Sumiller: ¿qué es? Una profesión para amantes del vino

¿Qué es un sumiller? Estos profesionales nos ayudan a conocer, disfrutar y profundizar en el mundo del vino. ¡Conoce a fondo su día a día!
Inicio / Noticias / Sumiller: ¿qué es? Una profesión para amantes del vino
Marta Sánchez Galindez 15 julio, 2020

qué es un sumiller

¿Qué es un sumiller? Esta palabra, que no hace mucho tiempo era prácticamente desconocida, es hoy casi de uso cotidiano. El auge de la cultura del vino ha hecho que los profesionales ocupen el lugar que merecen; algunos de ellos alcanzan la categoría, incluso, de «estrellas». Descubre en qué consiste esa profesión y cómo llegar a ser uno de ellos.

No sé si te habrás fijado, pero en las series, películas y telefilms norteamericanos el vino suele ser una constante. En los restaurantes, en esas cenas íntimas que hacen las parejas (en las que el plato estrella suelen ser… ¡espaguetis!), cuando quedan dos amigas para charlar o cuando los protagonistas llegan a sus casas, lo primero que hacen es abrir una botella de vino.

Respecto a este tema, el otro día comentaba con un amigo lo rarísimo que es ver un sacacorchos en escena. Los  tapones se abren… ¡A rosca! Algo impensable hoy día en sociedades como la nuestra, donde el respeto al buen vino es casi una religión. Quien más, quien menos sabe apreciar el sabor, aroma y color de esta mágica bebida milenaria.

Sin embargo, una cosa es tener alguna idea y otra muy distinta ser un experto. Para conseguir este estatus hay que formarse bien, experimentar, estudiar y trabajar. Por eso, hoy vamos a ver qué es ser sumiller, cuál es la historia detrás de esta figura y cómo se puede llegar a trabajar en el ámbito del vino. ¿Preparado?

El vino a orillas del Nilo

Cuando quiero saber exactamente qué significa una palabra, acudo a los que más saben de este tema: la RAE. Acerca del término sumiller, la academia nos proporciona esta información:

«Voz procedente del francés sommelier, persona encargada de los vinos y licores en un restaurante de lujo»

Curiosamente, la RAE también indica que la palabra «sumiller» se utilizaba ya en el castellano clásico para designar al «jefe de un servicio de palacio». Y por esta razón, señalan que no se debe usar en su lugar el término francés.

El vino es una de las bebidas más antiguas de la Humanidad. Fue en Egipto, allá por el siglo VI a.C., cuando se empezaron a plantar vides a orillas del Nilo. Vides que estaban destinadas, por supuesto, a la producción vinícola. Y por increíble que parezca, la figura del sumiller (que hoy nos parece algo tan moderno y chic) ya existía en culturas como la mesopotámica.

Está constatado que en el siglo V a.C. existía una figura que se encargaba exclusivamente de servir el vino en los banquetes. Su nombre era shagû. En Egipto también había «maestros coperos» que acompañaban a los faraones como parte de los séquitos. Y en la Grecia clásica estaban los enóforos, una profesión con un alto grado de peligrosidad… Porque además de servir los vinos, también los debían probar para asegurarse de que no contenían veneno.

Qué es un sumiller: de cuidador de bestias a guardián de la bodega

Como verás, sumilleres había ya hace milenios aunque no obedecieran a tal nombre. El origen de la palabra es, en realidad, bastante curioso y procede de la Edad Media. El término deriva del francés sommerier, cuidador de bestias de carga (bêtes de somme). Este personaje se encargaba de cuidar a los animales y los cargamentos que arrastraban; entre ellos, el vino.

Con el tiempo, su función se limitó a hacerse cargo del vino pero el nombre de la profesión se mantuvo. Es un proceso similar, por ejemplo, al de la palabra «azafata», que en origen significaba «camarera de la reina». ¡Cosas de la etimología! Sin embargo, en la Edad Media el término como al aún no se empleaba pero sí existía el cargo (o uno similar). Su nombre era cellerier y se encargaba de cuidar las bodegas de los monasterios franceses.

Poco a poco, la cultura del vino salió de los monasterios y pasó a los castillos y cortes de la nobleza francesa. Fue allí donde empezó a cobrar importancia la figura del sumiller, que recuperó su antigua posición (similar a la de las culturas egipcia y mesopotámica). De hecho, en estos lugares los nobles tenían distintos tipos de sumilleres: el sumiller de cava, encargado del vino, y el de panatería, responsable del menaje.

El sumiller en el siglo XXI. ¿Cuáles son sus funciones?

Antes de seguir desvelando qué es un sumiller y cuáles son sus tareas, te recomiendo que no te pierdas este vídeo. En él conocerás a Manu Jiménez, mejor sumiller de España en 2017. ¡Un ejemplo a seguir!

Las funciones de un sumiller abarcan mucho más que probar y elegir los vinos. De hecho, es una profesión que requiere una alta cualificación y una formación exhaustiva. Por eso, si estás interesado en ejercerla lo primero que debes hacer es buscar un buen Curso de Sumiller Profesional donde aprender las bases del oficio. Un consejo: asegúrate de que la formación incluye prácticas, esenciales para tu aprendizaje y experiencia.

