Historia de la peluquería: peinamos su origen a contrapelo

¿Cuál es el origen de la historia de la peluquería? ¿Cuándo y dónde se inventó el peinado y las tijeras? ¿Por qué es tan importante la peluquería y el peinado en nuestras vidas? Te ofrecemos un buen repaso a la historia con el peinado como denominador común.
Inicio / Noticias / Historia de la peluquería: peinamos su origen a contrapelo

historia de la peluquería

¿Cuál es el origen de la historia de la peluquería? ¿Cuándo y dónde se inventó el peinado? ¿Por qué es tan importante la peluquería y el peinado en nuestras vidas?

Vayamos poco a poco resolviendo estas dudas históricas para no enredarnos a la primera de cambio. Empezamos con la historia de la peluquería desde el principio… en la Prehistoria:

La historia de la peluquería en la Prehistoria

Una de las cosas que diferencian al ser humano de los animales es que los humanos manipulamos nuestro cabello por estética. Y esto no es algo reciente, ni mucho menos.

Ya en la Prehistoria el cabello era visto como un potente elemento mágico, que no estético.

Estos cabellos prehistóricos no se cortaban con tijeras ni con nada similar. Para recortar el pelo se usaban lascas (piedras planas y cortantes que utilizamos los primeros humanos, entre otras funciones, para cortar alimentos o crear flechas). Esto es lo que podemos denominar como tecnología lítica para el uso del cabello. Ríete tú del corte de pelo con fuego que está tan de moda en las peluquerías y barberías más chic; el corte a la piedra paleolítica hará furor.

Es importante reseñar en la historia de la peluquería en la Prehistoria que, en aquellos maravillosos años del Paleolítico al Neolítico, la peluquería no tenía ningún fin estético, su finalidad era solo práctica para no tropezar con las melenas al caminar, o eso creemos, ya que la historia puede dar muchos rulos.

Proseguimos en la línea histórica hasta el antiguo Egipto.

Antiguo Egipto

Es increíble cómo se pasó del Neolítico al Antiguo Egipto; de ser seres rudimentarios con escasa tecnología a levantar gigantes y perfectas pirámides de la noche a la mañana.
Dicen los arqueólogos que el secreto de construir estas gigantes construcciones megalíticas residía en la enorme cantidad de mano de obra. Una mano de obra abundante y escasa de pelo.

¿Escasa de pelo? ¿Cómo? ¿Eran calvos los obreros que construyeron las pirámides de Guiza? Alguno sería pero, por regla general, se pelaban la cabeza, a excepción de los sacerdotes y la elite egipcia. También es posible que les tomaran el pelo para cortar y mover gigantescas piedras de arriba para abajo para realizar una tumba.

Esta elite egipcia disfrutaba parte de su tiempo libre en los cuidados cosméticos de sus cabellos. ¿Por aburrimiento quizás, o tal vez para diferenciarse de la masa obrera?
Además, utilizaban los primeros tintes de pelo naturales y se peinaban de diferentes modos.

Las pelucas estaban al orden del día y se encontraron restos de las mismas de diferentes formas y colores: con flequillo, lacias o largas, y con henna, lo que permitió obtener colores rojizos y caobas en los cabellos.

Además, aunque se diga en algunos medios que los egipcios utilizaban las tijeras, no es cierto. Los arqueólogos no encontraron nada similar a tijeras en el Antiguo Egipto.
Seguramente el cabello egipcio se cortaba con algo más parecido a un cuchillo que a una tijera. Y fijándonos en los precisos cortes de los bloques de las pirámides, seguro que la cuchilla con la que cortaban el pelo era más afilada y eficaz que las actuales tijeras. Los que hicieron esto debían tener algo mucho mejor que las actuales tijeras.

Sí, las pirámides eran blancas. Los saquedores se llevaron el recubrimiento de piedra caliza pulida que les daba una pendiente perfecta y brillante

De hecho, las tijeras tal como las concebimos hoy, no se inventaron hasta el siglo XIV. Prueba de ello son los escudos de armas de gremios, como los gremios de cortadores. En estos escudos figuraba el oficial, o maestro de tijeras, que solía llevarlas en un bolsillo lateral.

Ahora que ya sabemos el origen del corte de pelo y de las tijeras, proseguimos con la historia de la peluquería.

Historia de la Peluquería: el mundo griego

Cómo no, los griegos con su arraigado culto a la belleza fueron de los mejores peluqueros y estilistas que pisaron este planeta en millones de años.
¿Y cómo podemos afirmar tal cosa? Muy fácil, solo tenemos que fijar la vista a las cabezas del legado escultórico de los griegos.

Peinados griegos; sí, lo clásico siempre será tendencia.

Estas artísticas esculturas nos muestran, con gran lujo de detalle, melenas largas con bellos recogidos, mechones cortos que rodeaban la frente y muchas ondulaciones de cabello.

