Historia de la Formación Profesional: pasado, presente y futuro

Conoce la historia de la Formación Profesional y sus orígenes europeos hasta el nuevo futuro de la FP en España. Desde al pasado hasta el mañana.
Inicio / Noticias / Historia de la Formación Profesional: pasado, presente y futuro

Los estudios encaminados a la inserción laboral han sido la base de la formación profesional. Una enseñanza que tiene raíces históricas en Europa  y cuyo modelo se exportó a España con algunas particularidades. Analizamos la historia de la formación profesional en este recorrido. ¿Nos acompañas?

Historia de la formación profesional: el origen

Entendemos por formación profesional todos aquellos estudios y aprendizajes encaminados a la inserción, reinserción y actualización laboral. Su objetivo principal es aumentar y adecuar el conocimiento y habilidades de los actuales y futuros trabajadores a lo largo de toda la vida. Actualmente, en la mayoría de los países se le conoce a estas enseñanzas como educación y formación profesional.

En la historia de la formación profesional podemos remontarnos a la Edad Media. Lo que podemos denominar como formación profesional era similar en toda Europa occidental.

Hasta los siglos XVIII y XIX no aparecieron sistemas de FP completamente nuevos. Con la Revolución Industrial surgió una adaptación nacional  diferenciada a las nuevas necesidades de cualificación.

Nacen entonces los modelos clásicos de formación profesional, cuyas características se fueron consolidando durante la primera mitad del siglo XX y que, con pocas transformaciones, persisten en la actualidad. Se trata del modelo  liberal del Reino Unido, el regulado por el Estado de Francia y el corporativo dual de Alemania.

En general, la configuración moderna de los modelos de formación profesional en Europa se asienta después de la Segunda Guerra Mundial, asociados a las necesidades de reindustrialización. Por su parte, en España se mantuvo una formación en oficios concebida como un elemento de compensación social.

Los sistemas de forma­ción profesional en los países de la Unión Europea son entre sí dife­rentes; en Alemania, por ejemplo, la responsabilidad de la formación la tiene prioritariamente la empresa. Cuentan con la FP dual que combina teoría y prácticas laborales remuneradas al mismo tiempo.

El gobierno británico pretende que el sector privado se compro­meta en la tarea de extender y mejorar la formación profesional. Disponen de los TEC (Training and Enterprises Councils), encar­gados de fomentar la obtención de cualificaciones profesionales por parte de los jóvenes que abandonan el sistema escolar a los 16 años y los CTC (City Technology Colle­ges), responsables de la formación cualificada.

En Francia, los interlocutores sociales, agrupaciones empresa­riales y sindicales juegan un papel muy importante en la elaboración de las políticas de enseñanza profe­sional.

En la historia de la formación profesional ha habido una profunda evolución. Hasta hace poco tiempo adquirir conocimientos profesionales era equivalente a trabajar como aprendiz en empresas, talleres o explotaciones que no exigían conocimientos previos.

La creencia de que la FP es para los menos “capacitados” o que cursar una carrera universitaria proporciona más salidas laborales forma parte ya del pasado.

La tendencia ha cambiado gracias a una exigencia de conocimientos teóricos que ha obligado a una profesionalización de la propia FP. Aún así estas enseñanzas se han tenido que enfrentar al desprestigio social frente a otras enseñanzas superiores, un prejuicio que poco a poco ha ido desapareciendo.

Los perfiles técnicos son altamente demandados por las empresas y con la FP existe también la opción de formarse en el extranjero.

Historia de la FP en España

Remontándonos al siglo XIX podemos señalar algunos antecedentes en la historia la formación profesional en España con la creación de las Escuelas de Artes y Oficios o la promulgación de la Ley de Instrucción Pública (Ley Moyano).

Ya en el siglo XX, cabe destacar  la Ley de Aprendizaje Industrial de 1911 y en 1928 el Estatuto de la Formación Profesional, que cubría las necesidades de formación profesional institucio­nalizada para lo que se creó una red de centros organizada.

Tras la guerra civil se produce una reestructuración con la  Ley Orgánica de Formación Profesional Industrial de 1955. La oferta formativa se organiza inicialmente en tres niveles: el preaprendizaje (dos años), la oficialía (tres años) y la maestría (dos años).En un país con unos niveles bajísimos de educación general, este modelo de formación profesional fue rápidamente reconocido por las empresas y valorado por la población. Hasta hace poco tiempo, muchos mandos medios en las empresas provenían de esta visión, utilizando las referencias de aprendiz, oficial y maestro.

