Cómo preparar los exámenes de una oposición

Algunos sencillos trucos para preparar oposiciones y salir ileso de ellas. Planificación, organización y motivación para llegar a ser funcionario.

Inicio / Noticias / Cómo preparar los exámenes de una oposición

Las oposiciones a funcionario están de actualidad y cada vez más. Se está convirtiendo en un fenómeno que abarca todos los ámbitos y edades. Si bien anteriormente opositar a funcionario era propio de unas minorías que lo tenían muy claro desde temprana edad o, por el contrario, se convertía en la opción para terminar la vida laboral de cualquier persona adulta, actualmente es un tema transversal que engloba tanto a recién licenciados que no encuentran trabajo en su especialidad como a personas jóvenes en paro que quieren formar una familia y, en definitiva, cualquier tipo de perfil social.

¿A qué se debe esto? A que opositar para funcionario permite al ciudadano obtener una plaza fija de por vida con unas condiciones de conciliación, de descanso y de prestaciones que no tienen muchas empresas privadas. Aunque todo parezcan ventajas, lo que está claro es que llevan una dificultad intrínseca: la dificultad de afrontar exámenes tan complicados como para poder descartar a miles de personas y solo quedarse con las plazas que se solicitan. Sin embargo, no hay obstáculo que una buena preparación constante y organizada no consiga sortear.

¿Cómo comenzar a preparar? 

El primer paso que hay que dar es elegir bien la convocatoria de oposiciones a las que se va a optar. En este caso habrá que tener en cuenta la afinidad de nuestros estudios o experiencia laboral con el puesto que se requiere, la formación mínima que se pide para acceder a las mismas y la dificultad que pueda tener el temario. Esto quiere decir que una persona en posesión de un ciclo de grado medio en Administración tendrá más fácil superar unas oposiciones a auxiliar administrativo que otras que sean de auxiliar informático. El siguiente esquema facilitará esta elección:

  • Grupo A: titulados universitarios
    • A1: En posesión de una licenciatura
    • A2: En posesión de una diplomatura
  • Grupo B: técnicos superiores
  • Grupo C: 
    • C1: En posesión del bachillerato o un título técnico
    • C2: En posesión de un título de graduado en ESO

Además del tipo de titulación que hay que tener, es necesario saber qué tipo de convocatoria es a la que se opta. Es decir, si es oposición (solo examen o exámenes), concurso – oposición (examen y méritos) o concurso de méritos (méritos como formación o experiencia en el puesto). Si es la primera vez que se oposita, seguramente se elija oposición o concurso – oposición, ya que la tercera opción va destinada sobre todo a mejora del empleo de aquellos que ya son funcionarios.

El examen de oposiciones

Por tanto, de una manera u otra habrá un examen teórico con una cantidad ingente de temas que estudiar. ¿Y cómo se puede preparar un examen de semejante envergadura? Es muy fácil (relativamente) si se abusa de organización y planificación acompañadas de técnicas de estudio eficaces para cada persona.

Una buena planificación, para que sea real y efectiva, tiene que seguir tres simples pasos. En primer lugar, es necesario calcular el tiempo necesario de estudio mediante el cálculo de una media de tiempo. Esta media puede ser el tiempo empleado en estudiar 20 páginas de cualquier tema y, posteriormente, aplicarlo a todo el temario. Así, si el tiempo gastado son 10 horas en estudiar 20 páginas, será más fácil calcular a través de una simple multiplicación cuánto tiempo se requiere para estudiar todas las páginas del temario.

Una vez que se es consciente del tiempo necesario, hay que saber el tiempo real que se tiene para estudiar y, entonces, establecer objetivos en función del tiempo necesario y el tiempo disponible real. Así se evitará la pérdida de tiempo que provoca no tener esa planificación.

El estudio del temario de oposiciones

Una vez que se empieza a estudiar será más fácil con una serie de trucos:

  1. Llevar un ritmo constante: no es posible aprobar si solo se estudia según el “ritmo” de cada persona. Es necesario establecer un ritmo constante y tenaz que lleve a la consecución de objetivos. Como mucha gente repite, “las oposiciones son una carrera de fondo”, por lo que es indispensable la constancia.
  2. Temario extenso: conviene empezar a estudiar con un temario extenso en el que el marco contextual haga más fácil el entendimiento. Una vez se domine este temario se podrá pasar a uno más resumido en el que las palabras clave sean las que lleven al cerebro a volver al temario extenso.
  3. Realizar pruebas: hacer pruebas de examen reduciendo el tiempo dado para el examen real hace que sea posible superar poco a poco la cota de tiempo hasta llegar a hacerlo en el tiempo dispuesto.
  4. Analizar los resultados: para mejorar el rendimiento es una buena idea analizar los resultados de las pruebas realizadas. De esta manera, se puede conocer en qué aspectos se falla más y cuáles son aquellos otros que ya se dominan a la perfección. Viene a ser un análisis de fortalezas y debilidades.
  5. La concentración, la mejor aliada: para conseguir memorizar un tema hace falta algo más que leer. Para que el tema se quede grabado hay que estudiarlo en un momento de concentración y para llegar a esta concentración hay que eliminar distracciones, encontrar el lugar de estudio idóneo y tratar de desconectar del mundo exterior. De esta manera, lo único que pasa por la mente es el temario que se intenta memorizar.
  6. Orden: el lugar de estudio tiene que estar ordenado y, en el momento de empezar a estudiar, tienen que estar sobre la mesa todas las cosas necesarias. Para ello está bien hacer un inventario de los materiales necesarios (goma de borrar, clips, notas adhesivas, subrayadores, etc.), de manera que no haga falta levantarse de la mesa cada vez que se necesite algo (con la distracción que ello conlleva).

Durante el periodo de preparación serán muchos los días en los que reine la desmotivación. Acabar con ella de manera rápida es lo mejor para no perder un día de estudio pensando en si se conseguirá o no. Para ello hay que visualizar los logros obtenidos y tener claro una vez más que se trata de “una carrera de fondo”. Esta es la única manera de llegar a la meta.

En Campus Training te ayudamos a preparar las oposiciones para aprobarlas con éxito, en nuestra web puedes consultar todas las convocatorias de oposiciones que preparamos con nuestra metodología abierta adaptada a ti.

Autor de la imagen San José Library

Ana de Campus Training

4 Octubre, 2016

Compartir
Archivado en
Etiquetas

Boletín de noticias

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en