Busca tu centro 910 323 790 607 70 54 34
Contacto
Campus Virtual

¿Qué es la lactosa y por qué hace daño?

Si quieres saber que es la lactosa y por qué nos hace daño, en este artículo te explicamos como interactúa esta substancia con nuestro cuerpo.
lactosa-intolerancia

    La lactosa es un azúcar presente en la leche. Para digerirla producimos una enzima llamada lactasa. Si el cuerpo no es capaz de producirla se hace difícil la digestión de la lactosa y puede hacer daño provocando síntomas y molestias digestivas. En este artículo te lo explicamos.

    ¿Qué es la lactosa?

    La lactosa es un azúcar natural presente en la leche de mamíferos y en los derivados de la leche. Se trata de un carbohidrato y está formada por glucosa y galactosa, que son azúcares simples que el cuerpo usa como fuente de energía. La lactosa se produce en las glándulas mamarias de los mamíferos y constituye aproximadamente el 2-8% del contenido total de la leche. Su función principal es proporcionar energía rápida a los recién nacidos, así como facilitar la absorción de calcio y otros minerales.

    La leche materna, por ejemplo, está constituida por aproximadamente un 7,2 % de lactosa que aporta al bebé hasta el 50 % de la energía que necesita. Por su parte, la leche de vaca solo tiene un 4,7 % de lactosa.

    Para digerir la lactosa, el cuerpo humano produce una enzima llamada lactasa, que se encuentra en el revestimiento del intestino delgado. La lactasa descompone la lactosa en glucosa y galactosa, que luego pueden ser absorbidas por el cuerpo y utilizadas como fuente de energía.

    Icono Chat

    ¡Fórmate en Curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional!

    Descarga gratis la guía formativa Guía

    Por qué hace daño la lactosa. Intolerancias y alergias

    ¿Por qué a algunas personas les sienta mal o les hace daño la lactosa? Porque presentan una deficiencia en la producción de lactasa, lo que dificulta la digestión de la lactosa. Estamos hablando de la intolerancia a la lactosa.

    Cuando se produce intolerancia a la lactosa nuestro cuerpo carece de suficiente cantidad de la enzima lactasa, encargada de descomponer la lactosa en sus componentes más simples: glucosa y galactosa. Sin la presencia adecuada de lactasa, la lactosa no puede ser digerida correctamente en el intestino delgado, la lactosa de los alimentos que consumimos se desplaza hasta el colon en lugar de procesarse y absorberse. En el colon, las bacterias comunes interactúan con la lactosa no digerida.

    La intolerancia a la lactosa produce molestias gastrointestinales y síntomas que van desde el dolor abdominal a gases, diarrea, náuseas y malestar general.

    A más largo plazo esta intolerancia puede derivar en alteraciones de la mucosa intestinal que provoquen una mala absorción de otros nutrientes y los consiguientes déficits nutritivos.

    No todas las personas con malabsorción de lactosa tienen síntomas después de consumir lactosa. La presencia de síntomas puede variar e incluso en algunos casos con intolerancia a la lactosa, la persona puede consumir cierta cantidad de lácteos sin que le afecte o le provoque malestar.

    Estos son los síntomas de la intolerancia a la lactosa

    Vamos ahora a ver los principales síntomas derivados de la mala absorción o intolerancia a la lactosa. El primero es el dolor abdominal con cólicos o distensión abdominal. Los gases también son habituales en las personas a las que les hace daño la lactosa y derivan en flatulencia excesiva o malestar. La intolerancia a la lactosa puede provocar también diarrea por la absorción de agua y la irritación de la mucosa intestinal. En algunas personas se pueden llegar a dar náuseas o vómitos tras el consumo de productos lácteos. En caso de que el grado de intolerancia sea elevado se pueden dar casos de dolor abdominal, calambres y dolores de cabeza.

    Los signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen comenzar entre 30 minutos y 2 horas después de comer o beber alimentos que contienen lactosa.

    La intolerancia a la lactosa puede traer consigo deficiencias nutricionales al tener que prescindir de productos lácteos que son fuente de calcio, vitamina D, potasio etc. Esto puede aumentar el riesgo de enfermedades como la osteoporosis a largo plazo. Es importante que una persona tenga calcio suficiente durante su etapa de crecimiento y durante la edad adulta. Si no puede lograrse a través de productos lácteos, puede consumir otros alimentos que sí lo tengan como espinacas, brócoli, almendras, tofu, soja, garbanzos, sardinas, alubias o semillas. También se pueden consumir suplementos alimenticios de vitamina D.

