Cómo ser funcionario sin opositar

¿Se puede llegar a ser funcionario sin opositar? ¡Te contamos todos los detalles sobre este tema para que no te quedes con dudas!
Cómo ser funcionario sin opositar|Cómo ser funcionario sin opositar
Rubén Vizcaíno Pena
Rubén Vizcaíno Pena 9 de febrero de 2021

    Mucha gente se pregunta cómo ser funcionario de opositar y no encuentra respuestas claras a esta cuestión. En este artículo te explicamos con todo detalle si esto es posible y en qué normas nos basamos para afirmarlo. ¿Comenzamos?

     

    Cómo ser funcionario sin opositar: ¿es esto posible?

    Ante la pregunta de cómo ser funcionario sin opositar, podemos dar una respuesta muy simple: no es posible con carácter general.

    Por tanto, salvo las excepciones que veremos, no hay ningún procedimiento especial o «truco» oculto para conseguir una plaza de funcionario sin superar un proceso selectivo. Esto se fundamenta, entre otras, en dos normas bien conocidas:

    • La Constitución Española. Así, en su artículo 103 indica que «la ley regulará el estatuto de los funcionarios públicos», así como «el acceso a la función pública de acuerdo con los principios de mérito y capacidad». Y, precisamente, la forma de justificar que se cumplen estos principios es a través de un procedimiento selectivo de oposición o similar.
    • El Estatuto Básico del Empleado Público (TREBEP). De este modo, en su artículo 61 señala que los sistemas selectivos de funcionarios son el de oposición y el de concurso-oposición. No obstante, existen ciertos casos en los que se admite el concurso.

    De este modo, aunque con carácter general no sea posible, sí hay dos supuestos en los que podríamos hablar de cómo ser funcionario sin opositar:

    • En aquellos casos en los que una ley permita excepcionalmente utilizar el sistema de concurso.
    • Para puestos de personal eventual o de confianza. Aunque estos empleados públicos no son funcionarios, a veces se utiliza este término de forma laxa (e incorrecta) para incluirlos.

    En los siguientes apartados veremos ambos casos en detalle.

     

    Cómo ser funcionario público mediante concurso

    El Estatuto Básico del Empleado Público indica, en el artículo que acabamos de mencionar, que los sistemas selectivos de funcionarios son:

    • La oposición.
    • El concurso-oposición.
    • Excepcionalmente, el concurso.

    Por tanto, esta tercera opción sería la única en la que, literalmente, podríamos preguntarnos cómo ser funcionario sin opositar.

    Así, como quizás ya sabrás, el concurso es un procedimiento en el que simplemente se valoran los méritos de los aspirantes para elegir a los más adecuados para un puesto. Entre otras cuestiones, suele tenerse en cuenta la formación académica, la experiencia profesional, los cursos realizados, las publicaciones, docencia, etc.

    Sin embargo, el concurso se usa habitualmente en conjunto con una fase de oposición previa. Se trata de los procedimientos denominados «concurso-oposición».

    Solo excepcionalmente se utiliza el concurso puro como sistema selectivo de funcionarios. Para ello, debe existir una norma con rango de ley que expresamente contemple este caso para un determinado tipo de plaza en concreto.

    De todos modos, aunque se haga por concurso, el procedimiento debe:

    • Basarse en los principios de mérito y capacidad. Por tanto, el sistema selectivo debe diseñarse para elegir a los mejores candidatos para ese puesto.
    • Debe fundamentarse en criterios objetivos. De este modo, la valoración de los méritos no puede hacerse de forma subjetiva ni estar abierta a interpretaciones (más allá de lo estrictamente necesario).
    • Ha de respetar el principio de igualdad. Por tanto, no puede ser discriminatorio ni privilegiar a unos candidatos sin justificación objetiva.

     

    Cómo ser «funcionario» sin opositar: el personal eventual o de confianza

    La otra excepción, como decíamos, realmente no es tal. Así, nos referimos al caso del llamado personal eventual o de confianza.

    Como sabrás, existen cuatro tipos de empleados públicos:

    • Funcionarios de carrera.
    • Funcionarios interinos. Son los que ocupan un puesto de funcionario de manera transitoria, en tanto no se cubre definitivamente por un funcionario de carrera.
    • Personal laboral. Son trabajadores cuyos contratos se rigen por la legislación laboral. De este modo, pueden ser de tres tipos:
      1. Fijo.
      2. Por tiempo indefinido.
      3. Temporal.
    • Personal eventual, que es el caso que ahora nos interesa.

    Pues bien, tal y como nos dice el TREBEP (artículo 12), el personal eventual tiene las siguientes características:

    • Se nombra con carácter no permanente.
    • Solo realiza funciones expresamente calificadas como de confianza o asesoramiento especial. Por ejemplo, en puestos de secretaría de altos cargos, asesores, jefes de prensa, jefes de gabinete o similares.
    • Su número está limitado por ley.
    • Se pueden nombrar y cesar libremente por la autoridad de la que dependan. Por tanto, no se celebra un procedimiento de oposición, concurso o concurso-oposición. Así, la autoridad o alto cargo elige a aquella persona que quiera, sin necesidad de justificar su decisión en criterios objetivos.
    • En cualquier caso, cesarán cuando se produzca el cese de la autoridad a la que se preste la función de confianza o asesoramiento.

    Ahora que ya sabes cómo ser funcionario sin opositar, seguro que se han despejado todas tus dudas. Como has visto, aparte del caso excepcional del concurso para funcionarios, no existe ninguna otra opción. En este sentido, los puestos de personal eventual son muy distintos, ya que no te ofrecen la seguridad y estabilidad de una plaza de funcionario.

    Recibe información gratis y sin compromiso
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training