Busca tu centro 910 323 790 607 70 54 34
Contacto
Campus Virtual

¿Qué es la dieta mediterránea?

La famosa dieta mediterránea se basa en un consumo equilibrado de alimentos propios de esta región ¡Entra y descubre sus beneficios!
dieta-mediterranea-que-es

    La famosa dieta mediterránea se basa en un consumo equilibrado de alimentos propios de esta región, fundamentalmente verduras, frutas y cereales sin olvidar el aceite de oliva, entre otros. Se ha convertido en una cultura en sí misma que incluso es Patrimonio inmaterial de la Humanidad. Te contamos todo sobre ella.

    ¿Qué es la dieta mediterránea?

    Se trata más ya de un estilo de vida que de una dieta en sí misma. Todo el mundo ha oído hablar de la dieta mediterránea y de sus múltiples beneficios. Esta forma de alimentación se basa en el consumo equilibrado de alimentos frescos y nutrientes esenciales propios de la forma de comer de las regiones mediterráneas.

    Este estilo gastronómico se ha ido transmitiendo de generación en generación en lugares como Grecia, España, Italia o el sur de Francia.

    La dieta mediterránea se basa originariamente en el consumo de alimentos que proceden de cultivos tradicionales de estos lugares tales como olivo, vid o trigo además de otros incorporados posteriormente como la patata o el pimiento.

    En general este tipo de dieta se basa en reducir el consumo de carnes e hidratos de carbono en beneficio de más alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas.

    ¿Qué alimentos se incluyen en la dieta mediterránea?

    Ahora que ya sabemos qué es la dieta mediterránea es momento de averiguar cómo es y qué tipo de alimentos incluyen. Entre ellos están las verduras y legumbres, frutas, pescado azul, cereales, pasta, frutos secos, carnes blancas leche y sus derivados o huevos.

    El elemento estrella de la dieta mediterránea es el aceite de oliva que cuenta con alto contenido en vitamina E, carotenos y grasas de origen vegetal que ayudan a evitar la obstrucción de las arterias. En esta dieta se recomiendan cantidades moderadas de proteínas magras (como pescado, marisco y aves de corral), así como huevos, productos lácteos o vino. Las carnes rojas y los dulces deben consumirse con menos frecuencia.

    La eficacia de la dieta mediterránea está no tanto en el tipo de alimentos sino en la forma de consumirlos. Han de ser frescos y de temporada, sin procesar a poder ser. El aceite de oliva ha de ser la principal fuente de grasa y debe consumirse bastante fibra a través de las frutas, verduras o legumbres. Las proteínas han de venir sobre todo de carnes blancas y pescados. Se recomienda el consumo de lácteos diario ya que son fuentes de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc.) y vitaminas. También se debe consumir de forma diaria pan y alimentos procedentes de cereales.

    Recuerda que la forma de cocinar es importante con técnicas sencillas que sirvan para potenciar el sabor y aroma de los alimentos. Por ejemplo, hervir los alimentos, hacerlos al vapor, consumirlos crudos en ensaladas o asados con aceite de oliva.

    Este es el tipo de alimentación de la pirámide alimentaria que ofrece una pauta equilibrada y completa nutricionalmente.

    Esta dieta no es solo una pauta alimenticia, sino que engloba todo un estilo de vida y factores socioculturales.

    No te olvides que has de combinar esta dieta con ejercicio físico de forma regular y con una buena hidratación que debe ser de alrededor de un litro de agua y medio al día.

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!

    Origen de la dieta mediterránea

    La dieta mediterránea, que en 2010 fue declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, destacó su importancia como expresión cultural de una parte del planeta.

    Sus orígenes primarios están en las costumbres alimenticias tradicionales y propias de las regiones del mar Mediterráneo. Aquí florecieron civilizaciones como la griega, la romana, la fenicia etc.

    Por ejemplo, en la Antigua Grecia la alimentación estaba basada en alimentos frescos como frutas, verduras, pescado, lácteos o aceite de oliva. La filosofía de la época defendía el equilibrio también con el aspecto alimenticio. En el caso de la Antigua Roma se consumían también alimentos frescos, legumbres, granos, frutas y verduras junto al aceite de oliva, el pescado y el vino.

    A esto se une el clima mediterráneo de veranos cálidos y secos e inviernos suaves y húmedos que favorece el cultivo de muchas frutas, verduras, legumbres, aceite y vino. También durante siglos se ha practicado una agricultura sostenible con respeto por la tierra y sus cultivos.

    La dieta mediterránea se popularizó en la época moderna gracias especialmente a un estudio que llevó a cabo el epidemiólogo Ancel Keys, titulado “Estudio de los Siete Países», que destacó la relación entre la dieta de los habitantes de la región mediterránea y su baja incidencia de enfermedades cardíacas, menor nivel de colesterol en sangre y en general tasas más bajas de enfermedades.

