¿Qué es un decorador de interiores?

Ser Decorador de Interiores está lleno de tópicos. Hoy te mostramos la realidad de la Decoración, desmitificando las creencias populares de esta profesión.

Inicio / Noticias / ¿Qué es un decorador de interiores?

“Debemos desmantelar mitos del imaginario común de que un decorador o decoradora es la persona encargada de elegir las cortinas, los cojines o las lámparas de una casa”.

Si bien es cierto que en la literatura, cine o televisión siempre se simplifica las acciones de un decorador de interiores, incluso la sexualidad del mismo —es raro ver en la ficción que un decorador sea hombre y heterosexual—. En la realidad de la profesión las funciones van mucho más allá de lo que muestra la creencia popular.

¿Qué funciones desempeña un Decorador de Interiores?

El decorador de interiores puede manejar programas de modelaje como el Revit

¿Qué funciones desempeña un Decorador de Interiores?

Un decorador, en términos generales, es un trabajador que se dedica a decorar las viviendas, locales comerciales u oficinas de trabajo bajo un criterio profesional de función y estética. Para realizar este trabajo debe tener grandes conocimientos técnicos y artísticos como plasmar en bocetos las ideas que le va a plantear al cliente o manejar programas informáticos de diseño.

Los decoradores deben tener grandes conocimientos sobre los distintos tipos de mobiliario, objetos y arte. Incluso, debe saber identificar el estilo, materiales, nombres de diseñadores o tasación de muchos elementos que componen todo tipo de hogares, establecimientos u oficinas a lo largo de los distintos periodos históricos.

El mid-century escandinavo del periodo 1950-1975 es común en los actuales esquemas decorativos

¿Cómo debe ser un Decorador de Interiores?

En estos momentos, acertadamente, lo ecléctico está en auge. Es común ver viviendas y establecimientos con elementos de diferentes épocas dialogando entre sí, creando nuevos y acogedores ambientes. Por ello, un decorador de interiores debe identificar si tal mueble es original o una copia actual; si el precio de una determinada lámpara italiana de los años 50 está dentro de su tasación normal; si una barata mesa lack de ikea puede dialogar con un aparador danés vintage de madera de palisandro… Como podemos apreciar con estos ejemplos, se puede ver la complejidad del trabajo de un auténtico decorador de interiores.

Además, debe conocer todo tipo de materiales; diferenciar cientos de colores; identificar distintos tipos de formas; tener un lenguaje técnico muy amplio; saber plasmar o comunicar las ideas de una forma simple, sin utilizar los tecnicismos tan chic y a la par ambiguos a los que nos tienen acostumbrados los guionistas y escritores.

¿Qué cualidades son importantes en un profesional de la Decoración de Interiores?

Una cualidad importante de un buen decorador es la de no vender sus preferencias de estilo. Debe escuchar al cliente y adaptarse a su presupuesto y a sus necesidades reales para ofrecerle una vivienda en la que se sienta feliz y cómodo. Para ello, debe conocer el estilo de vida de los habitantes de la casa, sus gustos, preferencias, profesiones, aficiones y un largo etcétera de características para ofrecer el mejor servicio ajustándose siempre a un presupuesto determinado. La funcionalidad debe estar siempre presente en el amueblamiento. Una disposición incorrecta del mobiliario puede echar al traste la labor del decorador.

“La definición de que un decorador es una persona con buen gusto se queda muy escasa en la inmensa realidad de esta profesión”

Un decorador debe ser una persona con cierta curiosidad y con ganas de renovarse continuamente. Por ejemplo, debe disponer de una gran colección de libros y revistas de todas las épocas y estilos y estar siempre educando el ojo para ver la belleza y ubicarla, así, en nuestros hogares.

Como es apreciable, no sirve cualquier persona para ser decorador. La definición de que un decorador es una persona con buen gusto se queda muy escasa en la inmensa realidad de esta profesión.

Decorar, ¿cuestión de sexo?

Existen bastantes tópicos en la decoración de interiores. Uno de los más extendidos es que es una profesión casi exclusiva de mujeres y gays. Incluso este mito está alimentado por algunos decoradores… Lo explicamos a continuación.

Hay una frase conocida de un decorador muy relevante en estos tiempos que dice “En decoración la mujer siempre tiene razón, a no ser que el marido sea gay”. Esta frase puede resultar bastante superficial e, incluso elitista, más sabiendo que existen buenos decoradores, tanto mujeres como hombres, independientemente de su sexualidad. No debemos caer nunca en tópicos carentes de sentido ya que un buen decorador o decoradora no depende de su sexualidad, sino de su sensibilidad, esfuerzo y trabajo demostrado.

Todos estos prejuicios sociales hacen que muchos hombres heterosexuales no se decanten por esta profesión, a pesar de tener la sensibilidad y vocación suficiente. Incluso, algunos padres no quieren que sus hijos se dediquen a esto por miedo al “qué dirán”.

Ya es hora de abrir la mente y romper los siempre tan molestos estereotipos. “En decoración el buen criterio siempre tiene la razón“.

Si te resultó interesante este artículo, te invitamos a que lo compartas en las Redes Sociales. Y, si quieres dedicarte a la Decoración de Interiores, te recomendamos que realices este curso que incluye prácticas profesionales en el sector.

  • Solicita información gratuita

Juan de Campus Training

30 junio, 2017

Compartir
  • Solicita información gratuita

Boletín de noticias

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en