Ventajas y desventajas de ser funcionario

Descubre todas las ventajas y desventajas de ser funcionario. Infórmate ahora y empieza a prepararte para un trabajo para toda la vida.
ventajas y desventajas de ser funcionario
Marcos Nebreda López
Marcos Nebreda López 9 de febrero de 2022

    Un trabajo estable para siempre, buen sueldo, posibilidad de ascender, excedencias, estabilidad…. Son muchas las ventajas que tiene conseguir una plaza de funcionario/a aunque también pueden conllevar alguna desventaja. Si sigues leyendo puedes descubrir ambas. Si quieres pertenecer al Cuerpo de funcionariado en el futuro, esto te interesa. Toma nota.

     

    Estas son las principales ventajas de ser funcionario

    Al escuchar la palabra funcionario solemos pensar en una serie de características como buen salario, estabilidad profesional, tranquilidad en tu carrera, conciliación personal. Si te has decidido a preparar oposiciones de cualquier tipo y a cualquier escala profesional debes conocer las ventajas comunes que existen propias de cualquier trabajo o puesto como funcionario. Estas son las más importantes:

    • Estabilidad profesional.  Si logras un plaza como funcionario dejarás de vivir una vida laboral marcada por la incertidumbre. Conseguir una plaza definitiva supone tener un trabajo del que es casi imposible que te despidan a no ser que cometas una infracción o falta grave. En el actual entorno laboral cambiante, ser funcionario garantiza esa estabilidad profesional y una gran independencia económica para afrontar gastos y planificar tu futuro en términos económicos. Tu jubilación está garantizada.
    • Horario fijo.  Si te conviertes en funcionario tendrás un horario fijo, que generalmente suele ser intensivo. A diferencia de muchas empresas privadas, no tendrás que trabajar horas extra y en caso de hacerlo deberán ser siempre remuneradas. Un horario fijo te permite poder planificar tu vida personal fuera del trabajo con mucha más facilidad.
    • Un salario competitivo.  El salario de cada funcionario depende de su categoría laboral pero en general consiste en un sueldo competitivo y sobre todo que puede verse incrementado con añadidos como la antigüedad, la subida de categoría o promoción interna. Además, no existe brecha salarial y es exactamente la misma cantidad para hombres que para mujeres.
    • Posibilidad de traslado y movilidad. Tu plaza de funcionario fija suele estar ligada a un lugar geográfico concreto pero eso no impide que puedas solicitar un traslado por motivos personales, familiares, de salud etc. De este modo, podrás desempeñar el mismo trabajo en otro lugar con las mismas condiciones.
    • Vacaciones y días propios. Si eres funcionario tendrás las vacaciones reconocidas por ley. Podrás disfrutar, durante cada año natural, de unas vacaciones retribuidas de veintidós días hábiles por cada año completo de servicio activo o bien de los días que correspondan proporcionalmente si el tiempo de servicio durante el año es menor. Además, disfrutarás de hasta 6 días de asuntos propios a lo largo del año. Estos días  irán incrementándose conforme el funcionario supere un trienio de actividad. En este sentido, el funcionario tendrá derecho a 6 días de asuntos propios más dos días adicionales al cumplir el 6º trienio, aumentándose en un día adicional por cada trienio cumplido a partir del 8º.
    • Mejor conciliación personal. Si eres funcionario podrás tener una mejor conciliación entre tu vida profesional y personal. Dispones de disponibilidad y flexibilidad para pedir permiso de unos días. También puedes reducir tu jornada, pedir excedencias de un tiempo para cuidar de algún familiar o tener un hijo.  Existe una mayor flexibilidad en general que en la empresa privada y podrás pedir este tiempo para ti sin temor a perder tu puesto de trabajo o a ser sancionado o mal visto.
    • Posibilidad de ascenso y promoción. En muchos puestos de funcionario existe posibilidad de crecer profesionalmente a través de la promoción interna. Podrás seguir presentándote a los exámenes con la experiencia ganada por el trabajo y ascender mediante concurso oposición a puestos mejor remunerados y con mayor categoría.
    • Otras ventajas extra. Si eres funcionario tendrás mucho más fácil que el banco te conceda un préstamo o hipoteca porque tu posibilidad de impago es mucho menor. Existen además convenios especiales que tienen organismos públicos o empresas privadas como seguros de salud, descuentos en transporte público, en alquiler de coches o viviendas etc.

