Formación financiera: todas tus opciones formativas

Te presentamos una amplia oferta en formación financiera: grados, másteres, cursos de especialización, certificaciones y FP
formacion financiera, Formación financiera: todas tus opciones formativas
Rubén Vizcaíno Pena
Rubén Vizcaíno Pena 16 de enero de 2020

    La formación financiera es una de las áreas más demandadas y versátiles de cara al mercado laboral. Sea cual sea tu nivel de estudios y tu ambición profesional, seguro hay un curso perfecto para ti. ¿Quieres descubrirlo?

    ¿Qué es la formación financiera?

    El concepto de educación o formación financiera es realmente amplio y puede utilizarse en distintas acepciones:

    • En un sentido estricto, podemos llamar formación financiera a toda aquella formación estructurada con finalidad profesional, sea o no de carácter oficial, cuyos contenidos se refieren a las áreas de finanzas, contabilidad y demás ámbitos afines.
    • En un sentido amplio, llamamos educación o formación financiera, con carácter general, a la adquisición de conocimientos (básicos o avanzados) acerca del funcionamiento del dinero, productos financieros, planificación de finanzas personales, inversión, etc.

    En consecuencia, tanto si pretendes dedicarte profesionalmente a ello como si solo quieres aprender a gestionar mejor tu dinero, la formación financiera puede ser tu gran aliada. Veamos cómo.

    Tipos de formación en finanzas

    Dejando aparte, de momento, la educación financiera para particulares (que retomaremos en el último apartado), podemos distinguir los siguientes tipos de formación financiera:

    • Grados y masters universitarios del área de economía, finanzas y administración de empresas.
    • Ciclos de Formación Profesional en el área financiera.
    • Cursos de especialización de tipo profesional.
    • Certificaciones del área financiera (como el CFA y similares).

    A continuación analizamos cada uno de estos tipos de formación financiera con más detalle.

    Formación financiera en la universidad: grados y masters

    Como ya sabrás, el área de economía y finanzas es una de las más demandadas en el ámbito universitario. En el nivel de grado, con una duración habitual de cuatro cursos académicos y 240 créditos, podemos destacar carreras como las siguientes:

    • Grado en Finanzas y Contabilidad.
    • Grado en Finanzas y Seguros.
    • Grado en Administración y Dirección de Empresas.
    • Grado en Economía.
    • Dobles grados que incluyen formación en finanzas y, adicionalmente, marketing, turismo u otros aspectos.

    En lo que se refiere a los masters de formación financiera, la oferta es, si cabe, todavía más amplia. Algunos de los más conocidos ofrecen titulaciones como las siguientes.

    • Master en Finanzas.
    • Master en Dirección Financiera.
    • Master en Economía y Finanzas.
    • Master en Banca y Finanzas.
    • Máster Universitario en Instituciones y Mercados Financieros.
    • Master in International Finance.
    • Master en Análisis Financiero.
    • Como novedad, empiezan a ofertarse masters y postgrados en FinTech o tecnologías financieras.

    Hoy en día puedes cursar diversos grados y, sobre todo, masters en finanzas sin necesidad de asistir a clases presenciales. Así, la oferta de estudios online o semipresenciales no ha dejado de crecer y (sobre todo) mejorar en los últimos años.

    Ten en cuenta que, para acceder a los grados universitarios, deberás disponer de un título de Bachillerato y haber superado la EBAU, sin perjuicio de las otras vías de acceso a la universidad. En el caso de los masters, en general, suele exigirse contar con una titulación previa de grado.

    Formación en finanzas en la FP

    Fuera del ámbito universitario también es posible cursar estudios reglados y oficiales que te ofrecen una formación financiera de calidad.

    Este es el caso de ciclos de Formación Profesional como el de Técnico Superior en Administración y Finanzas. Los principales módulos que integran esta titulación son los siguientes:

    • Gestión de la documentación jurídica y empresarial.
    • Recursos humanos y responsabilidad social corporativa.
    • Ofimática y proceso de la información.
    • Proceso integral de la actividad comercial.
    • Comunicación y atención al cliente.
    • Gestión de recursos humanos.
    • Gestión financiera.
    • Contabilidad y fiscalidad.
    • Gestión logística y comercial.
    • Simulación empresarial.
    • Formación y orientación laboral.

