Cómo entrenar la memoria a largo plazo

Si quieres saber cómo entrenar esta memoria a largo plazo no te pierdas nada de este artículo donde te lo explicamos. ¡Infórmate!
Cómo entrenar la memoria a largo plazo
Marcos Nebreda López
Marcos Nebreda López 17 de junio de 2022

    La memoria a largo plazo permite almacenar información importante y evocarlo a lo largo de la vida. Puede durar desde unos segundos hasta varios años y existen diversos tipos. Si quieres saber cómo entrenar esta memoria a largo plazo no te pierdas nada de este artículo donde te lo explicamos. 

     

    ¿Qué es la memoria a largo plazo?

    La memoria a largo plazo o MLP es un mecanismo mediante el cual podemos almacenar información por un periodo prolongado de tiempo. Esta información dura más y es más fácil de recordar que en la memoria a corto plazo pero también tiene más posibilidades de verse alterada con el paso del tiempo. 

    Los recuerdos almacenados en la memoria a largo plazo pueden durar desde unos segundos a varios años y este tipo de memoria es clave para desarrollar las tareas diarias de manera autónoma. Se trata de una capacidad compleja en la que intervienen muchas estructuras cerebrales

     Atkinson y Shiffrin defendían que los inputs recibidos a partir de los sentidos eran procesados en el almacén sensorial, para posteriormente ser recibidos en la memoria a corto plazo, la cual consta de una breve duración y capacidad limitada. Frente a ello, determinadas informaciones pasan al siguiente almacén, la memoria a largo plazo.

    En la memoria a largo plazo, la información seleccionada para formar parte del almacén a largo plazo se retiene hasta que necesita ser evocada y por tanto tiene una capacidad casi ilimitada.  Es decir que este tipo de memoria se encuentra fuera de la conciencia. Algunos recuerdos se adhieren rápidamente a nuestra memoria pero otros necesitan más esfuerzo además de recordatorios o indicaciones.

    Cuánto más importante sea el recuerdo más fácil de evocar será. Acceder a los recuerdos fortalece la conexión neuronal y facilita la recolección de recuerdos. Los que no se recuerdan a menudo pueden llegar a desaparecer y reemplazarse por otra información. 

    Se cree que un proceso conocido como potenciación a largo plazo, que consiste en una intensificación duradera en la transmisión de señales nerviosas y de la sinapsis en una red neuronal, podría ser el mecanismo que explica la existencia de la memoria a largo plazo.

     

    Tipos de memoria a largo plazo

    Existen varios tipos de memoria a largo plazo. Estos son los tipos más importantes que debes conocer:

    • Declarativa: Se refiere al tipo de memoria a largo plazo en el que la recuperación de los recuerdos o la información se produce de forma consciente. Es decir, hay una intencionalidad y voluntariedad a la hora de recordar algo. La memoria declarativa se divide en dos tipos. Por un lado la memoria semántica que es el tipo de memoria vinculada a la capacidad de almacenar conocimientos acerca del mundo que nos rodea. Es el tipo de memoria usada para memorizar contenido y la que se emplea durante la vida académica. Por otro lado, la memoria episódica que permite almacenar la información sin ser conscientes de que la estamos reteniendo. Es la memoria que nos permite, por ejemplo, recordar sucesos importantes. 
    • No declarativa:  Se trata de la memoria que permite la recuperación de la información de forma inconsciente e involuntaria. Es la memoria más asociada a acciones automáticas porque no existe una intención de evocar un recuerdo. Este tipo de memoria es más resistente al daño cerebral.  Dentro de este tipo de memoria está la memoria instrumental o procedimental, es la memoria de los movimientos motores para poder realizarlos posteriormente de manera automática. Esta memoria es automática y actúa de forma inconsciente. Por otra parte está la memoria asociativa que se refiere al refiere al almacenamiento y evocación de recuerdos mediante procesos asociativos. Suele responder a un proceso de condicionamiento. Ante la captación de un estímulo concreto, se desencadena automáticamente una respuesta sin intencionalidad previa. El experimento del perro de Pávlov es el ejemplo típico de este tipo de memoria. También está el priming, un tipo de memoria no declarativa, tiene la función de recordar algún tipo de información que ya fue aprendida previamente.
    • Memoria retrospectiva.  Es la memoria que nos permite desplazamos al pasado. Incluye todos los procesos mentales por los que recordamos información que adquirimos tiempo atrás.
    • Memoria prospectiva. En este caso nos permite recordar algo que tendremos que hacer en el futuro, una tarea o actividad que requiere que recordemos.

     

    Consejos para entrenar la memoria a largo plazo

    La memoria a largo plazo es una capacidad que se puede entrenar para mejorar y conseguir mejores resultados. Es importante tener en cuenta algunos consejos o factores que pueden ayudarte a centrar tu atención y por tanto a memorizar mejor los datos y tener mejor memoria. Toma buena nota de estos consejos:

    • Enfócate. Es importante para desarrollar tu memoria a largo plazo que te enfoques en lo que haces para recordarlo, ser más efectivo y evitar las miles de distracciones a las que estamos expuestos. 
    • Ejercita el cuerpo. Para poder memorizar con éxito es recomendable llevar una vida sana y ejercitar tu cuerpo. De hecho, existen estudios que relacionan el ejercicio físico con una mayor productividad del sistema de memoria 
    • Practica y rememora. Solo podrás retener cualquier cosa en tu memoria si repites la información que ya tienes. De este modo la información se registra en tu memoria a largo plazo a medida que el ejercicio fortalece las vías neuronales.
    • Aliméntate y duerme bien. Existen alimentos que se relacionan con un incremento de actividad de la memoria. Apuesta por ellos y evita los más nocivos. Duerme al menos 8 horas para garantizar un correcto funcionamiento de tu memoria y un descanso adecuado para tu cerebro. La ansiedad, el estrés y la depresión pueden causar problemas de memoria, y pueden afectar al aprendizaje así que cuidar la salud mental es también vital e importante.
    • Haz ejercicios.  La memoria a largo plazo se puede mejorar con juegos y ejercicios para ejercitarla. Por ejemplo ejercicios de concentración de fluidez verbal. Recuerda que tomar fotografías de eventos o información es una excelente manera de retener información en la memoria a largo plazo.

    Ahora ya sabes cómo entrenar la memoria a largo plazo y todas las utilidades que tiene fortalecer este tipo de memoria. 

     

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!