Cómo memorizar leyes

¡Aprende aquí a memorizar más fácilmente las leyes y que nada te frene para lograr el éxito en la preparación de tus oposiciones!
Cómo memorizar leyes
Rubén Vizcaíno Pena
Rubén Vizcaíno Pena 17 de enero de 2022

    ¿Te gustaría saber cómo memorizar leyes de la forma más rápida y eficiente posible? Si es así, no te pierdas los consejos de estudio que compartimos contigo en este artículo. ¡Vamos allá!

     

    Cómo memorizar leyes: ¿es una tarea difícil?

    Sin duda, muchos opositores se plantean la cuestión de cómo memorizar leyes porque consideran que es todo un reto difícil de abordar.

    Sin embargo, no tiene por qué ser así.

    Es cierto que, si no estás acostumbrado a leer textos jurídicos, este tipo de materias pueden resultarte demasiado densas, con un lenguaje complejo y un poco enrevesado.

    Precisamente por eso es importante que tengas muy clara tu estrategia de estudio y no caigas en algunos de los errores más frecuentes en este ámbito, como son los siguientes:

    • Empezar a memorizar antes de comprender bien el texto.
    • No tener clara la estructura de la ley.
    • Estudiar las leyes sin conectarlas con otras partes del temario o con tus conocimientos previos.

    En estos casos, es fácil que te frustres y que no consigas realmente optimizar tu rendimiento en el estudio de las leyes propias de tu oposición.

    Si te identificas con algunos de estos problemas, ¡sigue leyendo!

     

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!

    ¿Qué materiales necesito?

    Antes de entrar de lleno en la cuestión de cómo memorizar leyes, asegúrate de contar con el material básico que vas a necesitar para esta tarea:

    • Material de escritura. Utiliza los subrayadores, bolígrafos o lápices de colores con los que te sientas más cómodo. También necesitarás papel para tomar notas y elaborar resúmenes o esquemas.
    • El temario correspondiente. Habitualmente, el estudio de las leyes se incluye como parte del temario de una oposición. En este sentido, es esencial que dicho temario esté perfectamente actualizado. Así, ten en cuenta que las materias de legislación son las que más frecuentemente sufren reformas y modificaciones, por lo que es muy importante que todos tus temas estén al día.
    • Los textos legales. Aunque estudies directamente de un temario, deberías contar también con el correspondiente texto de la ley o leyes que debas memorizar. Por supuesto, no es necesario que la tengas impresa. Es perfectamente posible trabajar con archivos pdf, disponibles en la web del BOE o en otras páginas sobre legislación. Así, contar con el texto íntegro de la ley te permitirá:
      • Consultar la redacción literal de un determinado artículo en caso de duda. Los temarios no están libres de errores. Además, muchas veces condensan lo que indica la ley para facilitar el estudio. Sin embargo, puede ser interesante acceder al texto completo para entenderlo mejor.
      • Comprender la materia en su contexto. Durante el estudio, conviene saber dónde se ubica el artículo que estás tratando de memorizar. De este modo, conocer cuál es la sección o título de la ley puede ayudarte a encajar la materia en un ámbito determinado, así como a relacionarla con otros artículos.

     

    Cómo memorizar leyes paso a paso: una estrategia que funciona

    Como ya te explicábamos al analizar cómo estudiar un tema en una hora, no siempre es posible memorizar tan rápido como nos gustaría. Todo depende de factores como la dificultad y extensión de la materia y, por supuesto, de la capacidad propia de cada persona.

    En cualquier caso, lo que sí es posible es optimizar el proceso para lograr la máxima eficiencia y, por tanto, sacar partido a todo tu potencial.

    Como verás, no es una tarea excesivamente difícil. Ahora bien, como cualquier otro proceso de estudio, requiere una cierta paciencia, constancia y esfuerzo.

    Veamos, pues, cómo memorizar leyes paso a paso:

    1. Comprende lo que estás leyendo y resuelve todas tus dudas

    Durante la primera lectura del tema o del apartado de la ley que corresponda, no trates de memorizar la información.

    En este punto, tu tarea se limita a hacer una lectura pausada del contenido y, por supuesto, a comprenderlo plenamente. Por tanto, si te encuentras con alguna dificultad, trata de resolverla antes de pasar a la siguiente etapa:

    • Consulta las palabras que no conozcas. El diccionario de la RAE puede ayudarte a resolver la mayoría de dudas. No obstante, si es algo más técnico o específico, puedes acudir a un glosario jurídico o a webs especializadas.
    • Busca ayuda. Si estás matriculado en una academia de oposiciones, aprovecha para consultar con tus profesores cualquier cuestión que te suscite dudas. También los foros de oposiciones pueden ser un recurso interesante, si bien no te van a ofrecer el mismo grado de fiabilidad.
    • Utiliza tus conocimientos previos. Aunque no hayas estudiado Derecho, seguro que tienes al menos un mínimo conocimiento de ciertas cuestiones legales. Por ejemplo, si sigues las noticias de actualidad, habrás oído hablar de cómo se aprueban las leyes, cuáles son las mayorías necesarias, conocerás el nombre de muchas instituciones del Estado, estarás al día de ciertas polémicas, etc. Cualquier detalle puede ayudarte a comprender mejor lo que estás leyendo y a ponerlo en contexto.

