Qué poner en tu currículum

Hacerlo atractivo y diferenciarse del resto es clave para llamar la atención de los reclutadores. En este artículo te mostramos qué poner. Toma nota.
curriculum
Logo Campus Training
RR. HH. 30 de junio de 2021

    El currículum vitae es todavía una herramienta fundamental para acceder a un puesto de trabajo, para que las empresas se hagan una primera idea de ti y para poder llegar a hacer una entrevista. Hacerlo atractivo y diferenciarse del resto es clave para llamar la atención de los reclutadores. En este artículo te mostramos qué poner en tu currículum para que tengas posibilidades de encontrar empleo. Toma buena nota.

     

    Qué debes poner en tu currículum. La información básica

    Un currículum vitae es más que un simple documento con tus datos y experiencia. Se trata de la primera impresión que tendrá de ti la empresa para la que deseas trabajar. Por tanto has de cuidarla y trabajarla porque ya sabes que no hay segunda oportunidad para una primera impresión.

    El currículum no puede ser solo la recopilación de tus datos personales, tu formación y tus experiencias profesionales. Para elaborar este documento es importante que tengas claro qué poner en cada una de las seccione del currículum.

    • Comenzamos con lo primero que son tus datos personales; nombre, apellidos, teléfono de contacto, dirección postal y tu dirección de correo electrónico. Es importante que uses una dirección profesional con tu nombre y apellidos a poder ser. Además, te recomendamos que añadas el link a tu perfil de LinkedIn (si lo tienes) y tu dirección a tu página web (en caso de que tengas una) o a tu blog si se trata de un blog profesional que pueda aportar valor a tu currículum o incluso a tu portfolio si tienes un perfil más creativo.
    • Otra información fundamental del currículum es la de la foto. Este es un elemento que debes cuidar al máximo en tu documento de presentación. Te aconsejamos que pongas un fotografía profesional y nítida, bien iluminada y con la cara mirando al frente, con gesto amable. Elimina cualquier objeto o complemento que dificulte tu identificación (pañuelos, gafas, gorros…). Trata que la foto sea lo más reciente posible. Lo recomendable es que pongas solo tu cara y que esa fotografía la uses también en tus redes sociales profesionales.  Según LinkedIn, el gran impacto que la foto de un CV tiene en el reclutador se debe a que alrededor del 90% de la información transmitida en el cerebro humano es visual. De ahí la importancia de una foto de calidad. 
    • Un título que te defina va a ser el “leimotiv” de tu currículum. A la hora de ver tu CV el profesional que te reclute querrá ver una frase que resuma tu perfil profesional. Para ello, puedes usar palabras claves relacionadas con tu ámbito de actividad o tu especialización. Debes destacar las funciones o habilidades de tu perfil en función de la empresa a la que te diriges y del puesto al que aspiras para que encajen mejor.
    • La formación profesional es un pilar importante en el currículum pero no fundamental. Es evidente que en el documento deberá figurar la formación que tengas siempre que sea relevante para el puesto de trabajo al que aspiras.  Incluye solo los estudios superiores y tus últimos títulos. Incluye la formación complementaria solo si puede servir para el puesto que solicitas. En cuanto a idiomas que domines debes referenciarlos según el Marco Común Europeo de referencia para las lenguas.  Para acreditar tu nivel de conocimiento usa los términos: B1,  B2, C1 C2…Evita usar nivel básico, sobre todo si no es relevante para el puesto. Recuerda que tus conocimientos son importantes pero es mucho más tu capacidad y habilidad para desempeñar el trabajo. Cada vez más empresas y reclutadores se fijan en esas habilidades más que en tus títulos académicos. 
    • La otra pata que debes poner en un currículum es, lógicamente, la experiencia con la que cuentes. Incluso es recomendable que pongas primero esta experiencia y luego tu formación. Si ya has trabajado en el sector del puesto al que aspiras es vital que el reclutador vea esa experiencia lo antes posible. Recuerda que debes empezar por tus experiencias más recientes y destacar aquellas que se relacionan con el trabajo que deseas.  En cada una puedes detallar las tareas más importantes realizadas y los logros que hayas conseguido. Si has tenido períodos de tiempo de trabajos en otros sectores es importante que también los pongas en tu currículum para que las empresas vean que has tenido siempre iniciativa. Si has pasado largos períodos de tiempo sin trabajo deberás explicar lo que has hecho en ese tiempo, sea formación, estudio de oposiciones etc. Si eres un recién titulado, deberás incluir cualquier tipo de prácticas profesionales, voluntariado o servicio social y detallarlos.
    • Incluir voluntariado o estancias en el extranjero siempre es buena idea. Este tipo de experiencias siempre son un valor añadido a tu currículum. Demuestran que tienen compromiso, iniciativa e interés y le da un enfoque más social a tu currículum. Es una señal del que estás predispuesto a aprender y mejorar. Si has vivido, trabajado o te has formado en el extranjero supone que tienes un buen grado de adaptabilidad al cambio y que eres una persona independiente.
    • Si tienes o has desarrollado proyectos personales no dejes de mencionarlos en el currículum. Te aportarán valor porque demuestran que eres capaz de desarrollar ideas propias y de tomar la iniciativa para hacerlas rentables. Lo mismo si has realizado competiciones deportivas o te has dedicado al deporte federado. Es un dato que puede decir mucho sobre tu forma de abordar el trabajo y tus metas. 
    • Otros conocimientos como por ejemplo, informática, carnet de conducir etc. también deberían figurar en tu currículum, especialmente si son importantes para el desempeño de las funciones del puesto de trabajo al que aspires.

