Cómo mejorar la concentración

Cómo mejorar la concentración es básico para sacar todo el partido al aprendizaje y aprovechar al máximo tiempo y esfuerzo. ¡Usa las herramientas y técnicas para conseguirlo!
Inicio / Noticias / Cómo mejorar la concentración
Marta Sánchez Galindez 29 junio, 2020

como mejorar la concentracion

¿Sabes cómo mejorar la concentración y rendir más y mejor en tus estudios? He aquí una batería de herramientas y técnicas para poner a trabajar dicha capacidad y optimizar tiempo y esfuerzo.

Si tienes que enfrentarte a exámenes finales, estás preparando oposiciones, sacándote un máster o realizando cualquier trabajo que exija muchas horas de estudio, mejorar la concentración te allanará el camino enormemente. Además, entrenar la atención trae asociados otros beneficios: incrementa la memoria y el aprendizaje y, por tanto, ayuda a ser más eficiente y rápido en los trabajos que desarrollemos.

Cómo mejorar la concentración: mantén a raya el estrés

Eres de los que se distraen con el vuelo de una mosca. De esos dispersos que vuelven a leer una y otra vez el mismo párrafo de un libro, sin enterarse de lo que dice, y luego piensan: ¿me habré leído ya esta novela antes? Pierdes el hilo 40 veces por minuto al estudiar un tema que te aburre soberanamente y se te hace muy cuesta arriba terminar… ¡Bienvenido al club!

Hay muchos factores que influyen en los problemas de concentración, entre los más habituales el cansancio físico, el estrés, la ansiedad, la desmotivación…

Pero todo ello se puede corregir mediante buenos hábitos de vida (dormir las horas necesarias, alimentarse bien, practicar ejercicio regularmente), con métodos de relajación de probada eficacia (mindfulness, meditación) y técnicas para ejercitar la atención. Practicando a diario, no habrá vuelo de mosca que te desvíe de tus objetivos, por muy pesada que se ponga.

Un entorno a tu medida y a salvo de interrupciones

¿Has teletrabajado durante estos meses de confinamiento? Entonces, habrás comprobado lo complicado que es ser eficiente en el ámbito familiar.

Para empezar, el espacio elegido no siempre es el más adecuado. A esto se suman los “cortocircuitos” continuos de concentración, debido a las múltiples distracciones: los niños que juegan en una habitación cercana, el perro, al que hay que sacar a la calle, o simplemente, ese flash repentino que te viene a la cabeza con la lista de la compra o las tareas domésticas que quedan por hacer…

¿Cómo mejorar la concentración en dicho ambiente? Cambiando las condiciones del espacio de trabajo y eliminando la mayor cantidad de elementos o circunstancias que boicoteen tu atención. No queda otra. También es fundamental añadir todo aquello que aumente la comodidad y sirva para crear el clima más óptimo y motivador.

Ya, ya, puede que no sea tarea fácil, pero lograr ese rincón de estudio/trabajo ideal no siempre implica que deba tener muchos metros cuadrados o disponga de unas vistas evocadoras, sino, simplemente, de que se adapte a tus necesidades.

Lo indicado es disponerlo cerca de una ventana con luz natural, en una habitación lo más silenciosa posible y con buena temperatura ambiente. Y recuerda: mucho orden. La mesa debe estar despejada.

Música y algo más…

Hay otros aspectos, algo más aleatorios, que pueden fomentar una mayor concentración. Por ejemplo, escuchar música de fondo mientras se estudia o trabaja. No hay conclusiones definitivas, ya que esto depende de muy diversos factores y algunas voces autorizadas estiman que durante el transcurso de la tarea es preferible el silencio, para no distorsionar la memorización de la información.

Lo que sí queda patente es que no es lo mismo Iron Maiden que Mozart para fijarla, y que resulta más fácil hacerlo escuchando al segundo que a los primeros. Además, el efecto sobre la capacidad de concentración no solo depende de los géneros musicales elegidos, sino que varía según la complejidad de los contenidos que debamos aprender: repetitivos y mecánicos o de nivel más intelectual.

Para profundizar en este tema, te recomiendo el artículo del psicólogo Arturo Torres, publicado en la web Psicología y mente, que desarrolla las distintas teorías al respecto.

En resumen: todo aquello que te predisponga a la productividad en tu espacio de trabajo, bienvenido sea. Pero si definitivamente tu casa no es lugar adecuado, busca uno que lo sea: una biblioteca o sala de lectura resulta una solución alternativa magnífica. Y seguro que tienes una cerca de tu domicilio.

Orden, planificación y descanso

La japonesa Marie Kondo sabe mucho de esto: el orden físico está relacionado directamente con el orden mental, y planificar una rutina en la que se marquen las distintas prioridades favorecerá la realización de cualquier tarea de forma más productiva.

Un método sencillo, pero que funciona a la hora de mejorar la concentración, es programar una “agenda” diaria con las distintas tareas y fragmentarlas en pequeños contenidos, según el ritmo y la capacidad personal.

Dividir contenidos o trabajos largos y pesados en partes más pequeñas ayuda a “visualizar” metas cercanas, fáciles de alcanzar y ello anima a conseguir objetivos a corto plazo. También es básico descansar de forma intermitente. Está más que demostrado lo difícil que es mantener la concentración continuada durante mucho tiempo.