    ¿Cómo saber si la lactosa me hace daño?

    Si presentas malestar o molestias tras consumir productos lácteos y sospechas que puedas ser intolerante es importante establecer un diagnóstico. Este se hace mediante pruebas clínicas como analíticas. El profesional pautará reducción de productos lácteos para comprobar que los síntomas mejoran.

    El tratamiento principal por tanto si nos hace daño la lactosa, será una modificación de la dieta para limitar la ingesta de lactosa. Los productos lácteos sin lactosa o suplementos de lactasa también pueden ayudar a algunas personas a tolerar mejor los lácteos.

    Conocer hasta qué punto se padece esta dolencia es importante. El grado determina que se pueda comer determinados alimentos, aunque tengan lactosa y elegir los que la contengan en menor cantidad. El kéfir y otros lácteos fermentados son menos peligrosos porque durante el proceso la molécula se descompone. Lo mismo ocurre con quesos muy curados, tipo roquefort, parmesano o manchego, mientras los frescos son menos recomendables.

    Tipos de intolerancia a la lactosa

    La intolerancia a la lactosa puede ser primaria, secundaria o congénita.

    • La primaria es el tipo más común. En el comienzo de la vida estas personas producen suficiente lactasa. A medida que los niños reemplazan la leche por otros alimentos, su producción de lactasa normalmente disminuye y en la edad adulta disminuye drásticamente lo que los hace intolerantes a productos lácteos.
    • La secundaria se produce cuando el intestino delgado disminuye la producción de lactasa después de una enfermedad, lesión o cirugía que afecte a dicho órgano.
    • La congénita se da cuando los bebés nacen con intolerancia a la lactosa causada por la falta de lactasa. Este trastorno se transmite de una generación a otra.

    Los expertos calculan que aproximadamente el 68 por ciento de la población mundial tiene mala absorción de la lactosa.

    En África y Asia, la mayoría de las personas tienen esta intolerancia. En algunas regiones, como en el norte de Europa, muchas personas portan un gen que les permite digerir la lactosa después de la infancia, y la malabsorción de lactosa es menos común.

    En los Estados Unidos, aproximadamente el 36 por ciento de las personas tienen malabsorción de lactosa.

    Existen ciertos factores de riesgo que pueden predisponernos a tener intolerancia a la lactosa. Entre ellos están algunos como la edad avanzada, el nacimiento prematura, padecer enfermedades del intestino delgado, ciertos tratamientos oncológicos o el origen étnico.

    ¿Cómo saber más sobre la lactosa?

    Si deseas conocer más a fondo la lactosa y las intolerancias a esta sustancia, así como tratarlas efectivamente puedes decantarte por una formación especializada. Te recomendamos el curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional.

    Este curso te va a proporcionar una amplia visión de lo que es la nutrición humana (nutrientes y funciones metabólicas), comprendiendo su complejidad y desmitificando la dietética como un simple régimen alimentario. Además, te dará los conocimientos necesarios y actualizados sobre dietética y nutrición, acompañados de herramientas de trabajo útiles para su aplicación en el ámbito laboral, órganos, aparatos y sistemas.

    Una vez finalices este curso podrás trabajar en educación nutricional, hospitales y residencias geriátricas, atención primaria y salud pública, industria alimentaria, spas, centros fitness y todos aquellos lugares en los que sea necesario un profesional que elabora menús y dietas.

    Ahora ya sabes por qué hace daño la lactosa y qué es. Si deseas especializarte más en el mundo de la nutrición y hacerlo con una academia a tu medida cuenta con Campus Training.

    Fuentes y recursos de información

    Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editoria y de verificación de la información, para asegurarnos de que sea preciso y confiable

    Conoce el proceso editorial
    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    Img_1
    ¡Adivínalo gratis!
    Recibe información gratis sobre Curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training
    • Por favor, escribe un número entre 0 y 90.
    • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

    Artículos relacionados

    Cursos relacionados

    Curso de experto en dietética y asesoramiento nutricional
    Curso de

    experto en dietética y asesoramiento nutricional

    Ver formación

    Nuestros sellos de calidad

    Indicador ARDAN 2022
    Sistema Nacional de Empleo