Inicio / cursos / Oposiciones / Oposiciones Salud

Oposiciones de Salud

Pide información gratuita

Oposiciones Salud

¿Te gustaría preparar unas oposiciones de Salud y conseguir plaza fija en tu comunidad autónoma? Sin duda, se trata de una magnífica opción para lograr estabilidad laboral y, al mismo tiempo, satisfacer tu vocación de ayudar a los demás.

Tipos de oposiciones de Salud

¿Conoces los distintos tipos de oposiciones del ámbito de la salud? ¿Sabías que hay algunas plazas para las que ni siquiera necesitas una titulación sanitaria? A continuación te aclaramos todas estas cuestiones.

Desde luego, el de la salud es un sector que ofrece muchas y muy diversas oportunidades para conseguir un empleo estable y de calidad, sea cual sea tu situación académica.

Algunos de los tipos de oposiciones más importantes del ámbito sanitario son:

  • Médicos de las diferentes especialidades.
  • Enfermeros
  • Auxiliares de Enfermería.
  • Celadores
  • Trabajadores Sociales.
  • Auxiliares Administrativos.
  • Farmacéuticos.
  • Fisioterapeutas
  • Informáticos, Ingenieros, Arquitectos y otros técnicos especialistas.

Como puedes ver, hay oposiciones como las de Celadores o las de Auxiliares Administrativos para las que no necesitas ninguna titulación del ámbito sanitario. De hecho, al ser menos conocidas que las del ámbito administrativo, las oposiciones de Auxiliares de los sistemas de salud pueden ser una muy buena oportunidad para conseguir plaza.

Ventajas de las oposiciones de Salud

Las oposiciones del ámbito sanitario te ofrecen importantes ventajas, de entre las que podemos destacar las siguientes:

  • Como hemos dicho, incluyen una gran variedad de plazas, por lo que ofrecen oportunidades para todo tipo de perfiles profesionales, con diversas titulaciones de acceso y distinto nivel de dificultad.
  • Proporcionan total estabilidad laboral.
  • Te permiten trabajar en el ámbito territorial de tu comunidad autónoma.
  • En muchas de estas plazas disfrutarás de unas retribuciones y condiciones laborales mejores a las de puestos equivalentes en el sector privado.
  • La oferta de plazas suele ser bastante generosa, ya que es uno de los pocos ámbitos donde se habilitó una tasa de reposición del 100% (es decir, se permite convocar tantos puestos como vacantes se produzcan).

¿Cómo debo elegir mi oposición de Salud?

Como es lógico, el primer paso que debes afrontar es elegir la oposición del ámbito de Salud que sea más adecuada para ti.

Para ello puedes tener en cuenta los siguientes factores:

  • Tu titulación académica. Como es lógico, el título va a condicionar las oposiciones a las que puedas presentarte. Además, ciertas titulaciones ya te dirigen hacia una oposición en concreto. Por ejemplo, si has estudiado Enfermería, Auxiliar de Enfermería o Trabajo Social, lo más normal es que prepares esas mismas oposiciones. Sin embargo, para otros tipos de plazas, la relación no es tan directa e inmediata. Por citar un caso, la titulación que te habilite para presentarte a Auxiliar Administrativo, también te permitiría ser Celador, en la mayoría de casos.
  • La dificultad de la oposición y, en consecuencia, el tiempo y esfuerzo que quieras dedicar a prepararte. Aquí entran factores como la amplitud y complejidad de los temarios, el tipo de exámenes del proceso selectivo, etc. De este modo, oposiciones como la de Celador suelen considerarse de las más fáciles, ya que el programa se sitúa en unos 25 – 30 temas.
  • La competencia que exista en cada proceso selectivo, que también implica un distinto grado de dificultad de la oposición. Este factor va a depender esencialmente de las siguientes cuestiones:
    • El número de plazas que se convoquen (cuanto mayor sea este número, menor competencia).
    • El número de opositores que se presenten.
    • La frecuencia con la que se realicen las convocatorias. Como es lógico, habrá mucha más competencia si tu oposición se convoca cada cinco o seis años, que si se convoca casi todos los años.
  • Tampoco deberías olvidarte de tu verdadera vocación profesional, especialmente en un ámbito como el sanitario. Lo más natural es que, si has estudiado alguna titulación sanitaria, ya habrás tenido esto en cuenta: no es habitual estudiar Medicina o Enfermería si no es algo que te atrae. Si tu titulación no es del ámbito de la salud, aun así puedes optar por una oposición ligada a lo sanitario (como la de Celador) o, por el contrario, más de oficina (como la de Auxiliar Administrativo de Sanidad).
  • Las condiciones laborales tienen también su importancia a la hora de elegir oposición. Por ejemplo, aspectos como el trabajo a turnos, el tipo de tareas a desarrollar y, por supuesto, las retribuciones.

