Deberes de los empleados públicos

Si quieres convertirte en empleado público debes conocer que existen una serie de deberes y obligaciones que has de cumplir en tu puesto de trabajo.
deberes de los empleados públicos
Marcos Nebreda López
Marcos Nebreda López 8 de junio de 2022

    Si quieres convertirte en empleado público debes conocer que existen una serie de deberes y obligaciones que has de cumplir en tu puesto de trabajo en relación al trato con usuarios, al resto de tus compañeros y a actividades y funciones diarias. Si quieres conocer estos deberes de los empleados públicos sigue leyendo este artículo.

     

    Estos son los deberes de los empleados públicos

    Los deberes de los empleados públicos están regulados por el Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público.

    En el artículo 52 se establecen los deberes de los empleados públicos y el código de conducta que deberán cumplir cuando alcancen sus puestos de funcionarios. En concreto establece que los empleados públicos deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico. 

    Existen una serie de principios que se establecen en este real decreto y con arreglo a los cuales deben actuar los funcionarios. Son los siguientes: objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres.  

    Se establecen una serie de principios éticos y principios de conducta que todo funcionario público debe respetar. Entre los principios éticos están:

    • Respetar la Constitución y el resto de normas que integran el ordenamiento jurídico.
    • Perseguir la satisfacción de los intereses generales de los ciudadanos y se fundamentará en consideraciones objetivas orientadas hacia la imparcialidad y el interés común, al margen de cualquier otro factor que exprese posiciones personales, familiares, corporativas, clientelares o cualesquiera otras que puedan colisionar con este principio. 
    • Ajustar su actuación a los principios de lealtad y buena fe con la Administración en la que presten sus servicios, y con sus superiores, compañeros, subordinados y con los ciudadanos
    • Basar su conducta en el respeto de los derechos fundamentales y libertades públicas, evitando toda actuación que pueda producir discriminación alguna por razón de nacimiento, origen racial o étnico, género, sexo, orientación sexual, religión o convicciones, opinión, discapacidad, edad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
    • Abstenerse en aquellos asuntos en los que tengan un interés personal, así como de toda actividad privada o interés que pueda suponer un riesgo de plantear conflictos de intereses con su puesto público. 
    • No contraer obligaciones económicas ni intervendrán en operaciones financieras, obligaciones patrimoniales o negocios jurídicos con personas o entidades cuando pueda suponer un conflicto de intereses con las obligaciones de su puesto público. 
    • No aceptar ningún trato de favor o situación que implique privilegio o ventaja injustificada, por parte de personas físicas o entidades privadas. 
    • Actuar de acuerdo con los principios de eficacia, economía y eficiencia, y vigilarán la consecución del interés general y el cumplimiento de los objetivos de la organización.
    • No influir en la agilización o resolución de trámite o procedimiento administrativo sin justa causa y, en ningún caso, cuando ello comporte un privilegio en beneficio de los titulares de los cargos públicos o su entorno familiar y social inmediato o cuando suponga un menoscabo de los intereses de terceros. 
    •  Cumplir con diligencia las tareas que les correspondan o se les encomienden y, en su caso, resolverán dentro de plazo los procedimientos o expedientes de su competencia.
    • Ejercer sus atribuciones según el principio de dedicación al servicio público absteniéndose no solo de conductas contrarias al mismo, sino también de cualesquiera otras que comprometan la neutralidad en el ejercicio de los servicios públicos. 
    • Guardar secreto de las materias clasificadas u otras cuya difusión esté prohibida legalmente, y mantendrán la debida discreción sobre aquellos asuntos que conozcan por razón de su cargo, sin que puedan hacer uso de la información obtenida para beneficio propio o de terceros, o en perjuicio del interés público

    En cuanto a los principios de conducta, determinan la forma en la que deben comportarse los funcionarios y funcionarias en su trabajo diario y en la relación con usuarios y con sus compañeros de trabajo. Son los siguientes:

    • Tratar con atención y respeto a los ciudadanos, a sus superiores y a los restantes empleados públicos.
    • Desempeñar las tareas correspondientes a su puesto de trabajo se realizará de forma diligente y cumpliendo la jornada y el horario establecidos. 
    • Obedecer las instrucciones y órdenes profesionales de los superiores, salvo que constituyan una infracción manifiesta del ordenamiento jurídico, en cuyo caso las pondrán inmediatamente en conocimiento de los órganos de inspección procedentes.
    • Informar a los ciudadanos sobre aquellas materias o asuntos que tengan derecho a conocer, y facilitarán el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones. 
    • Administrar los recursos y bienes públicos con austeridad, y no utilizarán los mismos en provecho propio o de personas allegadas. Tendrán, asimismo, el deber de velar por su conservación.
    • Rechazar cualquier regalo, favor o servicio en condiciones ventajosas que vaya más allá de los usos habituales, sociales y de cortesía, sin perjuicio de lo establecido en el Código Penal. 
    • Garantizar la constancia y permanencia de los documentos para su transmisión y entrega a sus posteriores responsables.
    • Mantener actualizada su formación y cualificación
    • Observar las normas sobre seguridad y salud laboral. 
    • Poner en conocimiento de sus superiores o de los órganos competentes las propuestas que consideren adecuadas para mejorar el desarrollo de las funciones de la unidad en la que estén destinados. A estos efectos se podrá prever la creación de la instancia adecuada competente para centralizar la recepción de las propuestas de los empleados públicos o administrados que sirvan para mejorar la eficacia en el servicio.
    • Garantizar la atención al ciudadano en la lengua que lo solicite siempre que sea oficial en el territorio.