Historia de la Peluquería

Reproducción Venus de Milo

De hecho, solo hace falta realizar una búsqueda en google para ver que siempre son tendencia estos peinados de la Grecia clásica —si es que ya está todo inventado—.

Y hay algo que debemos aprender de los griegos: las costumbres, arquitectura, filosofía, y tradiciones mitológicas fueron heredadas por los romanos en siglos posteriores y estuvieron presentes en el Renacimiento y en los siglos XVIII y XIX. Y el estilismo y peluquería no iban a ser menos.

Roma Clásica

En la Roma clásica el pelo natural era un signo de barbarie. Por ello, las mujeres de posición elevada llevaban los estilos más complejos y sofisticados.
Debido a la larga duración del Imperio Romano, del 27 a.C – 476 d.C., los peinados fueron evolucionando y variando debido a las múltiples influencias que fueron recibiendo de los pueblos que fueron conquistando.

Los peinados romanos más comunes son el cabello rodeando la cabeza, el pelo recogido y trenzado… y la melena con rulos.
En la Antigua Roma la peluquería estaba ya asentada y especializada. Era común tratar con especialistas de peinados, de cortes, de postizos o de tintes.

Para no alargar más de lo necesario este artículo sobre la historia de la Peluquería, el imperio de Roma cae de repente y Europa es invadida por los bárbaros: pasamos directos a la oscura Edad Media.

Historia de la Peluquería en la Edad Media

En la Edad Media el Cristianismo y sus costumbres católicas se imponen en Europa. El cristianismo influye plenamente en el devenir de la historia de la peluquería.

¿Y cómo es el look cristiano de la Edad Media? ¿Se lleva el peinado tipo fraile con coronilla al descubierto como el del hombre modernillo que posa en este óleo de Giovanii Battista?

Peluquería en la Edad Media

No exactamente, aunque en la vida religiosa era común. ¿Cuál es el motivo de que los religiosos llevasen ese estilo de corte de pelo tan característico?

Es un motivo por el que debemos retroceder siglos atrás. En Roma se menospreciaba a los calvos, ¡y mucho! y durante siglos se rapaban a los esclavos para distinguirlos del resto de la sociedad.

Debido a esto, los monjes se rapaban la coronilla para mostrar externamente su sacrificio al aceptar el modo de vida religioso.

Era normal que en la ceremonia de iniciación se rapase el pelo a los religiosos para simbolizar su renuncia a lo mundanal y a la dedicación plenamente religiosa. De este modo, el monje se convertía en el esclavo del melenudo Cristo.

En términos generales, la austeridad vence a la coquetería de los cosméticos de otras épocas.

Resumiendo, las mujeres se limitaban a llevar el pelo con una raya al medio con trenzados que rodeaban sus cabezas. Añadir tonos artificiales no era muy católico, e incluso se tapaba el pelo con textiles, tal como figura en este bello óleo de “mujer enfadada con un bello gatito” de Ambrosius Benson. No, este no es el título de la obra.

Peluquería en la Edad Media

En cierto modo, la religión impidió un desarrollo en la historia de la peluquería hasta que llegó el Renacimiento, un periodo de transición entre la Edad Media y los inicios de la Edad Moderna.

Renacimiento en la historia de la peluquería

Tal como indica el término Renacimiento, en esta época renacen los gustos afines a los griegos como el culto a la belleza y, por tanto, el estilismo de los peinados.
Los peluqueros y peluqueras empiezan a desarrollar sofisticados peinados y cortes de pelo utilizando accesorios como redecillas, coronas y joyas alternados con el uso de la crema facial para suavizar los tonos del rostro.

Además, las mujeres empiezan a teñirse el pelo de rojo como el rubio ceniza, el “hilo de oro” y el azafrán.
Aquí tenemos como ejemplo estelar a Isabel de Portugal:

Para terminar pasamos a la Edad Moderna y, en este punto, debemos diferenciar el siglo XIX de la época actual.

En el siglo XIX se eliminan las pelucas y postizos para dar paso al pelo natural. Tenemos que destacar el uso del agua oxigenada para el tinte del pelo.

En la época actual es importante la moda que creó el cine de Hollywood como el peinado de la “rubia” Marilyn Monroe; escribimos rubia entre comillas ya que su cabello realmente era castaño. Nos han tomado el pelo toda la vida; Monroe, la rubia por excelencia, era una castaña impostora.

Dejamos en este punto la historia de la peluquería. Si te ha gustado este artículo, puede ser que quieras dedicarte al estilismo y peluquería. En este caso, te animamos a que nos pidas información para formarte como peluquero y peluquera profesional y ,así, ser parte de la actual historia de la peluquería.

¿Te animas? No te cortes un pelo y rellena este sencillo formulario:

  • Infórmate gratis y sin compromiso

  • Solicita información gratuita

Juan de Campus Training

22 mayo, 2018

Compartir
  • Solicita información gratuita
Boletín de noticias
Si quieres estar al tanto de las últimas noticias de tu sector y de nuestros cursos, suscríbete gratis a nuestro boletín
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en