Funciones perito judicial: qué hacen y cómo lo hacen

¿Conoces las funciones de un perito judicial? Descubre el día a día de una profesión fascinante, con muchas posibilidades.
Inicio / Noticias / Funciones perito judicial: qué hacen y cómo lo hacen
Marta Sánchez Galindez 15 diciembre, 2020

funciones perito judicial

¿Has oído hablar alguna vez de los peritos judiciales? Puede que no, bajo ese nombre. Pero si te decimos decimos que son quienes se encargan de aportar, procesar y evaluar las pruebas de un delito, seguro que te suena más. Las funciones de un perito judicial van todavía más allá; sobre todo, dependiendo de la especialidad.

Te invitamos a conocer una profesión bastante desconocida, pero muy interesante. ¡Vamos a descubrirla!

 

Perito judicial: ¿en qué consiste su labor?

Si eres fan (como yo) de las series de investigación, muy probablemente te harás una idea de cuáles son las funciones de los peritos judiciales. Son esos personajes que acuden al lugar del crimen, recogen las muestras o las etiquetan, miden, señalan… Y también, los que más tarde se encargan de su procesado y su archivado.

Sin los peritos judiciales, ni Grishom, ni Horatio, ni la fiscal de The Closer, ni el mismísimo Colombo serían capaces de llegar a conclusiones fiables (bueno, Colombo tal vez sí). El trabajo de estos profesionales es esencial para poder probar qué ha sucedido y cómo ha sucedido, ante algún delito o falta que haya que investigar. En general, los peritos judiciales realizan lo que se llama peritaje, dentro de las investigaciones emprendidas cuando se inicia un proceso judicial.

El peritaje finaliza con la realización del informe judicial, que pasará a formar parte del proceso y será suministrado a todas las partes.

Para ser perito judicial, por lo tanto, es imprescindible estar especializado en determinadas materias. Es precisamente esta especialización la que convierte a estos profesionales en fuentes expertas y fiables para la resolución de las causas.

 

Tipos de peritos judiciales

La cuestión de la especialización en distintas materias conlleva la categorización de la profesión de perito judicial. Lógicamente, es imposible que una sola persona esté especializada en grafología, psiquiatría, informática, medicina, tasaciones…

Por lo tanto, lo habitual es que cada profesional sea capaz de trabajar en un área, en la cual se convierte en autoridad gracias a sus conocimientos y experiencia.

En base a esto podemos señalar distintos tipos de especialización: según el tipo, las funciones de un perito judicial variarán. Hay dos formas de categorizar a estos profesionales:

  • Dentro de un proceso judicial existen dos tipos: los que designa el juez y los que establece una de las partes, o ambas. Independientemente de quién haya designado al perito, su informe pericial tendrá el mismo valor probatorio.
  • Según la especialización podemos encontrar peritos judiciales grafólogos, médicos, psiquiatras, tasadores, informáticos, navales, ingenieros, criminalistas…

En resumen, hay casi un perito judicial por cada campo profesional. Cuanta más especialización, formación y experiencia tenga un profesional de este ámbito, mayores probabilidades tendrá de encontrar trabajo, superar unas oposiciones o conseguir mejores condiciones laborales.

 

Funciones de un perito judicial criminalista

No lo podemos evitar: en el ámbito judicial, siempre resultan más atrayentes (por la dosis de literatura, cine y emoción que conllevan) las especialidades relacionadas con crímenes y delitos. El boom de las series de forenses, con la pionera CSI a la cabeza y seguida de cerca por The Closer y Crossing Jordan (y quién sabe cuántas más), ha hecho que en los últimos años muchos estudiantes hayan optado por formarse como forenses o peritos judiciales.

De hecho, a día de hoy la figura del perito judicial criminalista una de las que más interés despierta. En general, sus tareas son las mismas que las que hemos mencionado antes. Pero al dedicarse a escenarios concretos (delitos), las funciones específicas varían.

La ciencia de la criminalística está compuesta por una serie de lo que se conoce como ciencias forenses: técnicas enfocadas para investigar y probar los delitos, cuál ha sido su proceso y quiénes los han perpetrado.

Dentro de esta categoría podemos establecer las siguientes funciones:

  • Acudir a la escena del crimen e inspeccionar en persona el escenario. También deberá examinar cualquier prueba que se haya encontrado allí.
  • Analizar el escenario, realizando mediciones y teniendo en cuenta los componentes, las distancias, los posibles daños en el entorno, etc.
  • Posteriormente, se encargará de reconstruir los hechos. También escuchará las versiones de los testigos (y sospechosos, de haberlos), analizando cuidadosamente cada parte y realizando una valoración.
  • Analizar las pruebas orgánicas, como manchas de sangre o identificación de huellas. En este proceso, el perito suele trabajar en colaboración con expertos de laboratorio.
  • Realizar un análisis de balística (de haberse empleado un arma de fuego) y del resto de las armas.
  • En ocasiones, el perito judicial criminalista trabaja codo con codo con los informáticos forenses. ¿Nunca habías oído hablar de esta profesión? Son quienes examinan el hardware dañado o destruido (discos duros, ordenadores, pendrives…) con el objeto de recuperar la información que contienen.
  • Por último, entre las funciones de un perito judicial criminalista se incluye también el análisis de cualquier documentación escrita o audiovisual obtenida durante la investigación.

 

Fórmate como perito judicial criminalista y vive una profesión fascinante

Si ya estabas pensado en estudiar algo relacionado con la criminología, seguro que este artículo te ha dado el empujoncito final. No lo dudes: la profesión de perito judicial criminalista es perfecta si lo tuyo es la investigación, el examen de los detalles, la deducción y la minuciosidad.

Si además eres fan de la literatura, el cine o las series de investigación, podrás vivir en persona situaciones que antes solo podías contemplar en la pantalla o las páginas de los libros. El curso de perito judicial criminalístico te aportará la formación ideal para trabajar como perito judicial en criminología.

Podrás ser un «lobo solitario» y ejercer por tu cuenta, o formar parte de una empresa. Y si en algún momento te planteas presentarte a unas oposiciones, con este aprendizaje (y tu experiencia laboral) tendrás ya parte del camino recorrido.

 

Campus Training te acerca a tus objetivos

Solo te queda dar un paso más. Rellena el formulario y en poco tiempo y sin compromiso alguno por tu parte, recibirás toda la información que necesitas para encontrar el curso ideal.

Formación presencial, a distancia o mixta; adaptada a tu caso personal; aprendizaje a través de la práctica, y entre 60 y 300 horas de prácticas en empresas donde entrarás en contacto con el mundo «real» de los profesionales que trabajan en el ámbito de la criminología. ¿Te lo imaginas?

Marta Sánchez Galindez

Redactor en Campus Training

  • Recibe información gratis y sin compromiso
?>
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?