     

    Derechos básicos de los empleados públicos

     En texto refundido de la ley del Estatuto Básico del Empleado Público, aprobado por Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre (TREBEP), incluye un listado de derechos básicos y comunes de los empleados

    El Estatuto Básico del Empleado Público distingue entre los de carácter individual y los derechos que se ejercen de forma colectiva, e incorporando a los más tradicionales otros de reciente reconocimiento.

    Podemos clasificarlos de manera general en:

    • Derecho a la inmovilidad. Significa que que ningún funcionario de carrera podrá ser privado de su condición, salvo mediante la imposición de la sanción de separación del servicio por la comisión de una falta muy grave.
    • Derecho al desempeño efectivo de las funciones o tareas propias de su condición profesional
    • Derecho a la defensa jurídica como consecuencia del ejercicio legítimo de funciones o cargos públicos.
    • Derechos percibir retribuciones e indemnizaciones por razón del servicio.
    • Derecho a participar en la consecución de los objetivos atribuidos a la unidad donde se prestan servicios y a ser informado por sus superiores de las tareas a desarrollar.
    • Derecho a la formación continua
    • Derecho a la protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo

     

    ¿Cómo puedes llegar a ser un empleado público? Consejos para prepararte

    Para llegar a ser empleado público lo primero es elegir una buena academia de oposiciones para preparar las pruebas selectivas. Lo recomendable es buscar y a elegir tu academia en el comienzo del curso académico para tener margen. 

    Enfrentarte al estudio de una oposición supone una carrera de fondo que requiere constancia y planificación. Si quieres, puedes planificar y abordar el temario por ti mismo, pero ten en cuenta que con la ayuda y el seguimiento de una buena academia el camino será más sencillo y tu aprobado será más posible. 

    El camino para encontrar conlleva un proceso largo en el que tendrás que tener en cuenta varios factores como la metodología, el temario, las instalaciones, el personal docente o los recursos. Te las explicamos en detalle.

    • Especialización. Cada oposición es diferente y por tanto la preparación para ella también lo es. No es lo mismo estudiar para ser profesor que para ser enfermero o juez o funcionario de prisiones o policía. En este sentido es importante que el equipo docente de la academia de oposiciones que elijas esté especializado. Debe contar con docentes especializados en tu ámbito y si son funcionarios mejor porque conocen desde dentro el sector y han pasado por tu misma situación.
    • Sistema y metodología innovadores. El sistema de enseñanza influye en el aprendizaje y por tanto en el éxito final. Las academias de oposiciones con métodos innovadores que fomentan la exigencia y que se acercan lo máximo posible a lo exigido en la prueba final, son una garantía de aprobado. 
    • Recursos. Los recursos didácticos que faciliten el estudio son importantes en un centro de enseñanza. También es clave que la academia te ofrezca simulación de exámenes, test de anteriores convocatorias, supuestos técnicos o psicotécnicos para que conozcas las pruebas a las que te enfrentarás y vayas preparado. Además, deberá informarte al detalle de todos los trámites burocráticos que debes hacer para presentarte al examen. 
    • Seguimiento personalizado. Cada estudiante tiene sus propias inquietudes, circunstancias o ritmos de aprendizaje. Una academia de oposiciones debe ofrecerte una tutorización y atención constantes para que puedas consultar tus dudas de opositor en cualquier momento.  Además, debe ser un seguimiento individualizado para poder sacar el máximo rendimiento y conocer tu evolución. Si la evolución no responde a los objetivos esperados, deben hacerse cambios para lograrlos. 
    • Temario a la altura. Un temario bien elaborado, totalmente actualizado y adaptado a los contenidos del tipo de oposición o de la comunidad autónoma también es un punto importante.  Que la academia de oposiciones que elijas te lo ofrezca puede marcar la diferencia entre aprobar o suspender. Es conveniente que solicites una muestra del temario teórico y práctico actualizado para comprobar que todos los temas están perfectamente desarrollados
    • Resultados. Este es un punto decisivo y un marcador importante a la hora de elegir tu academia de oposiciones. Tus posibilidades de aprobar el examen pueden ser mayores si el índice de alumnos aprobados de tu academia en otros cursos es alto y se mantiene. Es pues, una garantía de éxito. 
    • Recomendaciones. Es otro de los ejes en los que te puedes apoyar para elegir bien la mejor academia de oposiciones. La experiencia previa de alumnos que la hayan elegido y hayan aprobado su examen y logrado su plaza es el mejor aval. 
    • Presupuesto. La mejor academia no es la más barata, ni tampoco la más cara. No te debes decantar por un centro valorando el factor precio como único elemento diferencial. Es positivo que consultes en distintos centros para poder comparar distintos presupuestos.

    Ahora ya conoces cuales son los deberes de un empleado público, qué debes hacer en tu puesto de funcionario y cómo puedes convertirte en uno de ellos. Si necesitas ayuda en tu camino para lograrlo puedes contar con Campus Training.

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!