    Para acceder a este tipo de formación financiera de FP, debes disponer de un título de Bachiller, Técnico o equivalente (COU, titulación universitaria previa, etc.).

    Como en el caso de los grados, la Formación Profesional te ofrece también una gran flexibilidad. Aparte de la enseñanza presencial tradicional, puedes completar tu titulación a distancia a través de internet. Así, puedes prepararte por tu cuenta sin necesidad de asistir a clase y luego presentarte a las pruebas libres para la obtención del título.

    Certificaciones en formación financiera

    En el ámbito de la formación financiera, existen también algunas certificaciones que gozan de un gran prestigio en el ámbito laboral.

    Suelen configurarse como una serie de exámenes bastante duros que dan acceso a la obtención de una certificación que acredita tus conocimientos en el área financiera.

    Sin duda, el más conocido y valorado es el CFA, Chartered Financial Analyst o Analista Financiero Certificado. Se trata de una titulación expedida por el CFA Institute y que exige la superación de tres duros exámenes organizados según el nivel de dificultad:

    • El nivel 1 se centra en evaluar tu conocimiento sobre herramientas de inversión, así como sobre los estándares éticos y profesionales de los analistas financieros. Adopta la forma de cuestionario tipo test.
    • El nivel 2 se dedica a la valoración de activos, aplicando los estándares profesionales propios del análisis financiero. Se utiliza un formato de examen de casos prácticos.
    • Por último, el nivel 3 pone el énfasis en la gestión de carteras, a través de supuestos prácticos referidos tanto a activos de renta variable como de renta fija y derivados.

    Otras certificaciones en formación financiera también muy valoradas, aunque quizás menos conocidas, son las dos siguientes:

    • FRM: Financial Risk Manager o Gerente de Riesgo Financiero.
    • CAIA: Chartered Alternative Investment Analyst o Analista de Inversiones en gestión de activos alternativos.

    Cursos de formación financiera

    Al margen de la formación reglada de carácter oficial y de las certificaciones, hay muchas otras opciones para adquirir una buena formación financiera con orientación profesional.

    En este sentido, los cursos de especialización profesional pueden aportarte una formación financiera de calidad al tiempo que presentan las siguientes ventajas respecto de otro tipo de titulaciones:

    • Suelen ser mucho más flexibles tanto en lo que se refiere al formato de enseñanza como a la rapidez con la que incorporan nuevos contenidos.
    • Requieren un menor compromiso de tiempo que las titulaciones universitarias o las certificaciones profesionales.
    • No suelen exigir una titulación previa.

    Las opciones en este ámbito son realmente amplias, cubriendo diferentes aspectos del área de formación financiera. Por ejemplo, si quieres adquirir unos conocimientos amplios y polivalentes, puede ser interesante que realices un curso de Administración y Finanzas.

    Sin embargo, si te atrae el área comercial del sector bancario, una opción muy demandada es la de Asesor Comercial en Entidades Financieras.

    Formación en finanzas para todos

    Finalmente, es interesante al menos mencionar una faceta más general y accesible de la formación financiera. Nos estamos refiriendo a una educación financiera básica, para todos los públicos, que pueda ser útil en la vida cotidiana.

    En este sentido, en los últimos años muchos países han empezado a incorporar este tipo de contenidos en la educación primaria o secundaria, además de promover acciones formativas en finanzas para adultos.

    Algunos de los objetivos que se pretende alcanzar con este tipo de educación financiera son los siguientes:

    • Mejorar la comprensión de los productos bancarios por parte de los consumidores.
    • Contribuir a una mejor gestión del patrimonio personal a través de una buena planificación financiera, la elección de productos de ahorro e inversión adecuados y una correcta gestión del riesgo.
    • Prevenir la proliferación de estafas financieras, así como evitar el endeudamiento excesivo o las malas decisiones de inversión por parte del gran público.

    La incidencia de este tipo de acciones formativas, tanto a nivel individual como social, puede ser realmente positiva. Aunque todavía falta mucho por hacer, el interés en la educación financiera no ha dejado de crecer en los últimos años.

    En definitiva, sean cuales sean tus aspiraciones personales y profesionales, la formación financiera siempre va a aportarte algo positivo. ¿No te gustaría mejorar tus conocimientos en esta área y, de paso, transformar tu perfil profesional?

    Recibe información gratis y sin compromiso
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training