Sin embargo, parar la actividad unos 5 o 10 minutos cada media hora o cuarenta y cinco minutos, por ejemplo, incrementa el rendimiento. Se trata de distraer la mente, para luego volver a tomar el ritmo de aprendizaje mucho más descansado.

Aunque ¡ojo! Lo ideal no es quedarse en la silla contestando mensajes de chat o navegando por internet, sino levantarse, estirarse, despejarse en definitiva.

El intervalo de atención, así funciona

Me encanta una viñeta de Mafalda que resume muy bien qué es esto del intervalo de atención. Ella y su amiga Susanita juegan al ajedrez (el deporte rey para mejorar la concentración, por cierto). Están aparentemente absortas en la partida, hasta que la segunda da un manotazo al tablero lanzándolo por los aires y se marcha muy enfurruñada. Ante la perplejidad de Mafalda, Susanita se justifica: “¡¿Quién puede concentrarse en el juego, si todo el tiempo hay que estar pendiente de esas malditas piezas?!…

Y es que el intervalo de atención de una persona se refiere a la capacidad que ese individuo tiene para mantener su concentración en una sola tarea o estímulo, sin ser distraído por otros en su entorno. Según un artículo publicado en la revista Investigación y ciencia, ese intervalo“se activa y desactiva cuatro veces por segundo”.

Más aún, un estudio que Microsoft llevó a cabo el año pasado concluye que el intervalo de atención de las personas ha pasado de 12 a 8 segundos en un periodo de solo 15 años, y comparaba este dato con la capacidad de atención de un pez (que son unos desmemoriados, como bien sabemos), concretamente el de una carpa dorada, estimado en 9 segundos… Sobran comentarios.

Parece ser que esta disminución en el intervalo de atención está relacionado, entre otras cuestiones, con una sobreabundancia de información y de estímulos (los mensajes que saltan en nuestro móvil, los chats, las redes sociales, etc.) que nos obligan a dividir nuestra capacidad de concentración en varias tareas en lugar de una sola, lo que se conoce como multitasking (multitarea). A nuestro cerebro le cuesta hacer correctamente todas ellas sin que la productividad se resienta.

La solución en este caso es enfocar la concentración solo en un trabajo sin pasar a otro hasta que se haya terminado el primero. El mindfulness consiste en poner toda nuestra atención en aquello que estemos haciendo. Practícalo. Si estás comiendo, solo come. Si estás estudiando, solo estudia. Tu atención se irá entrenando poco a poco y la focalización y el intervalo o tiempo que dediquemos a cada tarea concreta será cada vez más prolongado y exigirá menor exigencia.

La metodología del coaching organizacional, centrado en incrementar la productividad del trabajo mediante la motivación del personal, la resolución de problemas y el trabajo en equipo, puede ser asimismo de gran ayuda.

Y, algo fundamental, desconecta tu teléfono móvil. ¿Eres capaz de conseguirlo? Siléncialo y evita todas esas notificaciones que te “obligan” a mirarlo ¿cinco, diez veces mientras estás intentando concentrarte?

Cómo mejorar la concentración: estos ejercicios… ¡funcionan!

Después de muchas horas intentando retener un contenido o un temario, la ansiedad empieza a hacer mella y a bloquear el interés por la materia. Cuando eso sucede, se pueden utilizar herramientas para desconectar de esa sensación, cargar baterías y empezar de nuevo.

  • Ejercita la atención plena. Estírate, desperézate y respira de forma consciente, profunda y abdominal. Mantén los ojos abiertos, sintiendo como el aire recorre el cuerpo. Prueba a introducir pequeños-grandes tips en tu vida diaria. Este vídeo resume en cuatro puntos sencillos cómo practicar el aquí y ahora de forma cotidiana.

  • Fotografía mental: Elige un objeto que haya en tu entorno. Obsérvalo detenidamente, la forma, el color, el material, la textura. Después, con los ojos cerrados, dibújalo en tu imaginación intentando recordar todo lo posible del mismo.
  • Los juegos de sopas de letras, crucigramas o sudokus son una  forma amena de potenciar el estado de concentración y de realizar ejercicios mentales muy eficaces.

Estudia las técnicas más adecuadas para rendir a tope

Aprender cómo mejorar la concentración resulta básico para hacer brillar un potencial que no siempre está bien aprovechado. Y, sobre todo, resulta fundamental a la hora de enfrentarse a un reto mayúsculo, como un exámen o unas oposiciones. En Campus Training encontrarás cursos de calidad para que tu rendimiento y productividad se incrementen de forma exponencial, empleando menos tiempo y fijando perfectamente cualquier contenido.

  • Recibe información gratis y sin compromiso

No tienes excusa. Rellena el formulario y empieza a prepararte. Es el momento de cambiar tu futuro y hacerlo con las mejoras herramientas a tu alcance. ¿Qué esperas?

 

Marta Sánchez Galindez

Redactor en Campus Training

  • Recibe información gratuita
Etiquetas
  • Recibe información gratis y sin compromiso
?>
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?