Busca tu centro 910 323 790 607 70 54 34
Contacto
Campus Virtual

¿Qué es la curva del olvido?

Descubre qué es la curva del olvido, cómo afecta en la preparación de oposiciones y cuáles son los mejores «trucos» para evitar sus efectos.
que es curva de olvido, ¿Qué es la curva del olvido?

    En este artículo descubrirás qué es la curva del olvido, cómo te afecta en la preparación de oposiciones y cuáles son los mejores «trucos» para evitar sus efectos.

    ¡Sigue leyendo si quieres conocer todos los detalles!

    Curva del olvido: definición

    La curva del olvido es una representación gráfica del efecto que tiene el paso del tiempo sobre la memoria.

    Así, esta curva ilustra cómo (y a qué ritmo) vamos olvidando la información memorizada a medida que transcurre el tiempo.

    Gráficamente, se representa mediante una curva descendente (de color rojo, en esta imagen), donde el eje vertical nos indica la cantidad de información retenida y el horizontal, el tiempo transcurrido:

    forguetting curve

    Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Curva_del_olvido

    La velocidad con la que se olvida la información depende de diversos factores, como por ejemplo:

    • El tipo de contenido de que se trate. Así, cuanto más impactante o más relevante sea para nosotros, más tiempo lo recordaremos.
    • La forma de estudiarlo o memorizarlo. Si empleamos técnicas de estudio eficaces, apoyadas por reglas mnemotécnicas, olvidaremos más lentamente.
    • Factores como el estrés, el descanso o el sueño, que pueden tener una gran incidencia en el ritmo de olvido.
    • La capacidad propia de cada persona, aunque se estima que la importancia de este factor no es tan relevante en la práctica.

    En este sentido, la curva del olvido afecta a todos los individuos, con independencia de su retentiva o su capacidad memorística.

    Lo que es realmente importante es conocer las técnicas o métodos para prevenir sus efectos, como luego veremos.

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!

    ¿Quién «descubrió» la curva del olvido?

    El concepto de curva del olvido se debe al psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus, que acuñó esta expresión en 1885.

    Ebbinhaus fue de los primeros en abordar el estudio de la memoria humana de una forma sistemática. Sus importantes descubrimientos siguen siendo una referencia a día de hoy para cualquier persona interesada en mejorar su capacidad retentiva.

    En este sentido, descubrió que la memoria sigue unos patrones muy regulares en todas las personas, que se pueden reflejar gráficamente mediante una curva exponencial descendente.

    En resumen, esto quiere decir que olvidamos a mayor velocidad en los primeros momentos después de recibir la información.

    A medida que pasa el tiempo, la curva se suaviza y olvidamos a menor ritmo.

    De hecho, los experimentos de Ebbinghaus concluyeron que, en la mayoría de casos, olvidamos prácticamente el 75% de la información a los dos días de haberla recibido.

    ¿Cómo afecta la curva del olvido al estudio de oposiciones?

    Como puedes imaginarte, los efectos de la curva del olvido pueden ser devastadores para un opositor u opositora.

    Y es que retener los contenidos de un temario más o menos amplio es todo un reto.

    Dado que la mayoría de las oposiciones en nuestro país tienen una fuerte carga memorística, contarán con más probabilidades de éxito quienes mejor sepan gestionar la curva del olvido.

    Por tanto, no se trata de evitar que actúe esta curva (ya que es inevitable y natural), sino de poner todos los medios para reducir sus efectos.

    Te contamos cómo llevarlo a la práctica.

    Cómo evitar la curva del olvido: técnicas que funcionan

    Efectivamente, existen ciertos métodos o técnicas que han demostrado su eficacia para disminuir los efectos negativos de la curva del olvido.

    Estos son los 5 más importantes:

    1. Intencionalidad en el estudio

    El primer paso es llevar a cabo un estudio serio, intencional y concentrado.

    Por tanto, cada vez que te pongas delante del temario, haz un esfuerzo activo por entender, asimilar y memorizar.

    No te limites a leer de forma distraída o a trabajar con constantes interrupciones.

    Trata de estudiar en un lugar tranquilo y silencioso, donde nadie te vaya a molestar. Prioriza tu concentración en todo momento.

    Es preferible que estudies menos tiempo, pero al 100% de intensidad, que pasar muchas horas «a medio gas».

    Acuérdate también de hacer pausas y descansos para no saturarte.

    2. Plan de repasos: repetición espaciada vs. curva del olvido

    Los repasos son el mejor remedio para mitigar los efectos de la curva del olvido. De hecho, el propio Ebbinhaus demostró cómo los repasos a ciertos intervalos conseguían revertir las pérdidas de información.

    Por tanto, es crucial que no dejes los repasos para el final.

    En ese caso, cuando te pusieras a repasar, prácticamente estarías iniciando el estudio de nuevo, ya que no recordarías casi nada de lo estudiado.

    La técnica de la repetición espaciada nos dice que hay que revisar la materia a intervalos de tiempo cada vez más amplios.

    De este modo, cuando termines de estudiar un tema, podrías repasarlo con una frecuencia similar a esta:

    • Al día siguiente. Como verás, te resultará muy fácil recordarlo prácticamente todo, por lo que terminarás el repaso muy rápidamente.
    • Tres días después del primer repaso.
    • Una semana después del anterior repaso.
    • Etc.

    Puedes experimentar con intervalos diferentes, para encontrar el ritmo de repasos que mejor te funciona.

    Con esto lograrás que la curva del olvido se «reinicie» después de cada repaso consiguiendo una mejor retención del contenido a largo plazo.

    3. Reglas mnemotécnicas

    Estas técnicas de memorización pueden ayudarte a retener información compleja, datos muy específicos o contenidos especialmente difíciles de recordar.

    Existen muchas técnicas diferentes, por lo que tendrás que probar las que mejor te funcionen. Estas son algunas de las más conocidas:

    • El «palacio de la memoria» o método loci.
    • Acrónimos.
    • Rimas.
    • Conversión numérica.
    • Cadenas.

    Si quieres saber más acerca de estos y otros métodos, échale un vistazo al artículo que dedicamos a explicar las mejores reglas mnemotécnicas para oposiciones.

    4. Diversidad de inputs

    Otra buena forma de mejorar la retentiva al estudiar es utilizar distintas fuentes para aprender.

    Por tanto, además de un temario de calidad (bien subrayado), puedes trabajar con:

    • Resúmenes
    • Esquemas
    • Mapas mentales
    • Clases en vídeo
    • Temas grabados en audio
    • Legislación
    • Lecturas complementarias
    • Etc.

    No obstante, trata de no dispersarte en exceso, concentrando tus esfuerzos en aquellos materiales que mejor te funcionen.

    5. Práctica

    Si, después de estudiar, practicas con test de autoevaluación o tratas de explicar el tema en voz alta sin consultar el temario (como sugiere el método Feynman), verás cómo mejora tu capacidad de retención de lo estudiado.

    Lo importante es que no te limites a trabajar siempre con el temario a la vista, sin poner a prueba tu memoria.

    En definitiva, ahora que ya sabes qué es la curva del olvido y cómo evitar sus efectos, seguro que podrás conseguir un mejor resultado en el proceso de preparación de tus oposiciones.

    ¡Ánimo y suerte!

    Bibliografía:

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    Img_1
    ¡Adivínalo gratis!
    Recibe información gratis y sin compromiso
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training
    • Por favor, escribe un número entre 0 y 90.
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Nuestros sellos de calidad

    Indicador ARDAN 2022
    Sistema Nacional de Empleo