    Te explicamos una a una esas habilidades que debes trabajar para lograr el empleo que te mereces.

    • Habilidades comunicativas. Son una cualidad indispensable en la búsqueda de empleo. Tu capacidad para expresarte, comunicarte, transmitir tus valores y tus competencias será clave a la hora de una entrevista de trabajo. Además, hablar y expresarse bien en público es una cualidad que las empresas valoran y que te dará puntos cuando accedas a un trabajo donde tengas que liderar o que trabajar en equipo.
    • Flexibilidad y capacidad de adaptación. El mercado laboral está en continuo cambio y transformación y por tanto, las empresas también lo están. Por tanto ser una persona multitarea, dispuesta a asumir nuevos retos fuera de las funciones de tu puesto de trabajo o de tu especialidad te convierte en un potencial empleado con más posibilidades que el resto.
    • Creatividad. Esta es una habilidad extra que cada vez se valora más en los trabajadores. Aportar una dosis de creatividad potencia y mejora cualquier tarea y además trae consigo innovación y resolución de problemas con buenas soluciones.
    • Capacidad resolutiva. Un trabajador que aporta soluciones y no expone problemas es un trabajador valioso para cualquier empresa. Cuando vayas a contarle un problema a tu superior acompáñalo siempre con unas cuantas propuestas de soluciones. Esto te va a ayudar a mantener tu trabajo y a conseguir uno nuevo si te muestras resolutivo en cualquier entrevista de trabajo.
    • Proactividad. Es una palabra muy repetida en el entorno laboral y una habilidad también muy valorada. Como futuro trabajador has de mostrar proactividad desde el minuto uno en el que entras en contacto con la empresa y también posteriormente en tu puesto de trabajo. Proponer ideas de mejora siempre es una buena actitud, no importa el tipo de idea que sea, la clave es aportar y mostrarlo.
    • Trabajo bajo presión. En muchos trabajos vas a tener que trabajar con una fecha de entrega y deberás poner todo de tu parte para que el proyecto se entregue a tiempo. Aquí es clave saber manejar el estrés y priorizar lo realmente urgente de lo que no lo es. 
    • Trabajo en equipo. Asumir responsabilidades, cumplir con las responsabilidades y tener ciertas dotes de liderazgo son habilidades básicas para trabajar en equipo. Saber coordinarse, ejercer tu papel y dejar que tu compañero desempeñe el suyo, colaborar y ser empáticos nos va a dar una ventaja para encontrar empleo y defenderlo cuando lo consigamos. 
    • Organización y planificación. Tan importante es saber afrontar imprevistos laborales y cambios como organizar y planificar todas aquellas tareas que lo permitan. Si eres una persona organizada, serás un trabajador que ahorre tiempo y recursos y ejecutarás aquellas tareas que te propongas y que sean importantes y prioritarias.
    • Ética y honestidad. El mercado laboral actual es extremadamente competitivo e individualista por lo que si te muestras honesto y con cierta ética y compromiso muchas empresas lo valorarán a la hora de contratarte.
    • Capacidad de negociación. En una entrevista el reclutador va a observar de cerca tu capacidad de negociación y de alcanzar buenas condiciones de beneficios. Es una habilidad que vas a tener que desarrollar en múltiples facetas laborales y que te abrirá puertas en cualquier empresa.
    • Gestión del tiempo. La productividad es una de las cuestiones fundamentales para cualquier empresa. No se trata de trabajar más horas sino de aprovechar al máximo las que trabajes. Para ello es básico que sepas gestionar y administrar bien tu tiempo de trabajo.
    • Sentido de pertenencia. Cada vez más las empresas buscan equipos comprometidos que extiendan sus relaciones más allá de lo laboral, que compartan aficiones y que aspiren a la felicidad laboral. Por ello tener sentimiento de pertenencia, compromiso y lealtad con la empresa en la que trabajes va a ser una cualidad altamente valorada por la empresa o reclutador que te entreviste.
    • Orientado a resultados. En toda empresa existen unos objetivos a cumplir y unos resultados que alcanzar. El candidato que muestra capacidad para conseguirlos y trabajar en pro de ello, será un potencial buen empleado. 

