Historia de Renfe

¿Sabces cuál es la historia de Renfe, cuál fue su origen y cómo se llegó a convertir en lo que es hoy? ¡Te lo contamos en este artículo!
Inicio / Noticias / Historia de Renfe
Marcos Nebreda López 25 septiembre, 2020

historia de renfe españa

Cada día transporta a millones de viajeros y es la única empresa pública española dedicada al transporte ferroviario, pero ¿cuál es la historia de Renfe, cuál fue su origen y cómo se llegó a convertir en lo que es hoy?

En este artículo hacemos un repaso por la vida de la operadora ferroviaria desde su nacimiento en 1941 hasta la actualidad.¡Pasajeros al tren, que arrancamos!

 

Los orígenes del sistema ferroviario en España

Hasta la segunda mitad del siglo XIX en España las diligencias de caballos eran el medio de transporte principal para recorridos largos. Se trataba de un sistema de traslado que solo se podían permitir las personas adineradas y los desplazamientos duraban días e incluso semanas.

La Revolución Industrial en Europa trajo consigo el desarrollo del ferrocarril para fines comerciales. La construcción de la primera línea de ferrocarril moderna del mundo unió en 1830 Liverpool con Manchester.

Desde ese momento, la red se extendió y dominó el sector del transporte terrestre a medianos del siglo XIX. Entonces España comenzó a trabajar en este medio de transporte para acortar distancias en su territorio.

Lo más curioso es que el primer ferrocarril español no se construyó en España, sino en una de sus colonias por aquel entonces, Cuba, que inauguró el tramo La Habana-Güines en 1837.

Esta línea de ferrocarril fue la primera que se construyó en el entonces territorio español y en toda Iberoamérica, la segunda de América y la cuarta del mundo y estaba destinada a transportar las mercancías de la rica región agrícola de Güines con el puerto de La Habana.

 

Primera línea en España

En 1848 llegó a España la primera línea de ferrocarril con la línea Barcelona-Mataró con sus casi 30 km de recorrido y que sigue funcionando a día de hoy.  El día 8 de octubre se hizo la prueba oficial con 10 coches y 400 personas y el 11 de octubre se efectuó una inspección oficial que fue un total éxito.

El 28 de octubre de 1848 se inaugura el ferrocarril con su salida oficial de la estación de Barcelona y la llegada a Mataró. El viaje de vuelta se realizó en 35 minutos. El ferrocarril fue un éxito total y contribuyó a facilitar el crecimiento y la prosperidad del Maresme.

Fue tal su éxito que, en menos de un lustro, había comenzado el funcionamiento también de la ruta entre Madrid y Aranjuez. La línea unía Madrid directamente con el Palacio Real de Aranjuez pues fue concebido inicialmente para el uso de la Reina Isabel II y la Corte Española. Más tarde supuso también el primer paso del ferrocarril para unir Madrid a Andalucía y Levante.

En 1855 se aprueba la Ley de Ferrocarriles, impulsada por el nuevo gobierno progresista. Esta ley fue decisiva para impulsar el desarrollo de la red, facilitó la captación de los capitales extranjeros necesarios para llevar a cabo la construcción y según esta ley, las concesiones serí­an otorgadas por ley, y a la vez se establecí­a un programa de ayudas estatales.

 

El ferrocarril español se hace adulto

A partir de 1855 se levantaron a nivel nacional cientos de kilómetros de vías de ferrocarril, casi todas partiendo desde Madrid que era el principal centro urbano y, al mismo tiempo, el punto en el que iniciaban o concluían la mayoría de las carreteras de diligencias.

Es cuando comienza la construcción del ferrocarril Madrid-Hendaya, que conectará a la capital con Francia. Dos años después se producirá la fundación de la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España, que terminará la construcción del ferrocarril a Irún.

Desde 1856 también comienza su actividad la Compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (MZA), que dirige su expansión ferroviaria desde la capital hacia el Mediterráneo, Zaragoza y Andalucía.

Con la llegada de la Guerra Civil el servicio ferroviario en España fue nacionalizado y surgió así en 1941 la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles: RENFE.

En el norte de España se mantuvieron algunas líneas de vías estrecha en manos de firmas privadas y finalmente fueron nacionalizadas en 1965, dando paso a los Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha (FEVE).

Renfe contaba en el momento de su creación con 12.401 kilómetros de vía.  Al comienzo tuvo que enfrentarse a una dura tarea de reconstrucción por los daños causados por la Guerra Civil y unificar las diferentes líneas de ferrocarriles. El objetivo era implantar una organización única de ferrocarriles.

En 1949 se aprobó el Plan General de Reconstrucción y Reformas Urgentes con el objetivo de resolver las necesidades más importantes. En la década de 1950 se empezaron a ver los frutos de este plan y a recuperar la situación de preguerra pero de forma tímida.

