Pruebas de resistencia para el Ejército

Las pruebas de resistencia para el Ejército ponen a prueba las capacidades físicas de los aspirantes a la plaza. Descubre cómo son y entra en las FFAA.
prueba-resistencia-ejercito
Marcos Nebreda López
Marcos Nebreda López 10 de marzo de 2022

    Si quieres formar parte de las Fuerzas Armadas has de pasar un proceso selectivo de oposición donde las pruebas físicas tienen mucha importancia. Existen diferentes tipos de pruebas en esa categoría y en este artículo nos centraremos en las pruebas de resistencia para el Ejército. Te explicamos cómo son, cómo te puntuarán y cómo prepararte para superarlas. Comenzamos.

     

    Así son las pruebas de resistencia del Ejército

    Las pruebas físicas para entrar en el Ejército tienen lugar después de superar la fase de concurso-oposición. Estas pruebas miden tres capacidades básicas que son fuerza, resistencia y velocidad. 

    En este artículo nos vamos a centrar en las pruebas que miden la resistencia para poder acceder a las Fuerzas Armadas. En concreto estas pruebas van a medir la resistencia muscular abdominal, la resistencia muscular del tren superior y la resistencia cardio-respiratoria. Te explicamos cómo son:

    • Abdominales. Para poder enfrentarte a esta prueba física, debes adoptar la posición de partida en tendido supino con piernas flexionadas y talones apoyados y fijados en el suelo. Debes mantener los brazos flexionados y cruzados sobre el pecho y apoyar las manos en los hombros opuestos con el pulgar en el hueco de la clavícula. La prueba de abdominales consiste en elevar el tronco sentándose y tocando con los codos en los muslos o en las rodillas de forma que los brazos se mantengan horizontales. Debes realizar el mayor número de repeticiones ininterrumpidas en el tiempo máximo de un minuto, contado a partir de la primera repetición. 

    El baremo para clasificar la prueba de abdominales es diferente entre hombres y mujeres.  En el caso de los hombres deben alcanzar 15 abdominales para plazas nivel A, 21 abdominales para plazas nivel B, 27 abdominales para plazas nivel C y 33 abdominales plazas nivel D. Si eres mujer debes llegar a hacer 10 abdominales para plazas nivel A, 14 abdominales para plazas nivel B, 18 abdominales para plazas nivel C y 22 abdominales plazas nivel D.

    • Flexo-extensiones de brazos. Para realizar esta prueba de resistencia debes colocarte en la posición de decúbito prono. Es decir, con las palmas de las manos apoyadas en el suelo a la altura de los hombros y brazos extendidos, formando con el tronco, cadera y piernas una línea recta. El objetivo es que realices el mayor número de veces posible el ciclo de flexión y extensión de brazos. Para superar la prueba si eres hombre debes realizar 5 flexiones para plazas nivel A, 8 flexiones para plazas nivel B, 10 flexiones para plazas nivel C, 13 flexiones para plazas nivel D. En el caso de las mujeres deben realizar 3 flexiones para plazas nivel A, 5 flexiones para plazas nivel B, 6 flexiones para plazas nivel C y 8 flexiones para plazas nivel D.
    • Carrera de ida y vuelta. Esta prueba también conocida con el nombre de test de “course navette” o test de los pitidos sirve para evaluar tu resistencia aeróbica.  En esa prueba se marcará en el suelo una recta de 20 metros de longitud. La prueba consiste en ver cuántas veces eres capaz de recorrer la distancia de 20 metros aumentando progresivamente la velocidad. El resultado final será el total de períodos realizados que indique la cinta sonora antes de que te pares. Para los hombres que se enfrenten estas pruebas la marcas que deben alcanzar 5 carreras para nivel A, 5,5 carreras para  nivel B, 6,5 carreras para  nivel C. y 7,5 carreras para nivel D. Para las mujeres que realicen esta prueba las marcas son estas según los niveles; nivel A, 3,5 carreras, nivel B, 4 carreras, nivel C, 5 carreras y nivel D, 6 carreras.

     

    ¿Cómo prepararte para superar las pruebas de resistencia del Ejército?

    Estar en forma para superar estas pruebas es una cuestión de entrenamiento y preparación previa que debes seguir antes de enfrentarte a ellas. Para lograrlo con éxito te recomendamos que sigas algunos consejos durante la fase preparatoria.