El sumiller trabaja en restaurantes, hoteles y establecimientos dedicados a la hostelería y la restauración. Eso sí, es una figura que suele ser exclusiva de los negocios de alto nivel. Sus tareas fundamentales son:

  • Aconsejar y asesorar a los clientes sobre los vinos. Cuál elegir, por qué, que características tiene cada uno… Esta parte requiere una elevada capacidad para las relaciones públicas y la empatía. Vamos, ¡que te tiene que gustar el trato con la gente!
  • Elaboración de la carta de vinos y actualización de la misma dependiendo de la temporada, las nuevas incorporaciones… El sumiller tiene que asistir a catas, presentaciones y viajes de manera constante para estar al día.
  • Gestión de las compras. Como responsable de la bodega, deberá saber qué vinos comprar y en qué cantidad.
  • Formación y control del personal. El sumiller debe coordinar a un equipo de trabajadores. Conseguir que tengan la formación adecuada y que funcionen bien es tarea suya.

Por otra parte, y aunque el concepto de sumiller está íntimamente relacionado con el vino, hoy día ya no se reduce a esta bebida. La pasión por la cerveza y la creación de fórmulas cada vez más artesanas (y de mayor calidad) ha hecho que surja con fuerza la profesión de «sumiller de cerveza». Una profesión en auge, de acuerdo con esta noticia publicada en el blog de webspararestaurantes.

Triunfa en el mundo de la enología

Está claro: la profesión de sumiller está relacionada con algunas de las mejores cosas del mundo. El vino, la gastronomía, los viajes, el lujo… Pero eso no es todo. Como podrás imaginar, este trabajo requiere un esfuerzo constante y una dedicación totalmente vocacionales. Muchos profesionales le dedican horas y horas, solo por garantizar la excelencia que se requiere en esos ámbitos.

Podríamos decir que un sumiller nace, pero también se hace. Nace, porque si no te gusta el vino o no te interesa trabajar en el ámbito de la hostelería y los eventos de lujo, no disfrutarás de tu profesión y probablemente terminarías por odiarla. Pero también se hace: ¿acaso piensas que muchos sumilleres sabían distinguir cientos de vinos distintos antes de formarse?

De eso, nada. La formación es esencial para triunfar. Aparte del aprendizaje básico que debes superar antes de empezar a buscar trabajo, también es esencial que sigas formándote durante toda tu vida laboral. El mundo del vino, como el de la gastronomía en general, es muy dinámico. Cada día aparecen nuevos sabores, aromas, tendencias, técnicas… Y como buen profesional, deberás estar al tanto de ellas.

Ahora que ya sabes qué es un sumiller, seguro que tienes claro si deseas dedicarte a esta fascinante profesión. Y si has llegado hasta el final del artículo, estoy prácticamente convencida de que puede ser una excelente salida laboral para ti. Además, es el mejor momento: en España cada vez hay más bodegas y cada vez se consumen más litros de vino… Y todas las bodegas necesitan profesionales que sepan gestionar, clasificar y comercializar su producción.

Para poder acceder a estos puestos de trabajo, lo primero es realizar un curso de sumiller profesional. Estas serán algunas de las asignaturas que estudiarás:

  • Cata de vinos y otras bebidas
  • Diseño de cartas 
  • Análisis sensorial de productos y diseño de ofertas
  • Gestión de bodegas
  • Servicio especializado de vinos
  • Seguridad, higiene y protección ambiental en hostelería

Ya sabes qué es un sumiller. Ahora, ¡conviértete en uno!

¿Cada vez estás más convencido? Entonces, solo te queda dar un paso más: informarte sobre los mejores cursos que hay en la actualidad. Te invito a rellenar el formulario que encontrarás en esta web para recibir información (sin compromiso alguno por tu parte) sobre uno de los mejores cursos de sumiller que puedes realizar.

Además de por su calidad, el curso destaca por la posibilidad de estudiar a distancia con el apoyo de 29 centros físicos, donde podrás acudir a resolver dudas o realizar masterclass, entre otras actividades. También te garantiza entre 60 y 300 horas de prácticas profesionales.

Gracias a estas prácticas, podrás empezar a redactar el apartado de Experiencia Laboral de tu CV (sí, ese tan complicado de rellenar). ¿Y quién sabe? Muchas veces, los negocios contratan a los alumnos que han realizado sus prácticas con ellos y les dan la oportunidad de empezar su carrera laboral.

Si eres un sumiller vocacional y no ves el momento de dedicarte a esta profesión, no lo dudes. ¡Tomarás una fantástica decisión!

  • Recibe información gratis y sin compromiso

Marta Sánchez Galindez

Redactor en Campus Training

  • Recibe información gratuita
  • Recibe información gratis y sin compromiso
?>
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios [y elaborar información estadística para analizar sus hábitos de navegación. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?