     

    Consejos para elaborar tu currículum

    Además de esta información básica de lo que debes poner en tu currículum, has de vigilar la forma en que lo escribes y para ello te damos algunos consejos importantes de forma a la hora de elaborar tu currículum:

    • Sé breve. Sintetiza todo lo que puedas la información del currículum. Lo ideal es que no sobrepase una página para que la persona que hace el proceso selectivo pueda verlo de un solo vistazo y hacerse una idea rápida. Ten en cuenta que recibirá miles de currículums y que si el tuyo tiene varias páginas es posible que acabe en la papelera.
    • Escribe bien. No hace falta decir que un currículum no puede tener faltas de ortografía y gramática. Si el reclutador encuentra estos fallos tendrá una imagen negativa de ti que te define como alguien descuidado y poco meticuloso. Elige una tipografía sencilla y legible. 
    • Apuesta por la sencillez. En tu currículum has de poner frases cortas y claras, palabras sencillas y fáciles de leer. Huye de los tecnicismos y no repitas datos en el documento.
    • Usa palabras claves. Emplea en tu descripción y en tu currículum aquellas palabras claves más buscadas para tu sector o para el puesto de trabajo que deseas lograr. Úsalas también para describir tus características que más se adaptan a ese puesto. 
    • Personaliza tu currículum. Es fundamental no usar el mismo tipo de currículum para todas las candidaturas as las que optes. Analiza primero la empresa a la que quieres llegar, infórmate y adapta tu currículum a lo que exige para el puesto de trabajo. Resalta experiencias, formación y aptitudes relacionadas con ese perfil que solicitan. 
    • Cuida el diseño. Existen muchas plantillas para diseñar un currículum atractivo y que llame la atención de un vistazo. Apuesta siempre por la sencillez y por darle un toque personal.

     

    Habilidades para mejorar tu currículum

    Como sabrás la experiencia y formación es importante para lograr tu puesto de trabajo pero más allá de tus conocimientos técnicos las empresas valoran mucho tus habilidades blandas o “soft skills”. Debes tener en cuenta las siguientes habilidades y deberías destacarlas o ponerlas también en tu currículum si consideras que las tienes:

    • Habilidades comunicativas. Son una cualidad indispensable en la búsqueda de empleo. Tu capacidad para expresarte, comunicarte, transmitir tus valores y tus competencias será clave a la hora de una entrevista de trabajo. Además, hablar y expresarse bien en público es una cualidad que las empresas valoran y que te dará puntos cuando accedas a un trabajo donde tengas que liderar o que trabajar en equipo.
    • Flexibilidad y capacidad de adaptación. El mercado laboral está en continuo cambio y transformación y por tanto, las empresas también lo están. Por tanto ser una persona multitarea, dispuesta a asumir nuevos retos fuera de las funciones de tu puesto de trabajo o de tu especialidad te convierte en un potencial empleado con más posibilidades que el resto.
    • Creatividad. Esta es una habilidad extra que cada vez se valora más en los trabajadores. Aportar una dosis de creatividad potencia y mejora cualquier tarea y además trae consigo innovación y resolución de problemas con buenas soluciones.
    • Capacidad resolutiva. Un trabajador que aporta soluciones y no expone problemas es un trabajador valioso para cualquier empresa. Cuando vayas a contarle un problema a tu superior acompáñalo siempre con unas cuantas propuestas de soluciones. Esto te va a ayudar a mantener tu trabajo y a conseguir uno nuevo si te muestras resolutivo en cualquier entrevista de trabajo.
    • Proactividad. Es una palabra muy repetida en el entorno laboral y una habilidad también muy valorada. Como futuro trabajador has de mostrar proactividad desde el minuto uno en el que entras en contacto con la empresa y también posteriormente en tu puesto de trabajo. Proponer ideas de mejora siempre es una buena actitud, no importa el tipo de idea que sea, la clave es aportar y mostrarlo.
    • Trabajo bajo presión. En muchos trabajos vas a tener que trabajar con una fecha de entrega y deberás poner todo de tu parte para que el proyecto se entregue a tiempo. Aquí es clave saber manejar el estrés y priorizar lo realmente urgente de lo que no lo es. 
    • Trabajo en equipo. Asumir responsabilidades, cumplir con las responsabilidades y tener ciertas dotes de liderazgo son habilidades básicas para trabajar en equipo. Saber coordinarse, ejercer tu papel y dejar que tu compañero desempeñe el suyo, colaborar y ser empáticos nos va a dar una ventaja para encontrar empleo y defenderlo cuando lo consigamos. 
    • Organización y planificación. Tan importante es saber afrontar imprevistos laborales y cambios como organizar y planificar todas aquellas tareas que lo permitan. Si eres una persona organizada, serás un trabajador que ahorre tiempo y recursos y ejecutarás aquellas tareas que te propongas y que sean importantes y prioritarias.
    • Ética y honestidad. El mercado laboral actual es extremadamente competitivo e individualista por lo que si te muestras honesto y con cierta ética y compromiso muchas empresas lo valorarán a la hora de contratarte.
    • Capacidad de negociación. En una entrevista el reclutador va a observar de cerca tu capacidad de negociación y de alcanzar buenas condiciones de beneficios. Es una habilidad que vas a tener que desarrollar en múltiples facetas laborales y que te abrirá puertas en cualquier empresa.
    • Gestión del tiempo. La productividad es una de las cuestiones fundamentales para cualquier empresa. No se trata de trabajar más horas sino de aprovechar al máximo las que trabajes. Para ello es básico que sepas gestionar y administrar bien tu tiempo de trabajo.
    • Sentido de pertenencia. Cada vez más las empresas buscan equipos comprometidos que extiendan sus relaciones más allá de lo laboral, que compartan aficiones y que aspiren a la felicidad laboral. Por ello tener sentimiento de pertenencia, compromiso y lealtad con la empresa en la que trabajes va a ser una cualidad altamente valorada por la empresa o reclutador que te entreviste.
    • Orientado a resultados. En toda empresa existen unos objetivos a cumplir y unos resultados que alcanzar. El candidato que muestra capacidad para conseguirlos y trabajar en pro de ello, será un potencial buen empleado. 

     

    Ahora seguro que ya sabes cómo elaborar un buen currículum, qué poner en este documento y sobre todo cómo resaltar tus capacidades y conocimientos importantes para que la empresa se fije en ti y te seleccione para el puesto al que aspiras. Si tienes dudas de cómo lograrlo, recuerda que en Campus Training podemos ayudarte. 

    Recibe información gratis sobre
    No pierdas la oportunidad de formarte en Campus Training