 

Modernización de Renfe

A partir de los años 60 comienza una fase de modernización y apertura de España y también marca un punto de inflexión en la historia de Renfe y del sistema ferroviario. En 1965 el Gobierno aprueba el Plan Decenal de Modernización de 1964-1973 que pretende convertir en rentable el ferrocarril.

En 1968 se inauguró el ferrocarril directo Madrid-Burgos, que hasta la actualidad ha constituido la última gran línea de ancho ibérico en ser construida.

La llegada de los vehículos a motor en la década de los 60 también supuso una seria competencia para el ferrocarril y con la década siguiente desapareció una importante red de tranvías en España.

La crisis del petróleo de 1973 trajo una crisis profunda a la economía española pero Renfe siguió con los programas de reformas y experimentó con la alta velocidad entre Madrid y Barcelona y también dio un impulso a la electrificación de las principales líneas ferroviarias.

 

Renfe en la democracia española

Con la llegada de la democracia se firma en 1979 el Contrato Programa donde el Estado aporta los recursos necesarios para la explotación y las inversiones y Renfe se compromete a mejorar la calidad de sus servicios y a elaborar un plan que permita su recuperación: el Plan general de Ferrocarriles.

Se mejora la larga distancia pero a mediados de los 80 Renfe se encuentra en una situación de déficit importante y se decide el cierre de muchas líneas. En concreto en  1985 se cierran 914 km de vías y se dejan para uso exclusivo de mercancías otros 933 km.

Con el nuevo sistema político, FEVE, que todavía sigue arrastrando una grave crisis, cederá a algunas autonomías la gestión de varias de sus líneas. En 1986-1987 se aprueba el Plan de Transporte Ferroviario.

Este plan pretende conseguir velocidades por encima de los 200 km/h y establecer una doble vía en el triángulo Madrid-Barcelona-Valencia, que es el que soporta más tráfico. Con esta finalidad se llevarán a cabo mejoras en las líneas y también comenzó a construcción para un nuevo acceso ferroviario a Andalucía (NAFA).

En esta época se produce un aumento del tráfico de cercanías en las ciudades más importantes del país y se abren redes de cercanías en Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga o Bilbao.

Cercanías, media distancia, etc.

Renfe se va a subdividir en varias unidades de negocio y deja de tener una división administrativa por zonas. Es entonces cuando se divide en torno a cinco grandes unidades de negocio que son cercanías, media distancia, larga distancia, alta velocidad y mercancías.

En los orígenes de la historia de Renfe, la división era por zonas con un total de siete: Madrid (Norte), Madrid (Atocha), Sevilla, Valencia, Barcelona, Bilbao y León.

 

La historia actual de Renfe

En la historia de Renfe actual es importante también hablar de la alta velocidad. La línea Madrid-Sevilla será la primera de alta velocidad que se inaugura en España en el año 1992.

El Plan Director de Infraestructuras que se puso en marcha en 1990 con un plazo de 15 años, puso en marcha la extensión de la alta velocidad a otras líneas de la península. Es el caso de Madrid, Barcelona, Comunidad Valenciana o Andalucía.

A partir de 2014 el panorama ferroviario cambia y Renfe queda vertebrada por tres empresas públicas: Adif para gestionar redes ferroviarias de ancho ibérico y ancho métrico; Adif-Alta Velocidad para hacer lo mismo en la red de alta velocidad y Renfe Operadora para prestar servicio en las redes de ancho ibérico y ancho métrico.

Los trenes de larga distancia y alta velocidad han crecido y ha pasado de movilizar de 17 millones de pasajeros en 2004 a casi 30 en 2014.

Futuro de Renfe

En cuanto al futuro, está en marcha un plan para que las empresas privadas puedan competir con Renfe Operadora para brindar servicios de trenes de alta velocidad en España. La adjudicación de estas redes correrá a cargo de Adif con el objetivo que convivan operadores públicos con privados y que mejore la calidad y variedad del servicio.

Ahora ya conoces la historia de Renfe, y cómo se convirtió a lo largo del tiempo en la mayor operadora ferroviaria de España. Su historia está unida a la historia del país y es imprescindible para entender su funcionamiento.

Si tu deseo es trabajar en algún puesto ofertado por Renfe recuerda que en Campus Training tenemos el método perfecto para que lo consigas. Podemos ayudarte a superar las oposiciones de operador comercial de Renfe. ¿Arrancamos?

Marcos Nebreda López

Redactor en Campus Training

Artículos relacionados

Renfe: convocatorias22 octubre, 2020

Renfe: convocatorias

  • Recibe información gratis y sin compromiso
?>
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?