     

    Posibles desventajas de ser funcionario

    Por lo general son más las ventajas pero también puedes encontrarte desventajas a la hora de ser funcionario, especialmente en el difícil camino de estudio para lograr tu plaza y tu trabajo de futuro. Las principales son estas: 

    • Mucho tiempo invertido.  Puede que necesites varios años para conseguir estudiar y aprobar tu oposición y para lograr una plaza. En ocasiones aprobar no es sinónimo de tener ya tu plaza fija y este puede convertirse en un proceso tedioso y difícil de compaginar con tu vida personal o con un trabajo.
    • Rutina y monotonía. El trabajo de funcionario puede en ocasiones convertirse en más rutinario, con menos retos y con menos desafíos que un trabajo en una empresa privada o por cuenta propia. La falta de motivación puede ser un problema real.
    • Jerarquía y formas de trabajo tradicionales. En general, el margen para la innovación es poco en el trabajo de la Administración. Es posible que te encuentres atrapado en un sistema de trabajo tradicional con pocas opciones de cambio o pocos desafíos.
    • Alta competencia. A la hora de preparar una oposición son muchos los candidatos que desean presentarse y lograr una plaza fija y en general las plazas son escasas por lo que la competencia es grande.

     

    ¿Qué hacer para ser funcionario?

    Si estás pensando en ser funcionario debes estudiar una oposición pero antes asegúrate de tener claros tus objetivos, el tipo de oposición y la posibilidad real de lograr aprobar. Lo primero es saber que es un proceso largo en el que vas a necesitar ayuda de profesionales en tu estudio. Antes de nada, lo que debes hacer es elegir el mejor lugar donde estudiar esa oposición con garantías. 

    Escoger una academia o centro de formación y escogerlo bien es la clave. Debes ser previsor y comenzar a informarte sobre estos centros con antelación suficiente, a ser posible a un curso vista, mucho antes de que se convoquen las oposiciones para que tengas tiempo suficiente a prepararlas. 

    En la elección de un buen centro donde estudiar oposiciones debes tener en cuenta algunos factores fundamentales como estos que te detallamos:

    • El nivel de especialización. Cada oposición tiene unas características diferentes y por tanto necesitas un centro que esté especializado en el tipo de oposición que vas a estudiar: sanidad, justicia, administración, cuerpos de seguridad…
    • Los profesores. El personal docente de tu academia ha de ser experto en la materia que imparta. Además de la especialización es importante que algunos de ellos sean funcionarios porque conocen el sistema muy de cerca y han pasado por el mismo proceso que tú por lo que pueden entender mejor tus necesidades. 
    • La atención a medida. Lo que esperas de un buen lugar donde estudiar tu oposición es que te ofrezca un seguimiento a la medida de tus necesidades, flexible y adaptado. Debe darte un plan de estudio acorde a ti y que te permita optimizar tu tiempo y lograr buenos resultados. 
    • El índice de éxito. Este indicador también es importante a la hora de matricularte en un centro de formación. Ten muy presente el número de alumnos que han estudiado en ese centro y que han aprobado anteriores convocatorias de tu oposición. 
    • El temario y los recursos. Asegúrate de que la academia donde estudies oposiciones tenga un temario totalmente actualizado según la última convocatoria y que además te ofrezca recursos como test de anteriores convocatorias o simulacros para que practiques. 
    • Precio. Tal vez sea la primera cuestión que analizas a la hora de buscar academia pero te recomendamos dejarlo para el final. La mejor academia no es la más cara ni la más barata. Compara distintas opciones según tus posibilidades pero ten siempre en cuenta primero el resto de requisitos para tu elección. 

     

    ¿Cómo escoger una academia de oposiciones?

    A la hora de estudiar tu oposición puedes hacerlo en un centro de forma presencial pero también a distancia o de manera semipresencial. Te explicamos todas las modalidades que tienes para que elijas la que más se adapta a ti. 

    • La modalidad presencial.  Si estudias en un centro o academia presencial deberás asistir a clase regularmente. A cambio podrás compartir inquietudes y dudas con tus compañeros con el mismo objetivo que tú y tendrás a tus profesores para consultas en el aula y tutorización. 
    • La modalidad online. Es ideal si no puedes asistir a clase y debes compaginar el estudio con trabajo u otras obligaciones. Te permite estudiar a tu ritmo, con flexibilidad, acceder a una plataforma online con el temario y los recursos y consultar dudas a tus profesores siempre que quieras. 
    • El modelo mixto. Esta modalidad que te ofrece Campus Training une elementos de modalidad a distancia con la cercanía de un tutor pedagógico que podrás visitar en el centro para reforzar tu proceso de aprendizaje.

     

    Con esta información ya conoces todas las ventajas y desventajas que puede tener un puesto de funcionario. Si aún así deseas convertirte en uno de ellos y lograr un trabajo estable para siempre, puedes contar con Campus Training para ayudarte en el proceso de estudio y guiarte a tu éxito con garantías. ¿Comenzamos?

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!