¿Son difíciles las oposiciones del ámbito sanitario?

Como hemos visto en el apartado anterior, la dificultad de las oposiciones de Salud es muy variable y depende de un gran número de factores.

De todos modos, en el ámbito sanitario, la titulación de acceso y la amplitud de los temarios suelen ser dos indicadores bastante fiables de la dificultad de las oposiciones.

En cualquier caso, una mayor dificultad simplemente te exigirá un poco más de dedicación y constancia en el estudio. Incluso puede compensarse con una menor competencia entre opositores, al inscribirse menos candidatos para ciertas plazas más complicadas.

Requisitos que debo cumplir para presentarme a oposiciones de Salud

Cada tipo de plaza (y cada convocatoria específica) pueden exigir distintos requisitos para acceder a las oposiciones sanitarias. Además, al tratarse de una competencia de cada Comunidad Autónoma, las distintas administraciones pueden incluir exigencias parcialmente diferentes (por ejemplo, en lo que se refiere al conocimiento de la lengua propia).

De todos modos, y con carácter general, los requisitos más habituales son los siguientes:

  • Tener la nacionalidad española o la de un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, u ostentar el derecho a la libre circulación de trabajadores conforme al Tratado de la Unión Europea o a otros tratados ratificados por España o tener reconocido tal derecho por norma legal.
  • Haber cumplido 16 años el día en que termine el plazo de presentación de solicitudes y no exceder de la edad de jubilación forzosa.
  • Estar en posesión de la titulación académica que habilite legalmente para el desempeño del correspondiente puesto.
  • No haber sido separado del servicio mediante expediente disciplinario, de cualquier servicio de salud o administración pública, ni hallarte inhabilitado con carácter firme para el ejercicio de funciones públicas ni, en su caso, para la correspondiente profesión.
  • Poseer la capacidad funcional necesaria para el desempeño de las funciones que se deriven del correspondiente nombramiento.

Cómo debo prepararme para aprobar la oposición

Si quieres maximizar tus opciones de superar una oposición del ámbito de la Salud, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  • Empieza a estudiar con antelación suficiente, para llegar a dominar todo el programa antes de los exámenes.
  • Organiza tu estudio. Es importante que no empieces a estudiar sin antes planificar tu programa de trabajo y tener claras al menos las siguientes cuestiones:
    • Busca un lugar tranquilo para estudiar, donde nadie te interrumpa. Si no puedes hacerlo en casa, siempre puedes acudir a alguna biblioteca cercana.
    • Establece un horario de trabajo que puedas respetar a diario. Recuerda que la constancia es fundamental para aprobar cualquier oposición sanitaria.
    • Fíjate un objetivo de temas a estudiar cada semana y revisa periódicamente si cumples o no dichos objetivos. Haz los ajustes que sean necesarios.
  • Combina el estudio de temas nuevos con el repaso de los anteriores. Así podrás asentar mejor todos los conocimientos en la memoria a largo plazo.
  • Consulta todas tus dudas antes de los exámenes. Si estás matriculado en una academia de oposiciones de Salud, aprovecha para preguntar a tus profesores o tutores todo aquello que no tengas claro.
  • Haz simulacros de exámenes y practica con ejercicios de convocatorias anteriores. Esto te dará mucha confianza y agilidad para enfrentarte a las pruebas de tu oposición de Sanidad.

En definitiva, con un poco de esfuerzo y una buena dosis de constancia, seguro que consigues aprobar tus oposiciones de Salud antes de lo que te imaginas. Sin duda, el esfuerzo merece la pena. ¿No crees?

  • Recibe información gratuita
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede aceptar todas las cookies o configurar sus preferencias, desde donde podrá rechazarlas. Más información en nuestra Política de Cookies
Descarga la guía ¿Cómo aprobar tus oposiciones?