En 1970 la  Ley General de Educación estructuró las enseñanzas de FP en tres niveles (Formación Profesional de Primer Grado, Formación Profesional de Segundo Grado y Formación Profesional de Tercer Grado). Se trata de una formación profesional modernizada, como pasarelas para la salida de los jóvenes de la educación hacia el empleo, con una formación especializada y adaptada a las necesidades de las empresas.

Independientemente de los problemas en su aplicación, que fueron muchos, la Ley General de Educación aportó dos cuestiones claves: la incorporación de la formación profesional al sistema educativo y la integración de diferentes acciones de formación profesional disgregadas.

En 1990, la LOGSE también intenta una acción reformadora de la formación profesional, implantando el modelo de pasarelas y ampliando la formación obligatoria, la ESO, tomándola como condición para la formación profesional. Con la LOGSE, la formación profesional se integra con los institutos de enseñanza secundaria.

La aprobación de la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, permite crear el Sistema Nacional de Cualificaciones y Formación Profesional, y establece el marco legal para el desarrollo de todos sus instrumentos.

De esta ley se derivarán posteriormente las normas reguladoras de las cualificaciones y las ofertas de formación profesional, así como los sistemas para la evaluación, el reconocimiento y la acreditación de las cualificaciones y la competencia profesional que se han ido produciendo hasta la actualidad.

Por último, la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, y la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, establecen nuevas medidas en el ámbito de la Formación Profesional Inicial.

En 2013 la LOMCE Incorpora la Formación Profesional Básica como un nivel que sustituiría a los PCPI creados en la LOE pero con una titulación propia y que permite el acceso a los Ciclos Formativos de Grado Medio.

La Ley 30/2015 reguló la planificación y financiación del sistema de formación profesional para el empleo en el ámbito laboral,

La Ley prevé un sistema eficiente de seguimiento y prospección del mercado laboral, basado en la coordinación de todos los actores.

En la actualidad la Formación Profesional en España está integrada por dos sistemas:

  • Sistema de formación profesional reglada o inicial, que depende del Ministerio de Educación y de las Comunidades Autónomas.
  • Sistema de formación para el empleo, vinculado al Ministerio de Empleo y Seguridad Social y a las Comunidades Autónomas.

Los retos de la formación profesional

El mercado laboral actual demanda  perfiles que, además del conocimiento técnico especializado, tengan capacidad para desarrollar habilidades y conocimientos relacionados con la propia lógica del negocio. Este tipo de habilidades requieren  la práctica profesional.

En el modelo de FP actual es vital  promover la relación continuada entre empresas y centros educativos, a través de los módulos de prácticas en centros de trabajo. Acercar los sistemas productivo y educativo requiere impulsar la autonomía de los centros y potenciar su relación con las empresas.

En este sentido cobra especial importancia el modelo de FP dual importado de Alemania y puesto en marcha recientemente con éxito en España.

A la hora de hablar de retos de futuro para la formación profesional podemos señalar tres fundamentales:

  • Atracción: España es claramente deficitaria en FP, especialmente en grado medio. Nuestro país está 14 puntos por debajo de la media europea. Es vital seguir aumentando el número de matriculaciones en la FP, especialmente en aquellas familias profesionales con mayor demanda en el mercado laboral y las titulaciones de grado medio. Así la FP sería un motor para mejorar la eficiencia del mercado laboral español, reduciendo la sobrecualificación.
  • Para mejorar la capacidad de dar respuesta a las necesidades del mercado laboral deben implantarse mecanismos permanentes de cooperación y comunicación entre el mundo empresarial y los centros educativos y otros agentes del entorno educativo. La FP puede contribuir a mejorar las condiciones de empleabilidad de las personas a medio y largo plazo. Su sistema modular y flexible permite combinar ciclos de formación y de empleo para progresar en la trayectoria profesional.
  • Capacitación. La polarización de la población española respecto al nivel de estudios y capacitación es un importante lastre para el mercado laboral. Esto trae consigo consecuencias como el desempleo, las dificultades para cubrir posiciones intermedias y la sobrecualificación, que termina provocando una descapitalización de la población activa que la sufre.

Tras este recorrido por la historia y los retos de la formación profesional, es fácil darse cuenta de la vital importancia de esta enseñanza que ofrece amplias posibilidades de inserción laboral y es una gran opción de futuro. En Campus Training te guiamos para que consigas cualquier título de técnico en FP.

Historia de la Formación Profesional: pasado, presente y futuro
5 (100%) 1 voto
  • Recibe información gratuita

Marcos de Campus Training

28 marzo, 2019

Compartir
  • Recibe información gratis y sin compromiso
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en