Estudiar para preparador físico: especialízate en el sector deportivo

¿Sabes qué hay que estudiar para ser preparador físico? Te lo contamos en detalle en este artículo. ¡No te lo pierdas y toma nota!
Inicio / Noticias / Estudiar para preparador físico: especialízate en el sector deportivo
Gemma González López 15 octubre, 2020

estudiar para preparador físico – entrenamiento personal

Como probablemente sepas, el sector deportivo está viviendo una época muy boyante, así que el mejor momento para estudiar para preparador físico es ahora.

En el artículo de hoy vamos a hablar de esta profesión y la formación que se necesita para ejercerla. Preparados, listos, ¡ya!

 

¿Cómo ser preparador físico?

En primer lugar, vamos a dedicar unas líneas a explicar brevemente qué hace un entrenador personal. Las funciones de estos profesionales del deporte se desarrollan en torno a un objetivo principal: ayudar a las personas a mejorar su forma física.

Dicho esto, es cierto que no todo el mundo tiene la misma meta en mente cuando se decide a confiar en un entrenador para ponerse en forma. Y aunque parezca contrario a la intuición, no somos capaces por nosotros mismos de identificar qué nos pide el cuerpo o qué nos conviene en materia de ejercicio.

Por eso, es necesario tener una formación específica y estudiar para preparador físico. De esta manera, podrás realizar con toda seguridad un plan de entrenamiento que se adecue a los objetivos y necesidades de tus clientes.

Hablemos en detalle sobre las principales funciones para las que estarás capacitado después de estudiar para preparador físico. ¡Toma nota!

 

Evaluación inicial: establecer objetivos

Realizar una evaluación inicial del estado físico de la persona con la que vamos a entrenar. Antes de poder elaborar un plan de entrenamiento, deberás tener una entrevista previa para conocer mejor al cliente, sus objetivos, su estilo de vida, cuánto ejercicio practica, qué tipo de alimentación lleva, etcétera.

De esta manera, tendrás información sobre la que basarte para establecer las rutinas de entrenamiento más adecuadas para obtener los resultados deseados conforme a los objetivos marcados.

 

Seguimiento personalizado

Al estudiar para preparador físico aprenderás los conocimientos que necesitas para llevar un seguimiento personalizado de tus clientes. A lo largo de las sesiones sabrás identificar qué ejercicios funcionan mejor y cuáles no, con lo que podrás realizar ajustes para conseguir progresivamente la mejora del estado físico inicial de tus clientes.

Pasado un tiempo de entrenamiento continuado, podrás echar la vista atrás con perspectiva y elaborar un pequeño informe sobre el progreso del cliente, la consecución de objetivos y el establecimiento de nuevas metas, etc.

A través de un control esmerado de la evolución de cada cliente será más fácil alcanzar las metas fijadas.

Supervisión: la seguridad ante todo

Otro de los aspectos más importantes para los que tendrás formación una vez termines tu curso de entrenador personal es la supervisión al realizar los distintos ejercicios de una sesión de entrenamiento.

La parte más importante para mejorar no solo es la constancia, sino también la correcta ejecución de cada movimiento. Así se evitarán lesiones que puedan dañar la musculatura, lo cual supondría un obstáculo porque retrasaría llegar a los objetivos. Despacito y con buena letra, como escribió el gran Antonio Machado.

 

Motivación: parte entrenamiento, parte coaching

Seguro que has escuchado a muchos profesionales del deporte decir que su trabajo a veces consiste en ser psicólogos más que entrenadores. Gran parte del éxito deportivo se consigue a través de un buen enfoque psicológico.

Además de la teoría que aprendas en un curso de preparador físico, deberás aprender algunas técnicas para motivar adecuadamente a tus clientes.

Recuerda partir siempre de la base de que cada persona lleva tras de sí una serie de circunstancias personales que no tenemos por qué conocer y que pueden trasladarse a los entrenamientos, con la consecuencia de llegar a afectar al ánimo y el rendimiento.

Además, no todo el mundo muestra la misma predisposición hacia el ejercicio físico. ¡Y un mal día lo tiene cualquiera! Teniendo esto en mente, procura emprender cada sesión con un enfoque humano y comprensivo que te permita motivar a tu cliente trasmitiéndole tu confianza y seguridad.

Anímale a no rendirse y hacer una, dos ¡y tres repeticiones más! Y recuérdale el objetivo principal: mejorar su calidad de vida y, sobre todo, divertirse.

 

Alimentación, la gran aliada

Además de las rutinas de ejercicio que progresivamente irás cambiando para ajustarlas al progreso de cada cliente, también es importante tener conocimientos de nutrición.

Hay quien dice que el éxito para cumplir objetivos físicos es 80% dieta, 20% sudor, por lo que la alimentación juega un papel muy importante en la mejora de la forma física.

Hoy en día casi cualquier curso de entrenador personal dedica una parte del temario a la alimentación, por lo que al estudiar para preparador físico estarás también preparándote para ofrecer asesoramiento nutricional a tus clientes.

De esta forma abordarás los entrenamientos con un enfoque global que permita a tus clientes complementar los ejercicios con una dieta adecuada que les ayude a mejorar el rendimiento y, en última instancia, conseguir los resultados deseados.

 

¿Qué estudiar para ser preparador físico?

Bien, ahora que hemos detallado las funciones más destacadas de entrenador personal, la siguiente pregunta que te estarás haciendo es qué necesitas para ejercer. El requisito principal es la titulación: necesitarás un curso de preparador físico de calidad que te avale a la hora de lanzarte al mercado laboral.

En Campus Training te ofrecemos un completo curso de personal training y nutrición deportiva que te preparará para ser un gran profesional deportivo.

Gracias a nuestro programa formativo aprenderás todo lo relacionado con el funcionamiento del cuerpo humano en materia deportiva y, además, estudiarás conceptos de nutrición y dietética enfocados al entrenamiento.

 

Salidas profesionales

Una vez tengas tu título bajo el brazo, ya podrás iniciar tu búsqueda de empleo. Estudiar para preparador físico te capacita para trabajar en centros deportivos o crear tu propio empleo.

Si optas por montar tu propio negocio, ten en cuenta que además de un curso de entrenador personal, también tendrás que darte de alta como autónomo. Una vez hecho el papeleo, podrás ofrecer oficialmente tus servicios como personal trainer.

 

Curso de entrenador personal de Campus Training

Ahora que ya te hemos contado qué necesitas estudiar para preparador físico, ¿te animas a intentarlo?

Con nuestro curso de personal training y nutrición deportiva podrás conseguir una formación de calidad para ejercer una profesión con amplias expectativas laborales. ¡El entrenamiento personal está de moda y ha venido para quedarse!

Si deseas recibir más información sobre el curso, no dudes en contactar con nosotros a través del formulario. ¡Te esperamos!

Gemma González López

Redactora en Campus Training

  • Recibe información gratis y sin compromiso
?>
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?