    Cuando hayas completado esta primera lectura con un 100% de comprensión del contenido, puedes pasar a la siguiente etapa.

    2. Subraya sin pasarte

    Sin duda, el subrayado es una herramienta que sigue siendo de la máxima utilidad para memorizar leyes.

    De este modo, para hacerlo de forma más útil y eficiente, procura:

    • No subrayar en exceso. De lo contrario, esta técnica perderá gran parte de su utilidad.
    • Utilizar un código de colores coherente. Por tanto, trata de asignar siempre el mismo color al mismo tipo de contenidos, ya sea por jerarquía de importancia o por otro aspecto que quieras tener en cuenta.

    Además, el subrayado correcto es una magnífica base para abordar el siguiente paso: la elaboración de esquemas.

    3. Esquemas: una gran ayuda para estudiar leyes

    Como decíamos, el proceso de memorización de leyes debe comprenderse en un contexto amplio. Es decir, debes ser consciente de dónde se ubica el artículo que estás estudiando en cada momento, de qué trata la sección, capítulo o título correspondiente; qué viene antes y qué viene después; etc.

    En este sentido, los esquemas o mapas mentales son herramientas de enorme utilidad.

    Si has hecho un buen subrayado en el paso anterior, ahora te será muy fácil elaborar el esquema correspondiente. De nuevo, no trates de hacer un esquema excesivamente detallado, que recoja prácticamente todo el contenido del tema o del texto legal.

    Se trata de tener una base visual que te permita interiorizar la estructura de la materia y, por tanto, facilitar su asimilación. No sirve de nada tener una simple reproducción del contenido en otro formato.

    4. Memorizar

    Si has completado los pasos anteriores, ahora puedes abordar el núcleo de la cuestión con mayores garantías. Así, aunque no haya una única forma de responder a la pregunta de cómo memorizar leyes, existen ciertos aspectos que siempre deberías tener en cuenta:

    • La repetición es inevitable. Efectivamente, para memorizar, hay que repetir. No obstante, no se trata de leer una y otra vez lo mismo, de forma automática y distraída. Al contrario, en cada repetición debes hacer un esfuerzo activo y consciente por retener el contenido, sin prisas, distracciones ni precipitaciones.
    • Utiliza la guía visual del subrayado y los esquemas. Ten siempre al lado los esquemas que hayas elaborado anteriormente y fíjate también en las ideas subrayadas en el texto. Pueden ser un apoyo visual que te ayude a fijar los conocimientos en la memoria con mayor facilidad. Cuando ya estés un poco más familiarizado con el tema, puedes intentar darle una «vuelta» completa al material utilizando únicamente el esquema como referencia.
    • No desprecies las técnicas clásicas. Hay reglas mnemotécnicas que seguro que ya conoces y que pueden ayudarte a memorizar ciertos aspectos de la ley. Por supuesto, no puedes basar todo tu estudio en estas herramientas, pero sí puedes aprovecharlas cuando te sean útiles. Por ejemplo: formar palabras nuevas con las iniciales de otras palabras, sustituir números por letras, utilizar la técnica del «Palacio de la Memoria», etc.

    5. Comprobar: un paso clave para memorizar leyes

    Como nos dice la conocida «Técnica Feynman», solo habrás dominado un tema cuando seas capaz de explicarlo a otra persona sin dificultad.

    Por tanto, una buena forma de reforzar la memorización de leyes y comprobar tus conocimientos es intentar explicar lo estudiado sin consultar los materiales. Si no tienes ningún compañero de estudio, puedes hacerlo igualmente explicándote el tema a ti mismo en voz alta, completamente de memoria.

    En este proceso, te darás cuenta de:

    • Hasta qué punto has memorizado la ley.
    • Si hay alguna sección que no comprendes perfectamente.
    • Qué partes necesitarías repasar.

    Hablando de repasos, estos son una parte esencial dentro de la cuestión de cómo memorizar leyes. Veamos por qué.

    6. Repasar

    Efectivamente, los repasos sucesivos son esenciales para evitar que haga efecto la «curva del olvido».

    Por tanto, además del repaso final que hagas en su día, es importante que vayas incorporando los repasos parciales a intervalos cada vez más amplios. De este modo irás reforzando todo lo estudiado anteriormente y cada vez te resultará más fácil revisar los materiales.

    Tienes más consejos acerca de los repasos en nuestro artículo sobre cómo memorizar rápido. Además, si buscas algo más específico sobre el estudio de ciertas leyes, recuerda que ya hemos explicado anteriormente cómo estudiar la Constitución.

     

    Ahora que ya sabes cómo memorizar leyes de forma rápida y eficaz, seguro que te resulta mucho más fácil abordar este reto y lograr el resultado que estás buscando. ¿Te animas a probar nuestros consejos?

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!