Mejora tu CV

Aunque en un CV no puedes reflejar todas estas habilidades ampliamente, sí puedes destacar las que creas que pueden potenciar tu perfil.
mejorar tu cv
Logo Campus Training
RR. HH. 28 de julio de 2021

    Tu currículum vitae es una herramienta que sigue siendo importante e imprescindible para lograr una entrevista de trabajo y acceder a un posible puesto. Para usar esta herramienta de forma adecuada, hacerla atractiva y que llame la atención de tu reclutador, te vamos a dar algunos consejos importantes para mejorar tu CV y que ninguna empresa se te resista. Toma buena nota. 

     

    Cómo mejorar y potenciar tu CV

    Como decimos, el CV tiene un objetivo claro; conseguir ser seleccionado o seleccionada para una entrevista de trabajo. Por tanto, lo primero que debes hacer al elaborar tu currículum es pensar en este objetivo y trabajar en función del mismo. Para hacer un documento que atraiga a departamentos de recursos humanos y entrevistadores te damos unos consejos básicos para mejorar tu CV.

    • Elabora un CV adaptado a cada oferta.  Debes adaptar tu información a las características del puesto que la empresa está buscando. Trata de investigar sobre la compañía a través de su presencia online para hacerte una idea de cómo es y de los valores que representa. Intenta plasmar la filosofía de la empresa y del puesto en tu currículum vitae. Destaca las habilidades, formación y experiencias que vayan más acorde con el tipo de puesto de trabajo al que aspiras
    • Elige el modelo de CV mejor para tus objetivos. Existen diversos modelos de currículum; cronológico, funcional o mixto.  El cronológico es el tipo de CV más habitual y resalta tus logros profesionales a través del tiempo.  Se usa para destacar el progreso que has logrado en un campo o en tu trayectoria profesional y educativa. Debes escribir primero los logros más recientes y luego los más antiguos, en orden cronológico inverso. Este CV pone en valor cómo has ido promocionando y evolucionando en tu carrera y por tanto la estabilidad laboral que has tenido y cómo has ido mejorando en tus responsabilidades y tareas. 

    El modelo de CV funcional prioriza las funciones y experiencias profesionales en diferentes ámbitos con responsabilidades que hayas tenido. A diferencia del cronológico, este CV no presenta el tiempo de permanencia en la empresa, sino la variedad de las funciones que se han desempeñado. 

    Por último, está el modelo de CV mixto que combina los dos anteriores. Se inicia con una descripción funcional de las competencias o habilidades, seguido de un orden cronológico de la trayectoria del individuo. 

    • Sé claro y conciso. No debes alargarte en la extensión del CV, lo ideal es que no supere una página y que de un vistazo, la persona que te entreviste pueda ver lo más importante de tu trayectoria y de tu formación. Si solo incluyes la información relevante para el puesto vas a ahorrar espacio y además tu CV será mucho más efectivo. No especifiques todas tus funciones, solo aquellas importantes y lo mismo con la formación, no entres en demasiados detalles. Si tienes una formación muy amplia o una experiencia de años recuerda solo incluir la última o la que más se relacione con el puesto de trabajo al que aspiras.  Recuerda incluir un título que te defina va a ser el “leimotiv” de tu currículum. A la hora de ver tu CV el profesional que te reclute querrá ver una frase que resuma tu perfil profesional. Para ello, puedes usar palabras claves relacionadas con tu ámbito de actividad o tu especialización.
    • Cuida la estética y la ortografía. Revisa que tu CV no tiene faltas ortográficas o de sintaxis. Ayúdate de plantillas para crear un formato de CV visual y atractivo que lleve la mirada del reclutador hacia el contenido que deseas resaltar. No satures la página de información, deja espacios entre las frases de forma que sea agradable de leer de un vistazo y usa una tipografía sencilla, clara y fácil de leer. No te olvides de lo márgenes y de resaltar los títulos de lo que consideres más importante de tu carrera profesional.
    • Cuida mucho la fotografía. Si quieres mejorar sustancialmente tu CV dedícale tiempo a elegir una fotografía profesional, clara y sencilla. Te aconsejamos que pongas un fotografía profesional y nítida, bien iluminada y con la cara mirando al frente, con gesto amable. Elimina cualquier objeto o complemento que dificulte tu identificación (pañuelos, gafas, gorros…). Trata que la foto sea lo más reciente posible. Lo recomendable es que pongas solo tu cara y que esa fotografía la uses también en tus redes sociales profesionales
    • Trata de ser lo más honesto posible. En un  CV has de ser lo más sincero posible, no mientas acerca de tus competencias, manejo de herramientas, experiencia etc porque si te seleccionan la verdad saldrá a la luz. Puedes omitir ciertos aspectos si no son cruciales para una primera impresión y explicarlos con más claridad en la entrevista de trabajo si te preguntan por ellos. 
    • Valora la posibilidad de incluir un objetivo. El objetivo en el CV supone incluir demandas acerca de qué tipo de trabajo buscas o cómo debe ser la empresa, cuáles son tus puntos fuertes y así dar una imagen diferenciadora y positiva para un puesto en concreto. Si resaltas tus puntos fuertes han de estar en sintonía con el resto del CV y con la oferta laboral a la que aspires. 
    • No olvides idiomas y formación o experiencia complementarias. Esta parte del CV es importante si consideras que te puede ayudar a ganar puntos para el puesto de trabajo al que aspiras. Además de idiomas, estancias en el extranjero o prácticas en empresas si no tienes mucha experiencia, pueden ayudarte a mejorar tu perfil y tu CV de cara al reclutador. 
    • Piensa en una carta de presentación. Aunque no te soliciten una carta de motivación o presentación, puede ser una buena oportunidad de explicar con detalle tus habilidades y tu perfil profesional y por qué estás capacitado para el puesto que solicitas. No lo descartes.
    • Presenta el CV de forma adecuada. Tanto si lo haces de forma online como de forma presencial, has de cuidar la forma en la que presentas tu CV. Si lo haces de forma presencial, infórmate antes de entregarlo, no seas intrusivo, trabaja la amabilidad y cuida tu imagen a la hora de entregarlo. Si lo haces de forma online preséntate con un pequeño texto personalizado, revisa que el formato del archivo sea universal y que se vea bien, envía un mail de cada vez y no envíes CV de forma masiva, vigila que tu dirección de mail sea profesional y seria y cuida mucho el asunto del mail, no pongas solo CV y tu nombre, puedes optar por CV y el puesto en el que estás interesado o poner a la atención de la persona encargada del proceso de selección si sabes quién es. 

