Historia de la Hotelería

Conoce la historia de la hotelería: el origen de los hoteles, pensiones, hospedaje y todos los tipos de servivio de alojamiento para turistas. ¡Empezamos!
Inicio / Noticias / Historia de la Hotelería

historia de la hoteleria

Alojarse ha sido una necesidad de la especia humana desde la antigüedad. Las actividades económica ligadas a la prestación de ese esos servicios de alojamiento dieron lugar a la hotelería que ha evolucionado mucho hasta nuestros días. En este artículo hacemos un repaso de la historia de la hotelería para que no te pierdas si te interesa el sector.

Historia de la hotelería: qué es y cómo surgió la hostelería

¿Qué es la hotelería? La hotelería es una rama del turismo que abarca los servicios de alojamiento para turistas en diversos establecimientos (hoteles, pensiones, hospedajes…).

La historia de la industria hotelera se remonta a la antigüedad (años 1000 a 500 a. de C.) cuando los comerciantes viajaban de un lugar a otro para intercambiar mercancías a cambio de hospedaje.  En ese tiempo surgieron posadas en los caminos para alojar a los viajeros y a sus caballos a cambio de dinero. Eran lugares donde los huéspedes se alojaban junto al ganado y se les ofrecía un servicio de comidas.

Hacia los siglos X y XI tras la caída del Imperio Romano los monasterios se apropiaron del servicio de hospedaje. Lo prestaban de forma voluntaria y además estaba protegido por ley. A partir del siglo XII y XIII las cruzadas dieron un fuerte impulso al comercio y la hospitalidad dio paso a locales que comenzaron a cobrar a cambio de alojamiento. De los siglos XV al XVIII se desarrolla un servicio de posadas no solo destinadas al alojamiento de viajeros sino también como centros de actividades, negocios o para elegir a miembros del consejo eclesiástico o del parlamento.

La revolución de la hotelería moderna

El punto de inflexión en la historia de la hotelería vino con la Revolución Industrial y la generalización de los medios de transporte que permitió a las personas desplazarse de forma masiva de un lugar a otro.  Por aquel entonces, los viajes están reservados a clases más adineradas que podían salir de vacaciones y por tanto exigían alojamientos acorde a su nivel económico. Se generalizan establecimientos para comer y pernoctar y surge así lo que conocemos como hotelería moderna.

El primer hotel de concepción moderna fue el “Badische Hof” construido en Alemania, con algunos aspectos novedosos para la época como sala de lectura o biblioteca. Con la aparición del ferrocarril también surgen los hoteles “término” para dar alojamiento a los viajeros al lado de las estaciones. A mediados de 1800 aparecen los hoteles de propiedad corporativa.  El famoso Ritz y su cadena de hoteles se inaugura en 1880 y el modelo de negocio se extiende de Europa a Estados Unidos tras 1900. Francia fue el gran referente en la industria hotelera desde mediados del siglo XIX hasta que a finales del siglo XX Estados Unidos tomó el relevo con sus grandes cadenas hoteleras y gigantes establecimientos.

La industria hotelera es hoy una de las principales y en algunos países europeos ocupa el primer puesto de la industria nacional.

Tipos de alojamientos en la hotelería

Existe una gran variedad de alojamientos hoteleros. Comenzando por los  propios hoteles, podemos distinguir diferentes tipos en función de la calidad y el nivel de los servicios que proporcionan. Las categorías se pueden clasificar por letras que van de la E a la A, por estrellas que van de 1 a 5 y  por clases que van de  cuarta a primera.

Dependiendo a la instalación y al lugar en que se encuentre ubicado el hotel estos pueden ser:

  • Urbanos o de ciudad: están ubicados en los centros históricos de las ciudades o en las zonas comerciales. Están destinadas a los viajes turísticos y de negocios.
  • De aeropuerto: destinados a pasajeros de tránsito o personal de líneas aéreas y situados en zonas cercanas a los aeropuertos.
  • De playa: ideales para turistas que viajan en viajes organizados en lugares costeros y cuya estancia será de varios días.
  • De naturaleza: cerca de las reservas científicas, de las áreas protegidas y de los parques naturales con estancias también duraderas y con instalaciones y servicios que permiten disfrutar de la vida al aire libre.
  • Apartahoteles: son bloques de apartamentos, casas, bungalows y demás edificaciones similares
  • Hoteles familiares: suelen ser pequeños y tienen una gestión familiar.
  • Albergues turísticos: ofrecen alojamiento en estancias cortas y por lo general tienen un uso compartido de las instalaciones.
  • Hoteles monumento: ubicados en lugares de interés cultural, como castillos, pazos…
  • Hoteles balneario: empresas de aguas termales, minerales, de manantial, así como los centros de talasoterapia, siempre y cuando dispongan de instalaciones turísticas complementarias.
  • Establecimientos de turismo rural: son edificaciones ubicadas en el medio rural que prestan servicios de alojamiento turístico mediante contraprestación económica.
  • Campings: son terrenos delimitados, dotados y acondicionados para la ocupación temporal. La pernoctación puede ser en tiendas de campaña, remolques, caravanas u otros elementos similares fácilmente transportables. Además pueden tener instalaciones permanentes, siempre y cuando sean independientes y no superen el 25% de las plazas total del camping.
  • Moteles: alojamientos de paso, de una noche situados en zonas de tránsito o carretera.
  • Viviendas vacacionales: unidades de alojamiento aisladas en apartamentos, bungalows, viviendas uniformes y en general cualquier vivienda ofrecida por motivos vacacionales mediante contraprestación económica.

Ser parte de la historia de la hotelería: ¿cómo convertirse en profesional de la hotelería?

Trabajar en la industria hotelera es una opción de futuro con amplias posibilidades de inserción laboral. Para ello puedes formarte en varias áreas relacionadas con los servicios hoteleros como cocina  y restauración, o recepcionista. La formación más completa puede ser un grado universitario en hostelería y turismo pero también puedes acceder a una gran cantidad de grados medios y superiores para formarte y trabajar como profesional en cualquier establecimiento hotelero o incluso montar el tuyo propio.

También puedes optar por formación complementaria como el curso de recepcionista de hotel de Campus Training que te prepara para trabajar en uno de los sectores con mayor demanda laboral en los últimos años.

Con esta formación aprenderás el funcionamiento de una recepción, habilidades  y técnica básicas de atención al cliente o el proceso de facturación y producción hotelera.

El sector hotelero es pues un sector con tradición y  al alza en la actualidad que llegó a los 17 millones de euros de facturación el pasado año. En Campus Training te guiamos para que aproveches esta oportunidad y trabajes en el hotel que siempre has soñado. Solo necesitas pedirnos información:

  • Recibe información gratis y sin compromiso

Historia de la Hotelería
5 (100%) 1 voto
  • Recibe información gratuita
  • Recibe información gratuita
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en