¿Qué no hace una wedding planner?

Puede que ya sepas lo que hace, pero... ¿sabes qué no hace una wedding planner? Descubre qué funciones asumen quienes se dedican a esta fantástica profesión.
Inicio / Noticias / ¿Qué no hace una wedding planner?
Marta Sánchez Galindez 20 septiembre, 2019

que no hace una wedding planner

El trabajo de una wedding planner es fascinante. ¡Nunca te aburres en esta profesión! Es posible que sepas a qué se dedican, pero… ¿Sabes qué no hace una wedding planner? Hoy te lo contamos.

Planificador o planificadora de bodas

Hace no muchos años, nadie había escuchado hablar de los «wedding planner». Más o menos, en nuestro país nos sonaba a chino… O a inglés, que tampoco nos resultaba muy cercano. La alternativa, planificador o planificadora de bodas, no existía tampoco como profesión.

Muchos de nosotros tuvimos nuestro primer contacto con esta figura a través de la película El padre de la novia, donde el inimitable Frank (pronúnciese Fronksacaba literalmente de sus casillas al sufrido progenitor y pagador de la boda de su hija. Ese fue solo el principio: a continuación, en nuestras pantallas desembarcó todo un aluvión de películas de temática wedding que convirtieron a los wedding planners en figuras mucho más conocidas.

En este divertidísimo momento, Frank nos muestra precisamente todo lo que no hace una wedding planner, y más aún: lo que nunca debería hacer.

Estas profesionales tienen como principal función establecer una comunicación fluida y constante con los protagonistas del evento. Es decir, con los novios y sus familiares más cercanos.

La empatía es fundamental para que todo funcione como un reloj: no hay que olvidar que en una boda hay muchísimo trabajo que hacer y que organizar. Y para que el resultado sea perfecto, todo el mundo debe entenderse y escuchar.

¿Qué no hace una wedding planner? En primer lugar: generar estrés

Volviendo al entrañable Frank, es evidente que su forma de ser resulta cuando menos estresante. Dentro de todo lo que no hace una wedding planner, poner nervioso a todo el mundo está en el primer puesto del ranking.

La función de las profesionales es crear un ambiente distendido donde todo el mundo pueda aportar su opinión, y centrar y encauzar el debate hacia el objetivo final.

Por una parte, es importante que lo que quiere la pareja quede reflejado en el evento. Y por otra, la wedding planner ha de ser capaz de comunicar todo su saber sobre tendencias, actualidad e ideas para lograr que la boda sea realmente perfecta.

En este sentido, tener mano izquierda es una de las cualidades más importantes de una wedding planner. Nunca hay que mostrarse contrariado porque los novios, los padres o cualquier otra persona que intervenga en la organización quiera algo que no nos cuadra.

Como wedding planner, tendrás que escuchar atentamente las propuestas y darles la forma más adecuada, sin renunciar a ellas (a no ser que sean directamente inadecuadas, imposibles o se salgan del presupuesto). Es importantísimo que todo el mundo se quede contento, tanto la pareja como quienes les rodean. ¡Nunca se sabe dónde puede estar tu siguiente cliente!

Nunca hay que imponer; en su lugar, aconsejar

Como wedding planner, está claro que tú sabes mejor que nadie de cuál es tu trabajo. Por eso, hay que estar preparada a enfrentarse con personas que creen saber mucho más que tú. Y además, como son tus clientes querrán que todo sea como ellos quieren.

Pero las cosas no son tan fáciles: hay que tener en cuenta factores como el presupuesto, la disponibilidad, el plazo… Y muchas veces hay cosas que resultan imposibles.

Es imprescindible que lo dejes bien claro desde el principio, y al mismo tiempo, que tengas en tu cartera alternativas interesantes para aquello que no puede ser.

En este sentido, entre las cosas que no hace una wedding planner se encuentra algo fundamental: imponer sus ideas a toda costa. Podemos imaginarnos a esta figura como un interiorista que viene a reformar nuestra casa.

El profesional deberá escuchar atentamente a los propietarios, sin imponer sus gustos e intentando que el resultado refleje tanto la personalidad de los dueños, como sus conocimientos sobre el tema. La wedding planner tiene una labor muy similar; y de hecho, entre sus funciones se encuentra precisamente el diseño de los espacios donde tendrá lugar la boda.

Ha de decorar la iglesia o el espacio donde se celebre la unión, encargarse de los arreglos florales, ambientar la zona del cóctel y el restaurante, diseñar los espacios exteriores… ¡Un sinfín de tareas! Te invitamos a que las descubras en este artículo sobre las funciones de una wedding planner. ¡Te sorprenderás de todo lo que abarcan las buenas profesionales!

Organizarse o morir. ¡No hay wedding planner caótica!

Si eres desorganizada, caótica o se te olvidan las cosas, tal vez tengas que buscar otra profesión. Aunque lo cierto es que todo se aprende, incluso a organizarse bien.

Si hay algo que no hace una wedding planner es dejar que todo se escape a su control. Absolutamente todo lo que suceda antes, durante e incluso después de una boda debe pasar por sus manos.

Es fundamental tener un timing preciso de todo lo que hay que hacer: encargar catering y tarta; escoger y probar la ropa; contratar una banda o un DJ; establecer servicios de guardería o monitores que entretengan a los niños; organizar servicios de transporte… ¡Impresionante!

Y esto es solo una pequeñísima muestra de lo que harás cuando trabajes como wedding planner. Si te ves abrumada, no te preocupes: hay formas de asumir estas tareas sin morir en el intento.

Y uno de los mejores consejos que te podemos dar al respecto es que realices un buen curso de formación, con prácticas profesionales incluidas.

En nuestro Curso de Organización y Gestión de Eventos y Wedding Planner aprenderás a controlar, dirigir y organizar con éxito cualquier evento, bodas incluidas. Aprenderás a hacer presupuestos, establecer horarios y timings, buscar patrocinadores para eventos publicitarios, comunicarte con tus clientes para sacar lo mejor de ellos…

En definitiva, te convertirás en toda (¡o todo, que esta profesión no tiene género y cada vez hay más variedad entre quienes la escogen!) una event/wedding planner.

Nuestro curso incluye entre 60 y 300 horas de prácticas profesionales donde vivirás en primera persona el día a día de estos trabajadores. Una experiencia imprescindible para desenvolverte a la perfección en el caótico mundo de los eventos y las bodas. ¡Infórmate hoy compromiso sobre la temática y la duración del curso!

Marta Sánchez Galindez

Redactor en Campus Training

  • Recibe información gratuita
  • Recibe información gratis y sin compromiso
?>
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?