     

    Habilidades que debes reflejar en tu CV y cómo hacerlo

    Además de las habilidades técnicas o conocimientos que puedas tener y que te abran las puertas de un puesto de trabajo, debes tener en cuenta que en un CV también puedes plasmar otras habilidades blandas o “soft skills” muy valoradas por las empresas y por los departamentos de recursos humanos. Son estas:

    • Habilidades de comunicación:  nos referimos a la capacidad para transmitir ideas, la expresión escrita y oral, la escucha activa y la asertividad. No se trata solo de convencer a clientes sino de comunicarte mejor con tu equipo o personas con las que interactúes, hacerte entender fe forma sencilla, transmitir lo que necesitas o tener un diálogo y un discurso con mayor influencia. 
    • Inteligencia emocional; es una de las “soft skills” más valoradas en la actualidad a la hora de conseguir un trabajo. Esta habilidad te ayudará a gestionar emociones, a tomar decisiones, a comunicarte con empatía y asertividad y a tratar de entender mejor situaciones laborales complejas o solucionar conflictos en este entorno.
    • Pensamiento crítico:  no sirve solo con ser un empleado que asiente sino que debes cuestionarte lo que sucede en un entorno laboral.   Has de ser analítico para comprender lo que pasa a tu alrededor  y hacer una evaluación global. Tener pensamiento crítico te ayuda a asimilar el contenido de manera mucho más ágil y eficiente. Dentro de esta “soft skill” están otras como las habilidades de reflexión y razonamiento lógico, análisis, observación crítica, así como la humildad o la apertura a nuevos escenarios.
    • Trabajo en equipo: en muchos momentos seguro que tendrás que trabajar como parte de un equipo así que necesitarás habilidades que faciliten la comunicación, la gestión y el trabajo. Debes saber escuchar, delegar, asumir responsabilidad y gestionar los roces que puedan surgir, entendiendo que el objetivo común está por encima de todo. La empatía, el respeto, la amabilidad, la aceptación de la crítica constructiva o el positivismo serán habilidades que te ayudarán a trabajar en equipo. 
    • Gestión del tiempo. La capacidad para planificar, organizar y priorizar tareas es muy necesaria y valorada en el entorno empresarial y en las empresas de hoy en día donde el tiempo es un valor escaso e incalculable. Se trata de la capacidad de ser resolutivo asumiendo el trabajo y teniendo en cuenta el tiempo que tienes.
    • Negociación. En los procesos de selección actuales se valora también mucho la capacidad del candidato para negociar en un entorno laboral, defender un proyecto o incluso negociar las propias condiciones de su puesto de trabajo. La capacidad de persuasión y argumentación, la paciencia, la destreza para generar confianza o la adaptabilidad son habilidades que van muy de la mano de la negociación. 
    • Resolución de problemas. Es un hecho que cada vez más se buscan profesionales resolutivos, proactivos, con mentalidad de diseño y capaces de encontrar respuestas creativas a los problemas que puedan aparecer en el día a día.
    • Creatividad; es una habilidad muy valorada en entornos de participación donde puedas aportar ideas, colaborar etc. No solo basta con llevar a cabo tus funciones sino que la clave está en tener una actitud participativa que aporte y sume valor a la organización y al equipo. 
    • Adaptación al entorno: Es vital tener capacidad para adaptarse a las circunstancias y no sufrir con los cambios. El entorno de cambio constante es algo habitual en el mundo empresarial y en el mundo en general. Por tanto tener la habilidad de adaptarse y convivir con esos cambios te va a convertir en un candidato mucho más cualificado. 
    • Flexibilidad y movilidad. El tipo de trabajo y la forma de trabajar está sufriendo una transformación y en el futuro no estará asociado a puestos de trabajo fijos sino más bien a proyectos. Ser un trabajador flexible y con disposición para moverse es una “soft skill” que te abrirá muchas puertas laborales. 

     

    Aunque en un CV no puedes reflejar todas estas habilidades ampliamente, sí puedes destacar aquellas que creas que pueden potenciar tu perfil para un puesto concreto. Si no lo haces en el CV también puedes usar la carta de presentación para ello. Estas habilidades te servirán para mejorar tu CV y por tanto para aumentar sustancialmente las posibilidades de encontrar un trabajo. 

    Logo Campus Training
    RR. HH. 28 de julio de 2021
    Recibe información gratis y sin compromiso
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training