    Beneficios de la dieta mediterránea

    Si adoptas el patrón de dieta mediterránea debes saber que esta dieta tiene beneficios probados en la salud a través de investigaciones científicas y estudios epidemiológicos. Algunos de los beneficios de la dieta mediterránea son los siguientes:

    • Reduce el riesgo de enfermedades cardiacas. El consumo de grasas saludables presentes en el aceite de oliva y los ácidos grasos omega-3 del pescado son beneficiosas para la salud cardiovascular.
    • Ayuda a controlar el peso. Incluir en la dieta alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y granos enteros, junto con grasas saludables, ayuda a mantener el peso adecuado.
    • Mejora la función cognitiva. Los nutrientes de la dieta mediterránea como antioxidantes y los ácidos grasos omega-3 se asocian con una mejora en la función cognitiva y con menor riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas. Estudios recientes demuestran que, al actuar simultáneamente sobre múltiples mecanismos, la dieta mediterránea puede prevenir la muerte celular y restaurar la función de las neuronas dañadas.
    • Reduce la inflamación. La dieta mediterránea tiene alimentos ricos en antioxidantes como frutas, verduras o aceite de oliva que contribuyen a reducir la inflamación en el cuerpo. Aumenta el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino, lo que reduce la inflamación, según un reciente estudio.
    • Mejora la diabetes tipo 2. La dieta mediterránea ayuda a controlar la diabetes tipo 2, mejora la sensibilidad a la insulina y regula los niveles de glucosa en sangre.
    • Mejora la salud ósea. Este tipo de dieta mejora el estado de los huesos ya que proporciona calcio a través de productos lácteos y magnesio a través de frutas y verduras.
    • Equilibra el colesterol. La dieta mediterránea puede ayudar a mantener niveles saludables de colesterol al favorecer grasas saludables y reducir el consumo de grasas saturadas. Esto es posible gracias al omega 3 del pescado azul por ejemplo o del aceite de oliva.
    • Reduce el riesgo de ciertas enfermedades y aumenta la esperanza de vida. Algunos estudios sugieren también que esta dieta mediterránea es beneficiosa para disminuir el riesgo de algunas enfermedades crónicas incluido el cáncer. Otros sugieren que va ligada a una mayor esperanza de vida y un envejecimiento más saludable.

    ¿Cómo saber más sobre la dieta mediterránea?

    Si deseas saber más sobre la dieta mediterránea y cómo aplicarla de manera profesional puedes formarte con FP superior en nutrición y dietética. Se trata de una formación oficial y reconocida por el Ministerio de Educación y FP de dos cursos de duración.

    El objetivo de esta formación es proporcionar una visión amplia de la nutrición humana, desmitificar las ideas equivocadas sobre las dietas, ofrecer los conocimientos necesarios y actualizados sobre dietética y nutrición y aplicar las herramientas necesarias.

    El nutricionista es el profesional encargado de corregir malos hábitos alimenticios en los pacientes para evitar problemas de salud causados por una mala dieta. Este técnico tiene la capacidad para identificar qué clase de metabolismo y organismo tiene el paciente y de paso crear una dieta idónea para el paciente.

    Se trata de un ciclo teórico-práctico en el que vas a formarte con varios módulos. Entre estos contenidos teóricos verás algunos como organización y gestión del área de trabajo asignada en la unidad dietética, alimentación equilibrada, dietoterapia, control alimentario, microbiología e higiene alimentaria, educación sanitaria y promoción para la salud, fisiopatología aplicada a la dietética.

    Además, este ciclo superior de dietética tiene un módulo de formación en centros de trabajo. Así podrás acceder a prácticas en empresas del sector, poner en práctica lo aprendido, ver cómo funcionan y tener

    Entre las tareas que vas a realizar como profesional de la nutrición y la dietética están:

    • Elaborar y supervisar dietas adaptadas a pacientes y colectivos según la patología específica que sufran.
    • Comprobar la composición de los alimentos para determinar su calidad higiénico-dietética.
    • Supervisar la conversación, manipulación y transformación de los alimentos de consumo humano.
    • Promover la salud en la comunidad mediante actividades de educación y promoción de la salud generando buenos hábitos alimenticios.

    Ahora ya sabes qué es la dieta mediterránea, qué incluye y sus múltiples beneficios. Si deseas una formación específica y a tu medida puedes contar con un centro especializado como Campus Training. ¿Comenzamos?

    Bibliografía:

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    Img_1
    ¡Adivínalo gratis!
    Recibe información gratis sobre FP Oficial de Grado Superior en Dietética
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training
    • Por favor, escribe un número entre 0 y 90.
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Artículos relacionados

    Cursos relacionados

    FP Oficial de Grado Superior en Dietética
    Presencial
    FP Oficial

    de Grado Superior en Dietética

    Ver formación

    Nuestros sellos de calidad

    Indicador ARDAN 2022
    Sistema Nacional de Empleo