si no te gusta la empresa y hablas mal de ella, es mejor que busques otro empleo.

    Aunque tu labor no sea comercial, no hay mejor embajador de una empresa que el propio empleado. Habla bien de la empresa siempre que puedas y mantendrás tu puesto de trabajo. Todos los trabajadores deberían estar obligados a contribuir al éxito de la compañía.

    Flexibilidad: cuando la posibilidad de adaptarse al cambio es más importante que la propia experiencia laboral

    mantener tu puesto de trabajo
    Un cerebro flexible es vital para mantener tu puesto de trabajo

    La flexibilidad del trabajador es una característica muy valorada por los empresarios y un término muy usado por los reclutadores. Un trabajador que se adapte a las nuevas líneas de las empresas y que convierta los posibles conflictos en oportunidades, mantendrá su trabajo.

    Debes adaptarte a todo lo que ocurra y, para ello, debes estar al tanto de los cambios que suceden en la realidad laboral del país. Y, en muchos casos, prevenirlos.

    El que se queda parado como una columna, muere en la batalla; el que se cimbrea como un junco, triunfa.

    Christopher Paolini.

    Cómo mantener el puesto de trabajo: excelencia, la madre de las ciencias

    Sin duda, la excelencia es el factor diferenciador de un buen empleado respecto a un trabajador mediocre. Si sigues el camino de la excelencia, te aseguramos al 100% que no tendrás nunca problemas de empleo. La excelencia se puede aplicar tanto al trabajo como a la vida en general; más que una virtud es un modo de vida.

    En el trabajo puedes ser excelente si revisas tus labores antes de que te indiquen posibles errores. También, cuando realizas un trabajo de 10, siempre que lo hagas con rapidez y utilizando el menor número de recursos económicos que la empresa te ofrece. Debe existir un equilibrio entre calidad, cantidad, tiempo y recursos utilizados.

    «Alcanza la excelencia y compártela» – Ignacio De Loyola

    Si interiorizas este artículo, seguro que aumentarás tus posibilidades de éxito de permanencia en la empresa. Incluso podrás mejorar tu situación laboral en la misma. Por tanto, ahora que sabes cómo mantener el puesto de trabajo, ¿a qué esperas para poner en práctica estos consejos?

    Si deseas recibir más formación para que tu valor aumente en la empresa, te aconsejamos realizar uno de nuestros cursos que se adaptará a tus horarios. Aumenta tus conocimientos para aumentar tu imprescindibilidad. ¡Te esperamos!

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!
    Recibe información gratis y sin compromiso
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training