    • Comienza a entrenarte cuanto antes. Cuando comiences a ponerte en forma y prepararte para estas pruebas, más en forma llegarás para tener posibilidad de superarlas. En cuanto salga la convocatoria de plazas del Ejército, ponte manos a la obra.
    • Elige un preparador o centro a tu medida. Es importante contar con un centro deportivo y un preparador físico que te guíe en los pasos para entrenar correctamente a la hora de e evitar posibles lesiones, lograr un mayor rendimiento y prevenir eliminaciones por mala ejecución de las pruebas en el examen. Muchas academias de oposiciones ofrecen este servicio de asesoramiento así que elige siempre una que lo tenga y te permita un seguimiento personalizado y a tu medida a lo largo de todo tu proceso de aprendizaje. Lo recomendable además de buscar un centro que te ayude es cuidar tu forma física al máximo y tu técnica. 
    • Corrige errores que puedan dejarte fuera.  Intenta eliminar posibles vicios en tu formación física. Establece pautas de trabajo adecuadas con las exigencias de tus pruebas. Si cometes errores de técnica pueden penalizarte o incluso eliminarte de las pruebas
    • Desarrolla habilidades complementarias. Para superar estas pruebas y en general tu examen para formar parte del Ejército te ayudará adquirir algunas habilidades que contribuirán a desarrollar mejor tu trabajo. Entre estas habilidades están las comunicativas tanto orales como escritas para transmitir bien los mensajes y hacerte entender en el entorno laboral. También has de contar con un buen juicio y ser honesto para valorar e intervenir en determinadas situaciones. Un miembro del Ejército que quiera ascender ha de tener capacidad de observación de su entorno y también habilidades numéricas y de razonamiento lógico.
    • Márcate una rutina y sé constante. Ten en cuenta que prepararte para superar este tipo de pruebas requiere una amplia disciplina y constancia con un entrenamiento continuado. Debes adquirir una buena técnica y tener un seguimiento de objetivos para alcanzar las marcas mínimas que se exigen en cada una de las pruebas. La rutina de entrenamiento ha de ser progresiva e intensificarse a medida que llegue la fecha de las pruebas. 
    • Cuida tu alimentación y descanso. Debes marcarte un ritmo adecuado a tu estado físico y evitar sobreesfuerzos. También debes saber que alimentarte bien y dormir el tiempo necesario es fundamental para un mayor rendimiento y para tener más probabilidades de éxito en las pruebas. No olvides elegir períodos de descanso semanal. 
    • Realiza simulacros. Si realizas abundantes simulacros sabrás cómo son las pruebas y al llegar al examen final podrás enfrentarte a ellas más fácilmente porque ya las conoces. No olvides tampoco entrenar para todos los tipos de prueba que debes superar para formar parte del Ejército, no solo las de resistencia, también la de velocidad y fuerza. 

     

    Otras pruebas necesarias para formar parte del Ejército

    Para trabajar en el Ejército deberás superar un proceso selectivo que te dará acceso a la escala de oficiales de los cuerpos específicos de las Fuerzas Armadas (Cuerpo General del Ejército de Tierra, de la Armada o del Ejército del Aire o Cuerpo de Infantería de Marina), por ingreso directo, sin exigencia de titulación universitaria.

    Se trata de un proceso de oposición en el que deberás superar no solo las pruebas físicas, sino también pruebas teóricas.

    El proceso selectivo para trabajar en el Ejército consta de fase de concurso y fase de oposición. En la primera fase de oposición se valorarán los méritos académicos, profesionales y personales que hayas alegado y documentado cuando realizaste la solicitud de presentación en el proceso selectivo. En cada una de las normas que regulan los diferentes procesos de selección se publican las valoraciones respecto de estos méritos.

    En la fase de concurso, dependiendo de la forma de ingreso (directo o por promoción) y del cuerpo al que se quiera acceder, habrá una serie de pruebas que suelen ser:

    • De aptitud psicofísica (reconocimientos médicos, pruebas psicológicas y pruebas físicas).
    • De lengua inglesa.
    • Pruebas de conocimientos.

    Además de los conocimientos de formación para poder ser oficial del Ejército español vas a necesitar ciertas habilidades como por ejemplo resistencia física, capacidad de reacción rápida, sentido de la responsabilidad, capacidad para trabajar en equipo, estar preparado para viajar y trabajar en horarios poco habituales o para formar parte de los conflictos armados.

    Ahora ya conoces las pruebas de resistencia para el Ejército, cómo son y cómo puedes prepararte a fondo para superarlas. Si quieres buenos resultados, no olvides elegir un centro a tu medida que te ayude con la preparación. Campus Training es garantía de éxito.

    ¿Sabes cual es tu vocación?

    Este test sí. ¡Revela tus cartas!

    ¡Adivínalo gratis!